Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-11-01

El Salvador mantiene tendencia a la baja de homicidios, según autoridades

La policía informó que entre el 1° de junio y el 30 de octubre detuvo a 18.254 personas por homicidio, lesiones, extorsión, violación y robo.

Por AFP

El Salvador sumó 2.116 homicidios entre enero y octubre, cifra que marca una reducción del 25% contra igual período de 2018, mientras se implementa en el país una política gubernamental contra la violencia criminal, informó este viernes la Policía local.

La reducción confirma una tendencia a la baja de los homicidios desde junio, cuando inició su mandato de cinco años el presidente Nayib Bukele e impulsó un Plan de Control Territorial en las áreas más violentas del país.

En lo que va del año, abril fue el mes más violento con 318 homicidios, mientras que octubre, con 113 casos, fue el mes con menos decesos registrados desde el fin de la guerra civil en enero de 1992.

"Podemos confirmar que octubre 2019 se ha convertido en el mes con menos homicidios en El Salvador desde los acuerdos de paz ", aseguró Bukele en Twitter.

La cifra de octubre refleja una reducción significativa de muertes violentas en El Salvador, que registraba un promedio de diez por día, una de las cifras más altas del mundo para un país sin conflicto armado.

El ministro de Justicia y Seguridad, Rogelio Rivas, destacó que en octubre hubo dos días sin homicidios, algo raro en un país golpeado por la violencia criminal, en especial por parte de las pandillas.

La policía informó que entre el 1° de junio y el 30 de octubre detuvo a 18.254 personas por homicidio, lesiones, extorsión, violación y robo.

Se estima que las pandillas en El Salvador tienen unos 70.000 miembros, de los cuales más de 17.000 están encarcelados. En su mayoría, pertenecen a la Mara Salvatrucha (MS-13) o a su rival, Barrio 18.

En 2018, El Salvador figuró como uno de los países sin guerra más violentos del mundo con un promedio anual de 51 homicidios por cada 100.000 habitantes.

La Organización Mundial para la Salud considera que más de 10 homicidios anuales por 100.000 habitantes representa una epidemia de violencia.

RELACIONADAS