Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-04-14
FOTO AFP

¿Cuáles son las complicaciones de renegociar deuda externa para Costa Rica?

Cifras de Hacienda a febrero pasado la estructura de la deuda externa estaba compuesta en su mayoría por los eurobonos, seguida de organismos multilaterales.

Por CRHoy

La expansión del covid-19 a nivel mundial no alcanzó las dimensiones de pandemia sino hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) así lo declaró el 11 de marzo pasado. Para ese momento el virus se había expandido por gran parte de Asia y en especial en el continente europeo. Ese día, Costa Rica acumulaba 22 casos.

Puede leer: Los productos perecederos más golpeados en Costa Rica por pandemia

Poco más de un mes ha pasado desde ese momento sin que eso signifique que pueda existir mayor certidumbre sobre el futuro económico de los países. Nadie se atreve a proyectar cuántos empleos se perderán, cuánto tiempo tardaremos en recuperarnos y cuánto afectará esos las finanzas de cada país.

En una primer proyección el Banco Mundial reveló que para América Latina se espera la peor contracción económica jamás registrada en la historia y países como Costa Rica verán retroceder su producción en un 3,3%, mejor de lo que se espera le pueda ir a naciones como México y Ecuador (-6%) y Argentina (-5).

Ante este panorama existen esperanzas y movimientos a nivel global para que organismos internacionales flexibilicen las operaciones de deuda que mantienen los países; sin embargo, naciones como Costa Rica están prácticamente fuera de la primera línea de ayuda, destinada a naciones más pobres y con peores condiciones socioeconómicas.

El 2 de abril pasado el Banco Mundial anunció un programa de asistencia para otorgar recursos de primera necesidad a una lista de países cuya realidad es muy lejana a la de Costa Rica: Haití, Yemen, Tayikistán, Mongolia, Etiopía, Pakistán, entre otros.

“Es probable que los países más pobres y más vulnerables serán los más afectados por esta crisis”, dijo en ese momento el presidente del Banco Mundial David Malpass.

Es una realidad de la cual está consciente en nuestro país el ministro de Hacienda Rodrigo Chaves, quien el sábado así lo dijo ante la Comisión de Asuntos Hacendarios.

La posibilidad de acceder a adecuaciones de deuda depende de los países accionistas de esos organismos, y el problema es que la mayoría de naciones accionistas también están afectadas.

Costa Rica: Bancos ajustan créditos personales y a empresas

La decisión le toca a FMI y al Banco Mundial, le toca al G7 y usted sabe quienes son… en el caso del BID le toca a los europeos… La directora gerente del Fondo (Kristalina Georgieva) y el Banco ya le pidieron a los accionistas que los dejaran renegociar deuda con los países de ingresos bajos, pero los accionistas no se han pronunciado todavía”, confesó Chaves.

El problema es que si no hay una decisión para los países de renta baja, para los de renta media como Costa Rica ni siquiera hay un planteamiento directo.

“Las gerencias no han pedido a renegociar con los países de deuda alta como Costa Rica, ahí es donde vino la solicitud de la la Presidencia (de Costa Rica) de hacer lo necesario para renegociar los términos y poder readecuar con los organismos internacionales… todavía no se han pronunciado ni los gerentes ni los accionistas”, agregó el Ministro antes de prácticamente colocar esa opción sobre una lápida.

“Mi opinión, es que van a priorizar la plata en los países de África y de renta más baja”, zanjó.

Costa Rica maneja la mayor parte de su deuda a nivel interno. Según cifras de Hacienda a febrero pasado la estructura de la deuda externa estaba compuesta en su mayoría por los eurobonos, seguida de organismos multilaterales como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), y el Banco Mundial.

Este año ingresarán nuevas cuentas como la Corporación Andina de Fomento y existen conversaciones adelantadas para solicitar auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A febrero, esas obligaciones de pago en el mercado externo ascendían a unos $8 mil millones, según Hacienda.

El problema para que Costa Rica pueda negociar es que considerado un país con mayores ventajas en sus indicadores, en relación con otras naciones que en estos momentos sí son prioridad de los organismos internacionales.

De acuerdo con el economista Daniel Suchar, destaca que en el país existe una inflación baja como la poseen gran parte de los países desarrollados, un ingreso promedio mayor, un índice de pobreza extrema mucho menor, suficientes reservas internacionales para sufragar al menos cuatro meses de importaciones, y finalmente una mayor estabilidad sociopolítica.

Sin embargo el economista es más positivo en cuanto a la posibilidad de que el país finalmente logre readecuar sus deudas. Según él existe una gran presión a nivel internacional y todos los países lo están solicitando.

RELACIONADAS