Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-10-04

Juicio de Tony Hernández: exnarco relata más sobornos a políticos

La fiscalía de Nueva York asegura asimismo que su hermano, el presidente de Honduras, recibió millones de dólares del narcotráfico en sobornos y financiación electoral.

Por AFP

Un violento exnarcotraficante hondureño aseguró el viernes en una corte de Manhattan que en 2009 contribuyó con 100.000 dólares a la campaña presidencial de Porfirio Lobo (2010-2014) y la reelección a diputado de Juan Orlando Hérnández, actual jefe de Estado de Honduras.

Las declaraciones fueron realizadas durante el juicio en una corte federal de Nueva York de Juan Antonio "Tony" Hernández Alvarado, un ex diputado de 41 años, acusado de traficar toneladas de cocaína a Estados Unidos.

La fiscalía de Nueva York asegura asimismo que su hermano, el presidente de Honduras, recibió millones de dólares del narcotráfico en sobornos y financiación electoral.

En su segundo y último día de testimonio, el narco Víctor Hugo Díaz Morales, alias "El Rojo", contó que tras el pago de esos 100.000 dólares volvió a ofrecer al acusado más sobornos para Juan Orlando Hernández, que quería presidir el Congreso.

"El acusado Tony Hernández me dijo que si fuese necesario él me lo hacía saber, ya que le estaban colaborando en estos sobornos Alex Ardón, 'Chande', exalcalde de El Paraíso; Leonel Rivera y su hermano Javier Rivera y también el diputado Rodolfo Irias Navas", dijo El Rojo al jurado.

Los hermanos Rivera Madariaga fueron líderes del violento cartel Los Cachiros y colaboran con la fiscalía estadounidense en este juicio, igual que el exalcalde Ardón, acusado de narcotráfico. Irias Navas es diputado del Partido Nacional de los hermanos Hernández y Lobo desde 1986.

Sin embargo, hasta ahora el jurado no ha visto llamadas telefónicas, videos, correos electrónicos o mensajes de texto que prueben las afirmaciones del Rojo.

El expresidente Lobo y Juan Orlando Hernández rechazan las acusaciones y no han sido formalmente inculpados por la justicia estadounidense. El hijo de Lobo, Fabio, fue condenado en 2017 en Nueva York a 24 años de cárcel por narcotráfico.

La credibilidad de El Rojo es cuestionable. Admitió haber participado en el asesinato de 18 personas. Cuando contó al jurado que disparó a su propia esposa en la cara y que una de las víctimas fue la hija de un narco que mandó matar, de tres años, un inmenso "¡Ooh!" colectivo rompió el silencio de la solemne sala del juez Kevin Castel.

El Rojo ya había relatado el jueves al jurado que en 2005, a pedido de Tony Hernández, aportó 40.000 dólares a la campaña a diputado de Juan Orlando Hernández.

El testigo de la fiscalía aseguró que el acusado le contó en febrero de 2010 que su hermano pensaba lanzarse a la presidencia de Honduras en las siguientes presidenciales de 2013 y que si lo lograba "se obtendría todo el poder en Honduras y no habría ningún problema en el tráfico de cocaína por territorio hondureño".

También sostuvo que en su primera reunión con fiscales estadounidenses tras su arresto y extradición desde Guatemala no mencionó a Tony Hernández porque tiene miedo de él y del actual presidente porque "tienen todo el poder en Honduras".

El exnarco contó asimismo que el acusado le vendió tres cargamentos por un total de 1.900 kilos de cocaína fabricada en su laboratorio en Colombia, que manejaba junto a su socio colombiano el "Cinco", Rodolfo Alfredo Vergara Bonifante. Por cada kilo pagaba 10.000 dólares.

También detalló pagos que hacía a Tony Hernández por otorgarle información de radar sobre tráfico aéreo, retenes militares y policiales y operaciones navales, a fin de que los cargamentos de cocaína no fuesen decomisados y para evitar detenciones.

Y relató algunos regalos que hizo al acusado: un Rolex para él, otro para su esposa Vanessa, dos pistolas, un toro y un caballo peruano.

El Rojo enfrenta una pena mínima de 40 años pero podría obtener una sentencia menor gracias a su cooperación.

El lunes, al proseguir el juicio que durará de 10 a 12 días hábiles, la fiscalía llamará al banquillo de los testigos a un profesor de historia, el exalcalde del Partido Nacional Alexander Ardón, que se entregó a la agencia antidrogas (DEA) en febrero, y un agente de la DEA experto en narcotráfico, Sandalio González.

RELACIONADAS