Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-01-27

La basura y la oportunidad millonaria en América Latina

Para 2025, se espera que los 567 millones de habitantes urbanos de Latinoamérica arrojen 671.000 toneladas de basura al día, un incremento de 25%.

Por Bloomberg

La semana pasada, tarde en la noche, se encendió mi teléfono. "Reúne todas nuestras jarras y nuestras botellas y llénalas", decía el mensaje de mi esposa. "Si esperamos a que llegue el agua contaminada, será muy tarde". Está bien, confieso que me sentía escéptico. Vivo en Río de Janeiro, una ciudad excitable donde la emergencia acecha en todos los grupos de Whatsapp y en Twitter.

Lea más: Basura plástica del mar: combustible de futuro

Esta vez era diferente, noté pronto. Las historias del agua contaminada que se esparcía por las tuberías de la ciudad se multiplicaban. Supuestamente, cientos de personas se habían enfermado por beber esa cosa oscura y fétida. En el transcurso de dos semanas, 60 barrios de Río estaban plagados, lo que desencadenó una escasez de habitaciones de urgencias en los hospitales, agua embotellada y teorías de conspiración. "Sospecho sabotaje", dijo el gobernador del estado de Río, Wilson Witzel.

La culpable más probable era la arrogancia política. Por años, las autoridades estatales y locales que preparaban la ciudad para eventos internacionales como la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 promocionaron obras públicas transformadoras que, o se quedaron cortas, o no llegaron a ocurrir. Media década después, las aguas negras y los residuos sólidos sin tratar fluyen sin vigilancia a los arroyos que alimentan la reserva municipal, con lo que prosperan las algas tóxicas en las fuentes de agua potable para nueve millones de personas. La segunda metrópolis más grande del país ocupa el lugar 51 en la clasificación de calidad del agua a nivel nacional, una caída de 12 puestos desde 2018. Menos de 37% de los hogares están conectados a las cañerías, por lo que el fiscal del estado ha presentado una demanda contra las autoridades estatales.

Lea más: Revolución del plástico: La industria en Centroamérica busca abrirse un campo verde

Olvidemos por un momento los incendios en la Amazonía. El agua de grifos contaminada de Río es un recordatorio de que, para la mayor parte de Latinoamérica, el monstruo ambiental omnipresente es el mal manejo de los residuos urbanos. Orgánicos o sólidos, domésticos o industriales, los desechos humanos ahogan las calles de las ciudades y ensucian los canales urbanos.

Esta vez la emergencia fue en Río, pero podría haber sido en Lima, Santiago, Buenos Aires o Bogotá. América Latina es la región más urbanizada, y el 83% de los sudamericanos vive en las ciudades. A donde van las ciudades va la basura. Para 2025, se espera que los 567 millones de habitantes urbanos de Latinoamérica arrojen 671.000 toneladas de basura al día, un incremento de 25%. "Las clases medias de América Latina han crecido y cada vez consumen más", asegura Marcos Alegre, exviceministro de gestión ambiental de Perú. "Los desechos per cápita están creciendo como nunca".

Lea también: Los nicaragüenses que transforman la basura en joyas

Afortunadamente, donde hay desperdicios, también hay oportunidad. Aunque tarde, los latinoamericanos parecen estar entrando en la onda. En enero de 2018, China, alguna vez el basurero del mundo, prohibió las importaciones de la mayoría de los plásticos y los cartones. Una de las razones era la degradación ambiental, pero la medida fue calculada principalmente para destetar a la industria China de la basura importada e impulsar el reciclaje doméstico. También ayudó a América Latina a destetarse del mayor comprador de desechos del mundo. Nada como perder al conserje del mundo para despertar las sensibilidades ecológicas y dar inicio a un impulso global para dar nuevo uso a la basura.


america-latina-basura-a-mas-basura-no-mas-desarrollo(800x600)

Un estudio realizado por Naciones Unidas en 2018 mostró que Colombia, Ecuador, Panamá y Perú enviaron 60.000 toneladas de plástico usado al año a China, en comparación con solo 11.000 toneladas a EE.UU. No es coincidencia que todos estos países tengan tasas de reciclaje extremadamente bajas. Ahora, las restricciones chinas a las importaciones pueden enviar los desechos en la otra dirección.

Argentina tomó la delantera en América: a finales del año pasado, el saliente presidente Mauricio Macri emitió un decreto para facilitar las importaciones de desechos plásticos que alimentarán un naciente centro de reciclaje. Era un plan atrevido: Argentina, al igual que la mayoría de sus vecinos, tiene un pésimo historial en el manejo de sus desechos. Los grupos ecologistas han denunciado que Argentina se convertirá en el próximo China, un país inundado con plástico de baja calidad que simplemente terminaría en un incinerador. Ahora que los votantes han sacado a Macri del cargo por no haber logrado revivir la economía, se espera que el entrante presidente Alberto Fernández revoque el decreto.

Le interesa: Convivir con la basura: el futuro que queremos

El falso inicio de Argentina es una advertencia para los tecnócratas voluntariosos que quieren aprovechar la innovación sin un pacto o una salvaguarda política. "El decreto era un ejemplo prometedor de lo que podría ser una política de gestión sostenible", asegura el exsecretario argentino de innovación y sostenibilidad Prem Zalzman. "Pero primero necesitamos establecer un consenso social a la vez que garantizamos que hay un buen monitoreo y una buena aplicación en práctica para evitar la importación de materiales peligrosos".

Los latinoamericanos descuidan el reciclaje bajo su propio riesgo. La región tiene una tasa de recolección promedio de un loable 94% para la basura doméstica e industrial. Sin embargo, un tercio del recorrido termina en vertederos abiertos, lo que expone a 170 millones de personas a la contaminación, las plagas y las enfermedades. Solo alrededor de 10% de los desechos recolectados en toda la región se recicla, y gran parte del resto se convierte en humo. "Por cada cuatro toneladas de desechos tóxicos que se quema, se obtiene una tonelada de cenizas tóxicas", asegura Melissa MacEwen, quien dirige el departamento de energía, medio ambiente y recursos en Chatham House.

El camino es una combinación de gobierno más inteligente, educación ambiental y asociaciones con el sector privado. Una serie de iniciativas están en marcha. En Guayaquil, Ecuador, los usuarios de transporte público pueden depositar sus botellas de plástico usadas en una máquina expendedora por aproximadamente dos centavos cada una, canjeables por tiquetes de autobús. Desde la década de 1980, Curitiba, una de las ciudades más verdes de Brasil, ha intercambiado alimentos por basura para mantener limpias las calles. Una ciudad argentina incluso ha experimentado con incentivos conductuales (charlas motivadoras y mensajes inspiradores) para alentar a los residentes a clasificar la basura doméstica para reciclarla.

Lea también: Panamá, primer país de Centroamérica en prohibir plástico de un solo uso

Las ciudades más limpias también requieren un cierto reciclaje conceptual. La recolección y la eliminación de desechos urbanos son costosas, y aunque la mayoría de las personas está de acuerdo en que la carga debe compartirse, a menudo se resisten a pagar el servicio que creen que los impuestos generales deberían cubrir. En Argentina, las tarifas y los impuestos que pagan los residentes por la recolección cubren solo el 18% de los gastos totales. Tales deficiencias, naturalmente, ponen en peligro la recolección, la eliminación adecuada y el reciclaje. Por lo tanto, no es un misterio que, aparte de las grandes metrópolis como Buenos Aires, Santiago y Sao Paulo, "no hay infraestructura para el tratamiento y la recuperación de residuos", concluyó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en un estudio reciente.

La gestión ecológica de residuos es un trabajo para muchos socios. Los gobiernos deben invertir en recolección, transporte y tratamiento. Los residentes deben ayudar a pagar la factura. Se debería invitar a la legión de recolectores de basura independientes que sirven al bien público a bajo precio buscando chatarra en las calles a la economía formal y se les debe permitir hacer su trabajo de manera segura. Sin embargo, nada de esto funcionará a menos que el sector privado se una y se vuelva creativo.

Lea más: Centroamérica, es la hora de la economía circular

Con ese fin, los formuladores de política instan a las empresas a unirse a un pacto para evitar que los materiales desechados ensucien las calles y la atmósfera. El resultado es lo que los defensores internacionales de los residuos llaman el Acuerdo de Productor Extendido, bajo el cual las empresas asumen la responsabilidad de manejar y reciclar los productos usados ​​que venden. Esa es la clave para construir "la economía circular", una forma ecológica de llamar la noción de que no se desperdicia nada que pueda ser reutilizado. Después de todo, la basura de una persona es la mercancía de otra. Con la tecnología de barrido adecuada, hay un tesoro en metales preciosos que se recuperará en teléfonos móviles desechados y otros dispositivos electrónicos, una bendición potencial para América Latina, donde los desechos de equipos eléctricos y electrónicos crecieron 70% entre 2009 y 2018, en comparación con 55% a nivel mundial.

Uruguay y Chile fueron pioneros en tales pactos para recuperar baterías de plomo y contenedores no retornables. Costa Rica exige que las empresas y los distribuidores se responsabilicen de sus productos desde la fábrica hasta los centros de reprocesamiento. En Colombia, los bienes de consumo deben fabricarse con componentes trazables, una clave para frenar los desechos potencialmente peligrosos como contenedores de pesticidas, neumáticos, bombillas y medicamentos. Las empresas ecuatorianas deben presentar planes de gestión de residuos a los reguladores.

Dichos acuerdos activan la apuesta de la economía circular de que la gestión responsable de los residuos no solo ahorrará costos punitivos a las empresas, sino que también estimulará la sostenibilidad y la competencia de los clientes a través de productos más ecológicos. "Tenemos que reducir drásticamente el volumen y la variedad de los envases de residuos", asegura MacEwen. "Es más difícil reciclar una botella de plástico de color que una transparente. Más que el reciclaje, eso significa que el diseño del producto es el camino". Los fabricantes pueden ser reacios a cambiar de equipo, admite.

Lea además: ¿Qué impide el avance de la Economía Circular?

Otra frontera del mercado está aprovechando los desechos orgánicos para obtener energía. Ninguna otra región desperdicia tanta comida como América Latina. Los desechos orgánicos, incluidas las aguas residuales, pueden no ser los principales contribuyentes a los gases de efecto invernadero que afectan el clima, pero son una gran fuente de metano, 28 veces más potente para atrapar el calor que el dióxido de carbono. Más de un tercio de las emisiones de metano de Perú pueden atribuirse a la quema en vertederos.

Ahora, este desperdicio ensucia los cielos y las aguas, pero podría iluminar hogares e industrias eléctricas. El Complejo Ambiental Norte III de Argentina convierte 16.000 toneladas de desechos sólidos diarios del gran Buenos Aires en energía suficiente para 25.000 hogares. Al transformar, en lugar de quemar, desechos, la planta también evita la emisión de más de 1.000 millones de toneladas de carbono al año. La generación de biogás a partir de desechos orgánicos aún es incipiente en la región, con alrededor de 20 plantas en ocho países latinoamericanos. Sin embargo, con los vertederos en abundancia y la demanda de energía regional creciendo en más de 3% al año, los analistas estiman que muchos más desechos tendrán que convertirse en energía.

La aspirante a clase media América Latina necesita los beneficios, preferiblemente sin el daño ambiental colateral o la doble discusión política. Más del 90% de los consumidores en siete países sudamericanos exigieron sostenibilidad corporativa, en comparación con 81% a nivel global, y 85% dijeron que cambiarían sus hábitos de compra (en comparación con el 73% de sus pares globales) para suavizar su huella ambiental, según una reciente encuesta de Nielsen. La contaminación y la escasez del agua, el aire contaminado y el exceso de envases de residuos encabezan la lista de preocupaciones de los consumidores regionales.

Los brasileños con problemas de agua no discutirán con esto. Esta semana, los pediatras en Río de Janeiro aconsejaron a los padres que eviten bañar a los niños pequeños en el agua que gotea de sus grifos. Mi amigo David dice que ni siquiera dejará que el perro la tome. Los latinoamericanos saben que necesitan limpiarse, o las posibles bendiciones de la economía circular se irán por el drenaje.

RELACIONADAS