Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-10-11

Banco Mundial ajusta en 4,5% su estimación de crecimiento para Panamá

Aunque las proyecciones para fin de año están por debajo de las estimaciones de 5.0% de junio pasado, el organismo ubicó al país entre las economías más dinámicas de la región, según su última revisión.

Por La Prensa de Panamá

El Grupo Banco Mundial (BM) ajustó ayer sus perspectivas de crecimiento económico para Panamá a 4.5%, por debajo de las estimaciones dadas en junio pasado, de 5.0%. No obstante, la mantuvo en el renglón de las economías con perspectivas más dinámicas en Centroamérica para finales de año.

A Panamá le sigue Guatemala como la segunda economía con mejor perspectiva (3,3%) en la región, mientras que en Honduras (3,3%), Costa Rica (2,0%) y El Salvador (2,4%) se prevé seguirá creciendo la economía, pero a menor ritmo.

Al contrario, se proyecta una contracción para Nicaragua (-5,0%), según la última revisión del BM.

Las proyecciones del organismo internacional para Panamá son alentadoras, pues estima un crecimiento de 4.6% para 2020, y se mantendrá para 2021.

Pese a los conflictos comerciales y arancelarios en el entorno mundial, las proyecciones del organismo también apuntan a que los nuevos acuerdos negociados en los últimos años —México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y UE-Mercosur—, representan oportunidades para una mayor integración comercial y para reavivar el crecimiento de las economías de la región, debido a que generarán una mayor integración al comercio internacional y cadenas de valor globales.

En esta línea, remarcó que la escasa apertura económica condujo a políticas que ocasionaron un mayor nivel de restricciones comerciales (arancelarias y no arancelarias) en la mayoría de las regiones en desarrollo, particularmente elevadas en los países del atlántico. “Todos los acuerdos comerciales preferenciales derivan en un mayor nivel de comercio bilateral, pero solo los acuerdos Sur-Norte pueden aumentar la complejidad económica de los países en desarrollo signatarios”, señaló Martín Rama, economista jefe del BM para América Latina y el Caribe.

Rama también considera que los acuerdos Sur-Sur suben las tasas de crecimiento solo de forma marginal, mientras que los acuerdos Sur-Norte tienen un impacto significativo sobre el crecimiento de los países.

“Los años de precios elevados para las materias primas quedaron claramente atrás. Ahora debemos concentrarnos en áreas como la integración comercial para impulsar la productividad de la región”, afirmó el economista.

De manera general, el organismo proyecta un mejor desempeño en las economías de América Latina y el Caribe, a excepción de Venezuela. Se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) en la región crezca un 0.8% en 2019 y un 1.8% en 2020.

El BM pronostica que los países de la subregión del Pacífico, así como de América Central y el Caribe, seguirán experimentando un crecimiento más veloz, en promedio, que los países del Atlántico.

En ese contexto, recordó que las economías más grandes de la región tuvieron que enfrentar recesiones, turbulencias macroeconómicas o una desaceleración en el crecimiento.

Indicó que las perspectivas a corto y mediano plazo “no” son particularmente alentadoras debido a que el nivel de las exportaciones ha sido relativamente bajo y el reducido espacio fiscal deja poco margen para estimular la demanda interna.

También pronostica que la recesión en Argentina se profundizará antes de que comience la recuperación, mientras que se espera que continúe la desaceleración en México. A su vez, considera que un freno en la economía mundial podría hacer que estas perspectivas se deterioren aún más.

RELACIONADAS