Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-01-14

Giammattei: Honduras y Guatemala declararán terroristas a las maras

El guatemalteco, considerado un líder de derecha, tomará el control para reducir, entre otros objetivos, la corrupción gubernamental, alcanzar un producto interno bruto (PIB) de 6%, desarrollar zonas económicas binacionales con México, también con Honduras, generar un millón de empleos y proveer viviendas a los pobres.



Por La Prensa de Honduras

Alejandro Eduardo Giammattei, quien durante más de una década intentó ganar las elecciones presidenciales, ascenderá al poder en Guatemala con un aura de promotor de cambios sociales y económicos que no solamente impactarán en este país, sino en Centroamérica.

El nuevo presidente, considerado un líder de derecha, tomará el control para reducir, entre otros objetivos, la corrupción gubernamental, alcanzar un producto interno bruto (PIB) de 6%, desarrollar zonas económicas binacionales con México, también con Honduras, generar un millón de empleos y proveer viviendas a los pobres.

Giammattei, nieto de un salvadoreño, dice que su espíritu centroamericanista lo motiva para comenzar a promover cambios en el Sica y a ser un mediador, si es posible, entre los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de El Salvador, Nayib Bukele, con el ánimo de limar asperezas porque “canibalizándonos entre nosotros no vamos a llegar a ningún lugar”.

Tiene una certeza y una claridad meridiana sobre la ruta que seguirá su política exterior: por principios e ideología, mantendrá y fortalecerá las relaciones con Taiwán, Israel y Estados Unidos. No cree en las promesas de China porque “es gente que da “buenos enganches, pero después no paga las cuotas”.

Usted hizo una visita recientemente a Honduras, se reunió con el presidente Juan Orlando Hernández. ¿Qué temas trataron en esa reunión?

Bueno fueron…. Una muy provechosa reunión, tratamos distintos temas, uno de ellos, por ejemplo, el libre tránsito de personas y mercaderías entre Guatemala y Honduras, que es propiamente borrar de una vez por todas las aduanas y las migraciones, tanto para los hondureños viniendo a Guatemala como para los guatemaltecos viniendo hacia Honduras, un convenio de cielos abiertos el cual fue ya entregado el día de ayer (9 de enero) en Honduras, en donde podamos tener incluso… los vuelos entre Guatemala y Honduras sean como vuelos domésticos, no vuelos internacionales, lo que nos facilitaría muchísimo que podamos tener intercambios con rutas, como, por ejemplo, Copán-Petén, para poder llevar más turistas tanto a Copán como a Petén.

Hablamos mucho del aspecto de la condición turística del mundo maya, incorporar en la parte de Guatemala a Honduras, en la parte de Honduras a Guatemala, para ir generando circuitos que podamos hacer atractivos para traer más turistas. Hablamos de la importancia de homologar algunas acciones en el tema del pandillerismo, las maras, la declaratoria de las maras como grupos terroristas y que las acciones de estos, que van encaminados a atentar contra servicios públicos, sean consideradas como actos de terrorismo, puedan ser perseguidos, enjuiciados y encarcelados como eso, como terroristas, y la idea es que homologuemos las leyes de manera tal que el endurecimiento de estas leyes sirva como un disuasivo, pero al final hablamos de que ese no es todo el problema, el problema solo son leyes para aumentar las condenas, sino en lo que tenemos que centrarnos es en la creación de empleo y ahí es donde creemos nosotros que hay un potencial muy grande. Uniendo los esfuerzos de Guatemala y Honduras, como, por ejemplo, hablarle al presidente Medina de República Dominicana, que podamos tener un libre comercio, una liberación de las aduanas también con Dominicana, como un paso desde la Dominicana asumir con nuestros productos al Caribe. Recordemos que las islas del Caribe no producen mucho, nosotros podemos conseguir todavía mayores retos para hacer producir a nuestra tierra y poder exportar más, para salir a mejores mercados, creemos que uno de ellos es el Caribe, entonces, uniendo la fuerza de los dos podríamos tener mayor impacto económico en ambas economías.

Nosotros vemos que hicimos una exposición de la unión económica centroamericana, un esfuerzo que vamos a tratar de hacer, desde la presidencia del país, aprovechando que Honduras va a tener la secretaría pro témpore del SICA, hacer las modificaciones al SICA para que realmente sea efectivo y nos dé beneficios a los centroamericanos, y no sea ese elefante blanco con patas de gallina, que le digo yo, que cuesta moverse. Los presidentes hacen grandes declaraciones líricas que al final no se llega a nada y la gente con declaraciones líricas no come, necesitamos generar empleo, trabajo, y para eso esa unión económica centroamericana nos podría permitir convertir a Centroamérica en un centro logístico para el mundo. Somos siete países, desde Guatemala, Belice, hasta Panamá. Al final somos siete países que si tuviéramos la misma visión y un mismo norte sería mucho más fácil… somos un gran mercado de más de 50 millones, juntos ya representamos un atractivo.

¿Es posible integrar los países del Triángulo Norte en una zona económica, un anhelo que desde hace muchos años los gobiernos de Centroamérica han buscado?

No debería ser complicado. De hecho le estamos proponiendo a Honduras la creación, lo mismo que estamos haciendo con México, la creación de zonas especiales económicas binacionales para poder generar zonas francas en las fronteras de manera que podamos atraer inversión, por lo cual estaríamos generando empleo en lugares que por lo general son bastante deprimidos, las áreas fronterizas por lo general son las áreas más deprimidas en Centroamérica.

Además de declarar como organizaciones terroristas a la mara MS, a la pandilla 18, ustedes también han hablado de Hezbolá.

De hecho yo lo hablé en Israel, lo vamos a hacer a través del Consejo Nacional de Seguridad, vamos a declarar a Hezbolá una entidad terrorista. El presidente, coincidimos, Juan Orlando Hernández había hecho lo mismo prácticamente casi que el mismo día, solo que él en una reunión de amigos de Israel en la Florida, en Estados Unidos, y coincidimos en que lo vamos a hacer los dos países, de manera que podamos decir que aquí en nuestros países no haya dinero del terrorismo… que no se utilice para dañar a nadie, sino que para mantenernos alejados de eso.

¿Eso es porque ustedes tienen información de que (Hezbolá) tiene operaciones en Centroamérica?

Creemos estar libres por el momento, pero creo que es momento de prevenir, sobre todo por los cambios que se están dando en el mundo, confrontaciones, y aparte de eso, nosotros tenemos una historia en Centroamérica, por fe y por historia muy unidos con Israel, por lo tanto creemos y coincidimos, de las gratas coincidencias que tenemos con el presidente Juan Orlando Hernández con quien nada más había conversado una vez en España en la COP25, coincidimos, platicamos allá, yo quería mucho hacerlo en persona, y producto de eso pues este acercamiento que creo yo que puede traducirse en acciones precisas para acercar a Honduras y a Guatemala en una sola ruta, en la ruta de buscar el despegue económico conjunto.

Honduras y Guatemala son los dos países que han fortalecido las relaciones diplomáticas con Israel. ¿Hay algún interés también de buscar el estrechamiento de relaciones económicas con ese país?

Sí y de hecho es parte de lo que hablamos, aumentar nuestro potencial, mejorar nuestras balanzas comerciales con Israel, con Taiwán, de hecho va a haber una… estamos propiciando una reunión aquí en Guatemala entre el presidente Juan Orlando Hernández y el canciller de Taiwán que posteriormente va a viajar a Honduras, hemos hecho una muy buena…. Hemos estrechado los lazos de amistad con Taiwán y quisiéramos que Honduras se viera beneficiado al igual que Guatemala con ese estrechamiento de relaciones.

China con su afán de ampliar su Ruta de la Seda por el mundo, pues se ha granjeado la simpatía de muchos gobiernos de América Latina, en el caso suyo, ¿mantendrá las relaciones con Taiwán o con China? ¿Por qué?

No… Taiwán.

¿Cuáles son los beneficios que da Taiwán?

Podemos hablar de muchos beneficios, uno de ellos es que, por ejemplo, con Taiwán estamos hablando de tener un fondo para el desarrollo de vivienda social que va a superar muy probablemente los mil millones de dólares en el cortísimo plazo. Estamos readecuando la cooperación de Taiwán porque queremos y hemos solicitado el mejoramiento de los hospitales nacionales que van a salir de un fondo de Taiwán que nos estaba donando, que antes estaba para una carretera, lo estamos convirtiendo para el tema de salud. Vamos a tener un donativo muy importante en alimentos para enfrentar la crisis que va a haber producto de la sequía del año pasado, de este año. Taiwán está muy preocupado, nos está ayudando con granos con los cuales podamos enfrentarlo. Va a haber una fuerte inversión de origen taiwanés en el área, en Guatemala, yo estoy seguro que Honduras podría ser parte del destino de esa inversión para poder acercarlo, en fin, yo creo que hay muchos beneficios que podemos tener. Aparte de que, aquí no es cuestión de ‘vámonos con China porque conviene’, es cuestión de principios, es cuestión de ideología, yo creo que hoy por hoy lo que tenemos que tener es posiciones definidas.

Nosotros orbitamos alrededor de un mundo que es occidental, nuestro sol está a dos horas en Miami, necesitamos pedir que ese sol alumbre, y lo que tenemos que unir es esfuerzos en los países centroamericanos para pedirle a ese sol que alumbre más…. Irnos a buscar un sol a 8,000, 10,000 kilómetros nos sale… aparte es gente pues da buenos enganches, pero después no paga las cuotas. Yo creo que nosotros tenemos que promover el desarrollo económico y ese desarrollo económico solo deviene de mejorar los mercados, Guatemala es la frontera sur del bloque económico más importante del mundo, a propósito del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos, México y Canadá, nosotros somos vecinos con Honduras. Honduras puede aprovechar esas zonas económicas binacionales para que exportemos más hacia esos mercados, tenemos la posibilidad de entrar al Caribe a través de esa relación. Yo no creo que tengamos que cambiarnos, no es cuestión de cambiarse de bando ideológicamente, creo que lo que hay que hacer es ser un poco más definidos, echar pa’lante.

¿Usted se considera un hombre, un líder conciliador? Le pregunto porque en América Latina, últimamente, se han dado muchos conflictos, sacan presidentes, ponen presidentes y la sociedad fácilmente se altera. Y también hay desacuerdos entre presidentes, incluso, entre vecinos, como el caso de Honduras y El Salvador. No es una enemistad, sin embargo, no hay un entendimiento hasta ahora. ¿Usted podría servir de conciliador?

Nosotros siempre vamos a servir de conciliadores, yo soy de espíritu centroamericanista. Mi abuelo era salvadoreño, se casó con mi abuela que era guatemalteca. Producto de eso es que hay más Giammattei en El Salvador que en Guatemala. Somos pocos los Giammattei en Guatemala, pero, yo creo que nosotros lo que tenemos que hacer…. Lo que nos ha hecho falta es entendimiento, hace falta diálogo entre los gobiernos, mucho más respeto, pero sobre todo visiones en conjunto. Si fijamos al final nortes comunes y vemos hacia donde nos vamos a dirigir es más fácil poder ponernos de acuerdo. Yo desconozco cuál es el problema que hay entre el presidente de Honduras y el de El Salvador, es más, no le podría decir si hay un problema.

Yo he hablado con ambos presidentes, me parece que tienen, cada quien tiene su punto de vista en relación a su país. Jamás le he preguntado ‘usted, ¿es cierto que le sacó la lengua al otro?’, nunca se lo he preguntado, de hecho, no es algo que me interese, pero si hubiera alguna aspereza que limar, nosotros vamos a facilitar esa cordialidad de Centroamérica, creo que es lo que corresponde. Al final somos pequeños y si nos unimos vamos a ser muy grandes, canibalizándonos entre nosotros mismos no vamos a llegar a ningún lugar, es algo que deberíamos entender, no importa nuestro pensamiento, creo que hay que dejar atrás los personalismos y poder hacer lo que tenemos que hacer, lograr que el desarrollo económico de la región centroamericana sea un ejemplo para el mundo.

¿Por qué cree que es tan fácil ahora desestabilizar gobiernos en América Latina?

Bueno, yo creo… deviene un poco… yo le puedo hablar de Guatemala. Los niveles de pobreza, de extrema pobreza, de marginación, de exclusión social, son muy altos y los gobiernos no han atendido las grandes necesidades de las mayorías, sino que al contrario, hemos tenido corrupción a diestra y siniestra, hoy nos toca a nosotros enfrentar un gobierno que tiene que recuperar la confianza y la credibilidad de la gente antes de cualquier cosa, eso es fácil de decir, difícil de lograr, a no ser que se tenga acciones que impacten en las acciones que traigan lo que nosotros pretendemos, un millón de empleos en cuatro años, llegar a un crecimiento económico de 6 por ciento al final de nuestro gobierno. Estamos ahorita… Guatemala tiene una… es uno de los pocos países del continente americano que tiene una estabilidad macroeconómica de mucho tiempo atrás y hoy lo que tenemos que hacer es que esa estabilidad se traduzca en beneficios para la gente, haciendo que haya un crecimiento económico que haga la posibilidad de que podamos tener más empleo, mejores ingresos, para que la gente pueda tener acceso a más recursos para poder vivir.

Tenemos que tener mejor aprovechamiento de las remesas, llegamos a una cifra récord el año pasado, de más de… casi los 10,500 millones de dólares y sin embargo las remesas se van para el consumo, no hemos sido capaces de hacer a nuestra gente entender… que bueno que esas remesas se conviertan en emprendimientos, en negocios, en inversión… casi todo se va en consumo, es parte de lo que tenemos que hacer. Tenemos que generar fondos de garantía, que no existen, están en nuestra Constitución, pero no existen, para darle crédito a esa inmensa mayoría de gente que no tiene acceso al crédito porque no tiene garantías, vamos a hacer el fondo de garantía para el desarrollo rural, el fondo de garantía para emprendimiento, el fondo de garantía para vivienda, que serán tres fondos de garantía que van a beneficiar a la gente que no tiene acceso a casa sin enganche, pero una casa digna, no de un techito de láminas, sino que de loza, con cimientos fuertes para que aguante un segundo piso, el día de mañana la gente se lo pueda poner, o sea, traducir en beneficios que podemos tener… y es donde hemos hablado con los países amigos y nos van a colaborar, como el caso de Taiwán, con quien estamos hablando muy seriamente de esa posibilidad de crear ese fondo de garantía con más de mil millones de dólares, los Estados Unidos con América crece, mil millones de dólares para arrancar un proceso de Guatemala de inversión que se traduzca en mejores condiciones, para infraestructura logística del país.

Y eso han sido cosas que las estamos pensando, no como un éxito para el gobierno, sino que se traduzca en un bienestar para la gente, para que podamos tener mejores condiciones. Le puedo decir algo: con el nombramiento nuestro, con la elección nuestra, hubo un repunte en la confianza empresarial de Guatemala. Al día de hoy hay, ya se superan las más de 150 licencias de construcción en la ciudad capital, eso más o menos representa como unos 5 millones y medio de metros cuadrados de construcción, va a haber una inversión en los próximos años de muchísimo dinero aquí en la capital que a usted le llamara la atención. Lo invito a que los próximos cuatro años venga a ver, esto va a cambiar radicalmente, pero a la vez que se están generando más espacios para clase media, va a haber una fuerte inversión en vivienda social, para que podamos hacer que la gente que hoy está viviendo en condiciones bastante vulnerables pueda vivir mejor.

Presidente, usted también ha dicho que Guatemala no está preparada para ser un tercer país seguro, ¿eso significa que usted va a renunciar a esa condición y si es así cuál es la propuesta que haría?

Ha habido… se ha dicho muchas cosas, en primer lugar, la definición de tercer país seguro lo encuentra uno, única y exclusivamente en los acuerdos internacionales firmados en 1951 en Ginebra y en la Convención de 1967 y nosotros no tenemos las condiciones de ser un tercer país seguro como tal, como está dicho ahí, lo que nosotros hemos dicho si es que para los Estados Unidos el decir tercer país seguro no se mira reflejado en el documento, los documentos no hablan de un tercer país seguro, hablan de un convenio migratorio, son dos cosas diferentes, para ellos, por estar en campaña, imagino yo, hablan de tercer país seguro, pero la realidad, los documentos, y aquí le voy a hacer una salvedad, el único documento que hemos visto es el que todo mundo conoce, es un convenio migratorio para hondureños y salvadoreños, hay anexos, que increíblemente a cuatro días de asumir el cargo de presidente, el Gobierno actual no nos ha entregado, entonces no podemos nosotros…. Lo que sí hemos dicho, yo no puedo venir y decir estoy de acuerdo con algo que no conozco, nosotros el día de ayer (9 de enero) en una reunión, en una conversación que tuvimos con el embajador de los Estados Unidos, me decía mire usted qué opina, le digo yo, cómo quiere usted que opine, ustedes nos dicen que no nos entregan (el documento)porque es obligación del Gobierno de Guatemala y el Gobierno de Guatemala dice que hay nos enteraremos cuando lleguemos. A mí parecer, me parece ridículamente estúpido, no hay otra manera de definirlo, disculpe la expresión, de que el Gobierno que se va quiera mantener ocultos acuerdos que nosotros vamos a llegar a conocer, no van a poder dejar secretos para siempre; sin embargo, hay un poco de malestar de nuestra parte debido a que el Gobierno no nos ha querido dar la información, pero ya lo veremos.

Para nosotros si recibimos encantados de la vida a salvadoreños y hondureños sin ningún problema, recuérdese que para nosotros en la Constitución de hoy día de Guatemala, por ser una Constitución integracionista, los hondureños, usted por ejemplo, media vez cruzó la frontera tiene los mismos derechos que un guatemalteco, pasa a ser guatemalteco, cualquier centroamericano, media vez entre a Guatemala es guatemalteco. Que venga un guatemalteco a pedir asilo a Guatemala a lo mejor no tiene sentido. Para nosotros son bienvenidos los salvadoreños y los hondureños que vienen del norte y pueden decidir quedarse aquí porque sí consideran que tienen prebendas, esa gente no olvida de cómo los atendemos aquí.

Sin embargo, hay un flujo también migratorio de África y de Asia

Esos no están en el… en el propio acuerdo no están, o sea está circunscrito a salvadoreños y hondureños. Ahorita de última hora están diciéndonos que si queremos aceptar a mexicanos, el Gobierno de México ha dicho muy claramente que no acepta que la gente mexicana que pide asilo en los Estados Unidos sea transportada a Guatemala y yo no quiero un problema con México, ya tendremos que sentarnos a platicar con los mexicanos y con los estadounidenses para tratar de llegar a un acuerdo, ahora, ese acuerdo definitivamente no alcanza a gente que venga de Zimbabue o de Haití o de cualquier otro lugar. Única y exclusivamente se circunscribe a salvadoreños y hondureños, vendrá por supuesto ahorita la discusión sobre los mexicanos, que será una discusión que estará por iniciarse.

En los últimos dos años ha habido flujos migratorios totalmente diferentes a los que observábamos en la década pasada, ahora hay caravanas, migraciones masivas. ¿Eso es reflejo de la situación socioeconómica del país o cree usted que hay una causa, factores que crean esas condiciones?

Creo que hay un poco de manipulación, obedece a dos cosas: una, manipulación de tinte ideológico. Las que salen de Honduras ya se sabe quién las está patrocinando, pues, no hay que ser mago para adivinar, si lo sabemos nosotros, cómo no lo van a saber ustedes los hondureños. Creo que hay un proceso que lograr, tratar de desestabilizar y al final las grandes caravanas son las que más fracasan. Los que logran colarse son los que van solitos, calladita la boca… en grupos masivos es un show más que lograr un objetivo.

Nosotros, en el paso por el territorio nacional… trataremos de ayudar lo más que podamos, pero yo no les auguro una, un muy buen éxito al final, porque el Gobierno de México sí ha… cerró el tema de las caravanas, lo ha cerrado totalmente, no permiten el ingreso y eso no es algo que nosotros queramos, el Gobierno mexicano tiene su derecho de hacerlo y lo ha hecho. Y es a cuentas que vienen caravanas, se topan contra una muralla de gente en México y ahí van de regreso. Yo creo que mejor es pensar las cosas… creo que tenemos un tiempo para poder implementar programas reales que cambien la estructura, las posibilidades de ver empleo, desarrollo rural y oportunidades en nuestro país. Si una persona tiene vivienda, tiene seguridad, tiene educación, tiene salud y tiene un empleo, la gente no se va, ni que estuviera loca. Deberíamos centrarnos en generar esas condiciones y para eso es que creo yo que lo podemos hacer mejor si nos unimos, para poder mejorar las condiciones de vida de nuestros connacionales que sí estamos distanciados y no trabajando en conjunto.

RELACIONADAS