Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-07-25

Psicólogo nicaragüense narra su experiencia en prisión para buscar sanación

El libro "El Preso de la Celda 16" narra la experiencia en prisión del excarcelado político nicaragüense Roger Alfredo Martínez, psicólogo clínico de profesión, en el que, además de denunciar los abusos del Gobierno de Daniel Ortega, aboga por un perdón para ser verdaderamente libre, explicó el autor en una entrevista con Efe.

Por EFE

Martínez, de 36 años y nacido en el municipio nicaragüense de Granada, cuenta cómo pasó de un día a otro de ser un profesional y columnista en un periódico a ser considerado por el Gobierno de su país como terrorista, golpista, fabricante y traficante de armas, municiones y explosivos, por participar en el estallido social contra Ortega que comenzó en abril de 2018.

Pasó nueve meses en prisión y tras su liberación, gracias a una polémica amnistía que benefició por igual a los responsables de las muertes de cientos de opositores, se exilió en Costa Rica, donde terminó de escribir el libro que, según él, es su "forma terapéutica para buscar la sanación".

"Escribir es mi forma particular de encontrarme con ese yo lastimado y darle la oportunidad de volver a la carrera de la vida aliviado de la carga que otros impusieron, pero que depende de uno mismo decidir hasta donde acarrearla", señaló el autor, que asimismo se describe como "Psicólogo Martínez".

"NO DEJAR LLENAR SU CORAZÓN DE ODIO"

En su libro plantea que, a pesar de las torturas, humillaciones y abusos que sufrió en prisión, uno no debe dejar llenar su corazón de odio, "porque cuando nos llenamos de odio por lo que otros nos hicieron sabiendo que no nos lo merecíamos, entonces hemos entregado la victoria en bandeja de plata".

"Un corazón que sabe librarse del odio y del rencor es un corazón que ha ganado la guerra aunque haya sido lastimado en muchas batallas", afirmó.

Aseguró que mientras escribía su experiencia en prisión, pudo ir "experimentando esta liberación".

Lea más: Daniel Ortega justifica las reformas al INSS y defiende las exoneraciones a empresarios

Para él, emparentado con el fallecido "comandante de la revolución" sandinista Tomás Borge Martínez, "El Preso de la Celda 16" significa también la posibilidad de aportar una pieza de memoria histórica en el contexto de la rebelión de abril de 2018.

Sin embargo, su motivación principal de escribir su experiencia, según dijo, es "para canalizar mis emociones" y aliviar las tensiones emocionales.

SALIR DE LA CÁRCEL EMOCIONAL

"Ciertamente esta experiencia fue muy dolorosa y si no hacemos una catarsis o una liberación de toda esta experiencia, pues la vamos a cargar dentro de nosotros y a la postre vamos a terminar enfermando física y psicológicamente", apuntó.

Es un ejercicio, agregó, para "poder salir de la cárcel emocional y mental de esa experiencia, principalmente, porque aunque físicamente salimos excarcelados, eso no necesariamente significa que dejamos la prisión atrás".

"Muchas veces llevamos la celda con nosotros en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestro espíritu y es necesario hablar de ello para obtener una liberación total", anotó.

Reconoció el sufrimiento que pasó al escribir al recordar su injusta detención y encarcelamiento, torturas y demás vejámenes en la prisión, pero que es parte, añadió, de un "proceso necesario para finalmente dejar atrás la experiencia y ser libre".

LA JUSTICIA LOS HARÁ LIBRE

Martínez dijo que la sanación total o plena se obtendrá "hasta que podamos ver justicia en nuestro país".

"Nadie, en este momento, de todos los presos políticos de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, podría decir que está totalmente sano. Sin embargo, el hecho de que estemos hablando de ello, y, en mi caso particular, lo haya podido plasmar en un libro, me indica y me alienta a darme cuenta que voy en ese proceso de sanación y de liberación", señaló.

"Hasta que logremos la justicia, hasta que podamos ver un cambio en nuestro país, y a muchos que estamos exiliados, como es mi caso, podamos regresar con todas las garantías y con toda la seguridad necesaria como ciudadanos objetos de derecho en nuestro país, es que vamos a poder sentir ese alivio total de respirar profundo y decir: ya me siento en paz", continuó.

En su libro hizo énfasis en que uno no debe dejar llenar el corazón de odio y resentimiento, para demostrar, dijo, que a diferencia de los simpatizantes de Ortega, "somos una generación que le augura un futuro mejor a nuestro país".

Se declaró un convencido "que la resistencia cívica y pacífica es la clave para encontrarle una salida" a la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018 y que ha dejado cientos de muertos y decenas de miles en el exilio, y poder "doblegarle el brazo a la dictadura" sandinista.

RELACIONADAS