Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-07-11

Guatemala: el PIB creció 3% en el primer trimestre

Indicador muestra una tendencia favorable gracias al comportamiento de las actividades productivas y perfila a un crecimiento positivo para el cierre del ejercicio.

Por Prensa Libre

La economía nacional tuvo un desempeño más optimista durante el primer trimestre del año, y creció 3%. Dos actividades productivas registraron mayor dinamismo.

El crecimiento que experimentaron sectores de transporte, almacenamiento y comunicaciones, de 6,9%, y de la construcción, de 5,1%, fueron los más altos, e influyeron en el repunte.

El producto interno bruto (PIB) trimestral —enero, febrero y marzo— fue de 3%, mayor al 1.8% del mismo período del año pasado, según el reporte que anoche conocieron los integrantes de la Junta Monetaria (JM). El indicador mantiene tendencia del 3.5%, que fue el PIB trimestral del cuarto trimestre del 2018.

La economía guatemalteca, durante el primer trimestre del año, generó Q64 mil 195 millones —términos reales—, según el informe de la banca central.

“Con este resultado se confirma que la economía crecerá en el rango del 3% al 3.8% para este ejercicio, que es la previsión de crecimiento”, indicó Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat) y de la JM.

El funcionario detalló que “prácticamente” todos los sectores productivos registraron una variación positiva, y destacó el repunte que tiene la actividad de la construcción, que en mayo pasado fue revisado hacia el alza. Recordó que esa actividad también registró mayor dinamismo en el último trimestre del año pasado, por lo que acumula seis meses con intensa actividad productiva, que también beneficia a otros sectores.

El informe resalta que de los 11 sectores con que se mide el PIB, solo la actividad de suministro de electricidad y captación de agua registró variación negativa de 3.4% —que tiene un peso en la economía del 3.1%— y el resto de los sectores mantuvo una actuación positiva.

En ese sector se observó durante el primer trimestre que el consumo de energía se mantiene con crecimiento, pero la generación viene con disminución y se ha estado importando de México, que podría estar explicado por los precios que están más bajos. Inclusive, la actividad de explotación de minas y canteras, que se mantuvo con una variación negativa, atribuida por el cierre temporal de la mina San Rafael y la no exportación de cinc, por varios trimestres anteriores, en esta ocasión se recuperó en 1.1%, en parte explicada por la actividad de construcción y la exportación de minerales.

Buen año
Janio Rosales, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGG), resaltó que la actividad está repuntando y dijo que se avizora un buen año para la actividad. Comentó que las causas responden a varios factores, pero la principal fue la liberación de la presa de licencias de construcción que estaban pendientes de autorización el año pasado, y permitió que más de un millón de metros cuadrados se desarrollaran.

Rosales precisó que la proyección de inversión del sector para los siguientes tres años es de Q8 mil millones, con un potencial de generación de empleo de 200 mil plazas entre directos indirectos.

Con esa tendencia para los siguientes tres años, la actividad productiva vendrá hacia el alza, ya que el año pasado cerró en 3.6%.

La construcción de vivienda horizontal y vertical fue la que repuntó por el plan piloto que se implementó con la participación del Ministerio de Economía y la municipalidad capitalina de la ventanilla única, y se espera que se implemente y que tendrá impacto en la construcción comercial e industrial.

Comercio, en rojo
Las exportaciones a mayo cerraron en negativo, a una tasa de 1.3%, y el ingreso de divisas fue de US$4.710 millones. Sergio Recinos, presidente del Banguat, dijo que, aunque las ventas al exterior siguen en negativo, se observó que el cinc y el azúcar han mejorado su tendencia en cuanto al volumen exportado y precios.

También mencionó que las importaciones se desaceleraron 1.9%, por un monto de US$8 mil 169 millones, que responde a la variación de los precios internacionales de los derivados del petróleo.


RELACIONADAS