Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-03-26
Modern cafe bar interior

Costa Rica: Sector de restaurantes y afines luchan por mantenerse abiertos

A pesar de las restricciones y de la caída en ventas, el sector aún retiene empleos y evita la aplicación de reducción de jornada laboral. Requieren medidas adicionales para mitigar crisis

Por estrategiaynegocios.net

La Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (CACORE) pese a la situación por la que atraviesan, continúa reteniendo personal y evitando la aplicación de reducción de jornadas, como lo demuestra una encuesta realizada a empresarios de este sector.

“El hecho de que el 48.82% de los restaurantes en el país operan parcialmente, aún cuando deben acatar la directriz de mantener una ocupación del 50%, denota el esfuerzo de los empresarios de este sector para sostenerse, pese a la caída vertiginosa de las ventas y las adversidades producto de las medidas para prevenir y mitigar el Covid-19. La mayoría de estos negocios, un 88,24%, son micro, pequeñas y medianas empresas, quienes claman al Gobierno por más, mejores y prontas acciones para no tener que despedir a los empleados en última instancia e irse a la quiebra”, asegura Clemencia Palomo Leitón, miembro de Junta Directiva de CACORE.

La encuesta aplicada el 24 de marzo indica que aún con la situación de crisis que vive el país, en que una gran parte de la población se encuentra confinada, el 51.81% de los dueños y gerentes de restaurantes no han realizado despedidos de personal y el 48.80% de ellos no han aplicado la reducción de la jornada laboral en un 50%.

Al preguntarles cuántas personas han sido suspendidas temporalmente de contratos, el 39.05% dijo no haberlo hecho, en contraposición al 60.95% que respondió haberlo aplicarlo predominantemente entre 1 a 15 trabajadores.

Jorge Figueroa Vásquez, miembro de Junta de CACORE, aseguró que los empresarios están haciendo todo lo posible por retener al personal, pero de continuar las medidas sin obtener más ayuda, especialmente del Gobierno, es probable que se tengan que realizar más despidos, más reducciones de jornadas y la recuperación de estos negocios sería extremadamente difícil.

“A pesar de la buena voluntad del gobierno, las medidas para poder salvar nuestros negocios no son suficientes y otras no aplican a las mipymes -que son la gran mayoría de los negocios en Costa Rica-, como la reducción del costo de electricidad, que beneficia solo a empresas con un consumo igual o superior a los 2.000 kilovatios hora mensuales. Además, el acceso al crédito es difícil, pues las normativas de requisitos y avales no se han flexibilizado. Realmente estamos luchando contra viento y marea”, argumenta Figueroa.

En relación con el pago de alquileres, CACORE insta a los arrendatarios a sentarse a negociar con sus inquilinos y buscar alternativas beneficiosas para ambas partes. Una opción a negociar es pagar un porcentaje de ventas o un fijo mínimo y un techo variable. Para los que no logren llegar a un acuerdo, recomienda acudir a los centros de resolución alternativa de conflictos que pueden servir de mediadores para tener una respuesta pronta.

Ante las directrices tomadas para la prevención de esta pandemia, que ha generado un serio problema de liquidez, debido a los costos fijos que deben enfrentar los negocios, CACORE solicita a varias instituciones considerar las siguientes medidas:

A. BANCO CENTRAL

1. Tasa de salvamento que sea TBP + 1% o tasas hipotecarias para préstamos de trabajo para atender el pago de planillas, aguinaldo, vacaciones y prestaciones en algunos casos.

2. Devolución del encaje mínimo legal a los bancos, amparado a un decreto de emergencia nacional, para crédito a tasas blandas (2%), para los mismos objetivos y pagos de alquileres y seguros.

3. Considerar a las Asociaciones Solidaristas como intermediario para generar créditos blandos para las personas y que la Banca de Desarrollo pueda articular con las Asociaciones.

4. Compra a las Operadores de Pensiones las inversiones que tengan con el Estado o USA para que ellas puedan devolver el FCL en los próximos meses. Opciones, “back to back”, o crédito por un año a una tasa baja.

5. Agilidad en el estudio que permite definir la comisión de adquirencia e intercambio en crédito, según aprobación del proyecto de datafonos.

B. MUNICIPALIDADES

1. Moratoria del cobro de patentes comerciales, licencia de licores e impuestos territorial, servicios urbanos y bienes inmuebles durante el plazo de la emergencia nacional.

C. SERVICIOS PUBLICOS:

1. Condonación de tres meses y siguientes tres meses rebaja a costo marginal por concepto de electricidad e internet (ICE y CNFL).

2. Rebaja de consumo de electricidad que aplique a mipymes y no solo a las empresas con consumos mayores 2000 KW.

3. Condonación de tres meses y siguientes tres meses rebaja de tarifa a costo marginal de la tarifa de agua, A&A.

D. EMPLEADOS

Como sector responsable socialmente no podemos pasar por alto las necesidades y afectaciones de nuestros empleados. Para ellos solicitamos los siguientes beneficios:

1. Subsidio de los primeros 10,000 colones por recibo de luz e internet, para cada persona que demuestre haber sido afectado por los cierres de negocio o reducción de jornada, considerando que la demanda se eleva por el teletrabajo y clases virtuales.

2. Condonación de tres meses y siguientes tres meses rebaja de tarifa a costo marginal del agua, A%A.

3. Condonación del 50% de los intereses de las tarjetas de crédito a las personas afectadas por marzo, abril, mayo y junio, y las cuotas mínimas correspondientes a estos cuatro meses que se prorrateen en los próximos 12 meses.

4. Créditos tanto de la banca pública como la privada con tasas blandas, con readecuación de saldos de tarjetas de crédito y tasas preferenciales, a las personas que han sido afectadas con la reducción de jornada.

RELACIONADAS