Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-07-12

OPEP proyecta excedente de petróleo en 2020 por shale de EE.UU.

Una semana después de que la OPEP acordara mantener restringida la producción de petróleo hasta principios del próximo año, las primeras proyecciones del grupo para 2020 muestran que se enfrenta un desafío aun más prolongado y difícil.

Por Bloomberg

La Organización de Países Exportadores de Petróleo, que bombea 40% del petróleo del mundo, estima que está produciendo alrededor de 560.000 barriles por día más de lo que se necesitará el próximo año, debido al aumento en curso del shale estadounidense que amenaza con crear otro superávit. Los suministros de productores fuera del cartel crecerán más del doble que la demanda mundial de petróleo, pronostican.

La OPEP y sus socios acordaron en Viena la semana pasada continuar con sus reducciones de producción en el primer trimestre de 2020, a fin de equilibrar los mercados contra una economía global vacilante y la producción estadounidense récord. La última perspectiva planteará a la coalición un dilema más adelante este año: continuar, o incluso redoblar la estrategia a lo largo de 2020, o abandonar los recortes y arriesgarse a una caída de precios.

Los precios del crudo, que se cotizan cerca de US$67 por barril en Londres, se mantienen por debajo de los niveles que la mayoría de los países de la OPEP necesitan para cubrir el gasto gubernamental.

El consumo mundial de petróleo continuará creciendo en 2020 al mismo ritmo que este año, con alrededor de 1,1 millones de barriles por día, o 1,1%, según el informe del departamento de investigación de la OPEP, con sede en Viena. La expansión será impulsada por economías emergentes como India y China, pero atenuada por el estancamiento del consumo en los países desarrollados.

Sin embargo, los suministros de fuera de la OPEP se elevarán en 2,4 millones de barriles por día, ya que los nuevos oleoductos en EE.UU. permitirán a los exploradores de shale del país seguir adelante con más perforaciones. La oleada de petróleo estadounidense será complementada por otros países como Brasil y Noruega.

A medida que los nuevos suministros fuera de la OPEP inundan el crecimiento de la demanda, la cantidad de crudo requerido al cartel caerá bruscamente por tercer año consecutivo.

Según el informe, se necesitará un promedio de 29,27 millones de barriles de la OPEP en 2020. Eso es significativamente inferior a los 29,83 millones al día que sus 14 miembros produjeron el mes pasado, cuando su producción volvió a caer a medida que los recortes voluntarios se vieron agravados por las crisis en Irán y Venezuela.

El hecho de que la producción de la organización haya caído mucho más de lo que se esperaba este año, y que aún sea demasiado alta, solo ilustra la magnitud del desafío. En mayo, la OPEP y sus socios anunciaron un recorte de aproximadamente 700.000 barriles por día adicionales a los 1,2 millones a los que se comprometieron al comienzo del año, ya que Arabia Saudita redujo los suministros más de lo que prometió.

Con el bombeo de la OPEP por encima de los niveles necesarios el año próximo, la organización y sus socios tendrían que recortar aun más la producción para mantener los mercados en equilibrio. Sin embargo, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid Al-Falih, señaló la semana pasada en Viena que no quisiera ir por ese camino, diciendo que el reino ya ha recortado "lo suficiente".

De hecho, el informe del jueves puede reivindicar las advertencias del antecesor de Al-Falih, Ali Al-Naimi, de que los recortes de producción por parte de la OPEP podrían ser contraproducentes, al darles a los precios suficiente apoyo para alentar una mayor inversión en el shale de EE.UU.

Por ahora, no hay ninguna señal de que el reino intente revertir su política actual.

La producción saudí seguirá siendo inferior a 10 millones de barriles por día en agosto, muy por debajo del límite acordado con la OPEP, según una persona familiarizada con la política energética de Riad. En la reunión de la semana pasada, la OPEP y sus socios firmaron una carta que simboliza su disposición a administrar los suministros a largo plazo, y Al-Falih dijo que la intervención será necesaria hasta que la producción de shale estadounidense disminuya.

La última perspectiva de la organización sugiere que ese compromiso será puesto a prueba.

RELACIONADAS