Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-07-24

El contagio de COVID-19 rompe récord en El Salvador y aumenta la venta de ataúdes

La cifra de contagios diarios del coronavirus SARS-CoV-2 en El Salvador alcanzó un nuevo récord con 415 nuevos casos confirmados, en momentos en los que la curva está "incontrolable" y se ha disparado la venta de ataúdes.

Por EFE

Datos del Ministerio de Salud, consultados este viernes, indican que el país alcanzó los 13.792 contagios y las 379 muertes a causa de la COVID-19.

La cifra de contagios se disparó desde mediados de junio pasado, cuando marcaba menos de 150 casos diarios y desde el jueves comenzó a superar los 400.

De hecho, la escalada se ha recrudecido en los últimos días sin marcar retrocesos mínimos desde los 316 casos hasta los 415 y el acumulado ha crecido aproximadamente un 168 % en los últimos 30 días y más del 240 % desde que se inició el plan de reactivación económica.

El fin de semana pasado, el presidente Nayib Bukele admitió que la curva de contagios de la COVID-19 "se ha vuelto prácticamente incontrolable", por lo que aplazó por segunda vez la entrada en vigor de la segunda fase de la desescalada.

Los registros de inhumaciones bajo los protocolos de COVID-19 superaban los 666 en junio, mientras algunas localidades han visto colapsados sus cementerios.

AUMENTA DEMANDA DE ATAÚDES

La demanda de ataúdes casi se ha duplicado en El Salvador, de acuerdo con el dueño de una taller artesanal consultado por Efe en la central localidad de San Pedro Perulapán.

Tulio Pérez, quien distribuye ataúdes en varias zonas del centro del país, indicó que pasó de fabricar y vender hasta 20 féretros semanales a elaborar un máximo de 35 actualmente.

"Se ha visto el incremento que tenemos en la demanda de ataúdes", indicó Pérez y agregó que apenas "logramos dar abasto" para cubrir la demanda, por lo que ha tenido que ampliar su planta de trabajadores.

Explicó que "tenemos dos meses de estar en el mismo ritmo de trabajo" con jornadas "de domingo a domingo" y "la demanda no se detiene".

El comerciante indicó que los costos de producción han aumentado y que el ataúd más barato cuesta US$150 y, si se da el servicio funerario con los protocolos exigidos por el Ministerio de Salud, llega a los US$350.

El salario mínimo mensual en El Salvador, donde la mayoría de la población se dedica al trabajo informal, apenas es superior a los US$300.

"Nunca creí llegar a esta demanda que está ahora" y "creo que, de todos los talleres, nadie estaba preparado para esto", subrayó Pérez, quien se dedica a este oficio desde los 17 años de edad y desde hace tres años fundó su propia fabrica con nueve empleados fijos.

San Salvador, la capital salvadoreña, es el epicentro de la COVID-19 en El Salvador con el 14 % de los casos totales y le siguen municipios populares como Soyapango y Mejicanos, que tienen el 7,3 % y el 4,4 % de los contagios totales.

RELACIONADAS