Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-01-14

Hondureños en el extranjero enviaron US$5.400 millones en remesas en 2019

Se calcula que alrededor de un millón y medio de hondureños viven en el exterior, la mayoría de ellos en Estados Unidos, México, Centroamérica, España e Italia. La cantidad representa un 20% del producto interno bruto (PIB) de su país.

Por Univisión

La inmigración irregular ha roto el tejido de miles de familias hondureñas, de las que muchas llevan años sin verse personalmente, aunque ese sacrificio representa para su empobrecido país una fuente de divisas que en 2019 superó los US$5.000 millones.

En la segunda mitad del siglo pasado, muchos hondureños se iban a Estados Unidos individualmente o en grupos muy pequeños, mientras que otros a través de los denominados "coyotes", pagando durante algún tiempo entre US$2.000 y US$3.000.

Pero después del paso del devastador huracán Mitch, a finales de 1998, no solo aumentó el flujo de inmigrantes sino también el monto de la paga a los "coyotes", además del peligro en el trayecto entre Guatemala y México, hasta llegar a la frontera con Estados Unidos.

Economía de remesas

Según fuentes oficiales, alrededor de 1,5 millones de hondureños viven en el exterior, la mayoría en Estados Unidos, México, Centroamérica y algunos países de Europa como España e Italia.

En 2019, las remesas familiares que enviaron los hondureños sumaron unos US$5.400 millones, que representaron el 20% del producto interno bruto (PIB) de su país.

"Las remesas son un factor estabilizador de la economía hondureña y, si no fuera por las remesas, tendríamos alrededor de un dos por ciento más de población pobre", dijo el analista y sociólogo Ricardo Puerta.

Según Puerta, las remesas afectan de manera directa o indirecta a más del 50% de la población, no solo por el dinero que recibe la gente, sino cómo ese dinero mueve distintas economías en zonas urbanas y rurales. El país tiene 9,3 millones de habitantes, de los que más del 60% son pobres.

En una aldea, por ejemplo, el dueño de la pulpería sabe quiénes son los que reciben remesas y qué día las enviaron sus familiares, si a principio, finales de mes o cada quince días, "porque con base a eso él va dando crédito y manejando la economía local", añadió.

Al respecto, el expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), Hugo Noé Pino, sostiene que el crecimiento económico del país, desde el punto de vista de la demanda agregada, ha estado muy directamente relacionado con el consumo, el cual es alimentado por las remesas familiares, las que además le dan una mayor estabilidad al tipo de cambio de la moneda y permiten acumular reservas internacionales que de otra manera no tendría la nación centroamericana.

RELACIONADAS