Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-12-03

Impeachment: Los demócratas dicen tener 'pruebas abrumadoras' contra Trump

Durante más de dos meses, el Comité de Inteligencia de la Cámara realizó las investigaciones, interrogando a unos 15 altos funcionarios para determinar si el mandatario republicano había abusado de sus poderes para presionar a Kiev.

Por AFP

Los demócratas estadounidenses publicaron este martes su informe sobre la investigación llevada a cabo en la Cámara de Representantes con miras a un juicio político de Donald Trump que, según ellos, reúne "pruebas abrumadoras" de la "conducta inapropiada" del presidente.

La oposición demócrata, mayoritaria en la Cámara Baja, inició un proceso con vista a la destitución de Trump tras descubrir que había pedido a Ucrania que investigara a uno de sus posibles rivales en las presidenciales de 2020, el demócrata Joe Biden.

Durante más de dos meses, el Comité de Inteligencia de la Cámara realizó las investigaciones, interrogando a unos 15 altos funcionarios para determinar si el mandatario republicano había abusado de sus poderes para presionar a Kiev.

El Comité concluyó en su informe que Trump había "puesto sus intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales, intentado socavar la integridad del proceso electoral estadounidense y puesto en peligro la seguridad nacional".

"Los padres fundadores prescribieron un remedio para cuando un jefe del ejecutivo pone sus intereses personales por encima del los del país: la destitución", añadieron los autores de ese documento de 300 páginas.

La Casa Blanca reaccionó enseguida a la publicación del informe tachando la investigación de "impostura" y asegurando que no había hallado "ninguna prueba" contra Trump.

"Ese informe no muestra nada más que las frustraciones" de los demócratas, "se lee como las divagaciones de un bloguero de poca monta que intenta demostrar algo aunque está claro que no lo tiene", declaró la portavoz del Gobierno, Stephanie Grisham.

"Peligroso"

Trump está en el ojo del huracán desde que este verano boreal llamó a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para que su país investigara a Biden y los negocios de su hijo, Hunter, en Ucrania.

Según la investigación demócrata, existen "pruebas abrumadoras", sobre el hecho de que propuso un pacto de beneficio mutuo para llegar a sus fines. "El presidente condicionó una invitación a la Casa Blanca (para Zelenski) y una ayuda militar a Ucrania al anuncio de investigaciones favorables para su campaña", escribieron sus autores.

La Casa Blanca congeló sin explicaciones en julio casi 400 millones de dólares destinados a Kiev, que libra una guerra contra separatistas prorrusos en el este del país.

El informe afirma que también existen pruebas evidentes de que "obstaculizó" la investigación con miras a un juicio político al prohibir a varios miembros de su administración testificar o dar documentos, y también intentando intimidar a testigos.

"Es muy peligroso para un país tener a un presidente sin ética, que cree estar por encima de las leyes", comentó el congresista demócrata Adam Schiff, que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara. "La pregunta ahora es saber qué va a hacer el Congreso" con ese informe, añadió.

El Comité Judicial de la Cámara iniciará el miércoles el debate jurídico para determinar si los hechos reprochados al presidente justifican la apertura de un proceso de destitución en su contra.

Cuatro juristas detallarán durante una audiencia pública los motivos de destitución citados en la Constitución de Estados Unidos: actos "de traición, corrupción o crímenes y delitos graves".

"Una farsa"

Ese marco será menos propicio para los testimonios impactantes que se oyeron durante la primera fase pública de la investigación, pero los congresistas republicanos podrán llevar a cabo una batalla mediática contra lo que califican de "farsa" creada por los demócratas.

Al igual que sus parlamentarios, los estadounidenses están muy divididos respecto a la posibilidad de un proceso de destitución contra Trump: el 49% de la población lo apoya, frente al 44% que se opone a ello, según una media de sondeos elaborada por RealClearPolitics.

Si la apertura de un juicio político contra Trump se lleva a votación, los demócratas lo aprobarán probablemente sin problemas, dada su mayoría en la Cámara de Representantes.

El multimillonario entraría entonces en los libros de historia como el tercer presidente estadounidense que afronta un proceso de destitución. Pero es poco probable que Trump sea despedido por el Senado, donde los republicanos son mayoritarios.