Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-11-05

Opinión: Seis pasos clave para aprovechar el valor de la consulta pública

La revolución digital ha transformado de forma radical cómo las personas se involucran con las organizaciones que influyen en sus vidas.

Por Luiz Gabriel Azevedo | Rebeca Fernández

En el mundo hiperconectado de hoy, los ciudadanos consideran que el acceso a la información es un derecho fundamental; se han acostumbrado a dirigirse de forma directa a los encargados de formular políticas y ven la participación como una herramienta eficaz para proteger y promover sus intereses.

Hay organizaciones que perciben este activismo intensificado como un obstáculo para el diseño e implementación de políticas y proyectos sostenibles. Sin embargo, en BID Invest, nuestra propia experiencia nos dice que las partes interesadas comprometidas pueden proporcionar información crítica para ayudar a resolver los principales desafíos de desarrollo.

En el proyecto Puerto Sergipe, en Brasil, el compromiso de la comunidad de Cajueiro resultó esencial para transformar la oposición en apoyo al proyecto, así como también para el desarrollo de un plan participativo de reasentamiento involuntario. En toda América Latina y el Caribe hay muchos ejemplos en los que la consulta pública y la participación han sido clave en el diseño de mejores soluciones para la implementación del proyecto.

BID Invest ha participado en varios proyectos en los que la retroalimentación de las comunidades locales ha sido fundamental para mejorar el diseño y la implementación de un proyecto. La distribución de beneficios y la mitigación de los impactos imprevistos se encuentran entre los aspectos comúnmente planteados por las partes interesadas locales.

Son estas experiencias positivas las que impulsan a IDB Invest a buscar constantemente nuevas maneras de canalizar este activismo intensificado, para promover la concreción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) en América Latina y el Caribe. Como parte de este proceso, decidimos reforzar nuestro marco de sostenibilidad a fin de evidenciar de forma más precisa el nuevo mandato de la organización, su visión y buenas prácticas actuales.

Retroalimentación digital y compromiso

Al escuchar una amplia gama de voces de toda la región, pudimos reunir ideas, opiniones y recomendaciones sobre cómo mejorar el desarrollo de nuevas políticas y guías, y más importante aún, sobre cómo mejorar la comunicación y mejorar el trabajo operativo con los proyectos. Aquí, seis pasos definitivos:

Revisamos nuestra política de divulgación de información.La actualización comenzó en 2018; la nueva política incluye un cronograma claro para la divulgación de información corporativa al público y establece canales para que las partes interesadas comuniquen sus puntos de vista sobre nuestras inversiones y operaciones. Su nuevo nombre fue elegido para reflejar el compromiso de BID Invest a ser responsable y transparente: la Política de Acceso a la Información de BID Invest.

Estamos actualizando la política de sostenibilidad ambiental y social de BID Invest.A lo largo de 2019, nuestro equipo trabajó en una actualización que es más clara sobre los roles y las responsabilidades, y que incorpora las mejores prácticas y las lecciones aprendidas en el campo. Debido a que nuestro objetivo es capitalizar el conocimiento y la buena voluntad de nuestros grupos de interés, el 17 de junio de este año, BID Invest sometió su borrador de la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social a un proceso de consulta pública.

Implementamos un plan integral de comunicaciones.Nuestro objetivo era llegar a quienes pudieran estar interesados, amplia o específicamente, en la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social. Se enviaron cientos de invitaciones por correo electrónico a clientes, organizaciones de la sociedad civil internacionales y regionales, representantes de grupos indígenas, académicos, líderes comunitarios, funcionarios gubernamentales y representantes de organizaciones internacionales. Un comunicado de prensa que anunciaba el comienzo de la consulta se complementó con publicaciones semanales en los canales de redes sociales de BID Invest.
Establecimos un sitio web dedicado a informar al público sobre las mejoras propuestas a la Política e invitarles a compartir comentarios por escrito. En pocos días, recibimos más de 100 solicitudes de toda la región para participar en el proceso. Las organizaciones de la sociedad civil, las empresas privadas y las organizaciones internacionales de desarrollo también presentaron informes y otros documentos escritos a través del portal.
Viajamos a la región.El equipo de BID Invest se reunió cara a cara con clientes, representantes de la sociedad civil y académicos en Bogotá, Buenos Aires, Kingston y Ciudad de Panamá. Una reunión cara a cara también tuvo lugar en nuestra sede en Washington DC.
Implementamos tres sesiones de consulta virtual.Las sesiones fueron en español, inglés y portugués, a través de una plataforma de reunión en línea gratuita y ampliamente utilizada. Con este formato, pudimos conectarnos en vivo con personas directamente involucradas en los proyectos de BID Invest, quienes debido a su ubicación geográfica o restricciones financieras no pudieron asistir a las reuniones en persona.

Después de 120 días de consulta, el equipo está listo para revisar cuidadosamente los numerosos comentarios y sugerencias que reforzarán la efectividad del marco de sostenibilidad de BID Invest.

La consulta pública brindó la oportunidad de fortalecer la relación de BID Invest con clientes y representantes de la sociedad civil. El diálogo significativo establecido con estos actores ha continuado, especialmente con los oficiales de seguridad principales, quienes hoy trabajan con el equipo ambiental, social y de gobierno corporativo para abordar problemas ambientales y sociales específicos en la región. Estamos muy agradecidos por los valiosos conocimientos recibidos y los beneficios del proceso de consulta se han extendido mucho más allá de recibir aportes para una actualización de políticas.

La actualización del Marco de Sostenibilidad en tiempos de mayor compromiso ha reforzado la noción de que la formulación efectiva de políticas se realiza mejor desde los límites de la sede. No obstante, también nos hemos dado cuenta de que los avances en tecnología brindan enormes oportunidades para expandir el proceso de consulta más allá de un puñado de sitios. Los cambios realizados en nuestras políticas permitirán a BID Invest continuar trabajando con clientes y comunidades, de modo que el conocimiento de primera mano se utilice para mejorar los proyectos que impulsarán a América Latina y el Caribe hacia adelante de manera sostenible.

El proceso de consulta podría haber terminado, pero nuestras puertas siempre estarán abiertas para aquellos que quieran mejorar sus vidas y allanar el camino hacia un futuro más brillante comprometiéndose con la sostenibilidad.

SOBRE LOS AUTORES:

Luiz Gabriel Azevedo es jefe de la División de Asuntos Ambientales, Sociales y de Gobernanza de BID Invest. Durante sus más de 25 años de trayectoria profesional ha trabajado para empresas de construcción y se ha desempeñado como director de la International Water Resources Association (IWRA) y como director, vicepresidente y presidente de la Asociación Brasilera de Recursos Hídricos (ABRH). Previamente, Luiz Gabriel trabajó por 14 años en el Banco Mundial liderando programas de desarrollo en América Latina, Europa, Asia Central y África. Luiz Gabriel es ingeniero civil de la Universidade Federal da Bahia (UFBA), y magíster y doctor en ingeniería, especializado en hidrología y gestión de recursos hídricos por Colorado State University.


Rebeca Fernández desarrolla estrategias de comunicación, promoción y participación para el equipo de Asuntos Ambientales, Sociales y de Gobernanza de BID Invest. Antes de entrar al Grupo BID, trabajó como periodista, especializada en política y negocios, para el Diario El Universal (Venezuela), Latin Trade Magazine y Univisión, entre otros medios de comunicación. Es comunicadora social de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela), tiene una maestría en relaciones internacionales del Instituto de Empresas (España) y una certificación en relaciones públicas de Rutgers University (EE.UU.).

RELACIONADAS