Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-02-06

Costa Rica: ¿Qué esperar para el 2020 y el 2021 en la economía?

Las perspectivas para 2020 y 2021 que anunció la semana pasada el Banco Central de Costa Rica presentan un escenario favorable. La economía tendría un crecimiento real del PIB en 2020 sería de 2,5% y el de 2021 de 3%.

Por estrategiaynegocios.net

“Para el ciudadano todo esto quiere decir que, al haber más confianza en la economía, habrá una mayor generación de empleos, y las personas podrán ahorrar más, invertir más o acceder a créditos en condiciones más favorables para generar nuevos negocios y todo esto en general va a reactivar la economía costarricense”, explicó Allan Calderón, Subgerente General de Riesgo y Crédito del Banco Nacional.

El Banco Central proyecta que la producción crecerá un 2,5% y que en 2021 crecerá un 3%. Esto significa que la actividad económica este año va a crecer a una tasa, que si bien es cierto no es la tasa que en algún momento se tuvo en el pasado, es una tasa favorable, en el contexto reciente del país, la situación fiscal en la que está, y en comparación con países de características similares al nuestro.

Se espera que disminuya el déficit fiscal. En 2019, el Ministerio de Hacienda anunció que el déficit fue del 7% del PIB y el Banco Central proyecta que el déficit fiscal será del 5,9% en 2020 y de 5,7% en 2021. El déficit fiscal fue alto, pero hubiese sido más alto y fuera de control, si no se hubiera aprobado la ley fiscal que entró en vigencia a mediados de 2019. La disminución que se proyecta es una señal muy positiva para la economía porque se espera que cada vez más vaya bajando ese déficit y también se espera que el gobierno pueda cubrir sus cargas financieras en el mercado internacional con mecanismos como eurobonos o con créditos multilaterales. Esto hará que se presionen menos las tasas de interés en el mercado interno, nacional, a diferencia de lo que ocurrió a finales del 2018, cuando las tasas de referencia de los créditos en colones y en dólares empezaron a subir rápidamente a falta de recursos del gobierno, que por cierto fue un causante del ascenso del gasto financiero en el 2019.

Las tasas han empezado a reducirse. Ha habido una disminución de la Tasa de Política Monetaria de parte del Banco Central, lo cual ha incidido que una entidad financiera como el Banco Nacional haya disminuido sus tasas activas y esté lista para poder contribuir con el crecimiento del crédito en el país, porque el crédito es fundamental para que haya más actividad económica y de las empresas. Aunque las rebajas no son inmediatas, porque existe un efecto de rezago en los mecanismos de transmisión, el Banco Nacional tiene seis meses consecutivos, en los que las tasas han tenido una rebaja de al menos un punto, y eso beneficiará los créditos vigentes y los nuevos, con tasas más favorables para la población. Incluso, en las siguientes semanas podemos esperar una rebaja de las tasas, generando mayor espacio de crecimiento crediticio.

“Cuando la actividad económica empieza a resurgir, y la gente empieza a comprar más, ese comercio va a conectar más personas, y a su vez la gente va a tener más ingresos y más posibilidades de generación de empleo. Desde la banca somos ese motor de desarrollo para apoyar esos mayores anhelos de incorporación de la gente al mercado laboral, e impulsar más proyectos relacionados con la actividad productiva con las Mipymes y empresas en general”, agregó Calderón.

RELACIONADAS