Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-07-04

Panamá: Stanley Motta testificó en el caso contra Ricardo Martinelli

Motta, uno de los hombres más ricos del istmo, es el presidente de la aerolínea Copa. Presentó su declaración como testifo en el juicio por el supuesto espionaje político del expresidente Ricardo Martinelli.

Por estrategiaynegocios.net

Stanley Motta, el presidente de la aerolínea panameña Copa y uno de los hombres más ricos de la región centroamérica, presentó hoy su declaración en el juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli.

Motta presentó su declaración en el proceso judicial por presunto espionaje político y peculado contra Martinnelli (2009-2014), quien se encuentra bajo arresto domiciliario.

"Siento que he cumplido con mi deber al ser testigo en este proceso", dijo el magnate en unas breves declaraciones a los periodistas a su salida del juzgado en declaraciones recogidas por la agencia EFE.

De acuerdo con medios locales, durante su testificación, Motta fue interrogado por la Fiscalía y la defensa del exgobernante. El empresario reconoció dos correos electrónicos que intercambió con directivos de sus compañías y que supuestamente fueron intervenidos por la red de espionaje.

Además de Copa, Stanley Motta preside a Inversiones Bahía, un importante conglomerado empresarial panameño que incluye negocios en servicios financieros, bienes raíces, medios de comunicación, tecnología, transporte, puertos, energía y distribución y venta al por menor.

Motta es uno de los más de cien testigos que desfilarán por los tribunales durante el juicio, que comenzó en marzo pasado, y entre los que podría estar el expresidente Juan Carlos Varela, quien dejó el cargo el pasado 1 de julio y a quien Martinelli acusa de perseguirlo políticamente y de actuar en "venganza".

Martinelli, para quien la Fiscalía pide 21 años de cárcel y que tiene otra decena de causas pendientes por corrupción, está acusado de espiar a decenas de opositores durante su mandato con un costoso equipo adquirido con dinero público.

El exgobernante huyó de Panamá alegando persecución política en enero de 2015, cuando la Justicia le abrió el primero de los procesos, y fue entregado a Panamá el 11 de junio de 2018 por Estados Unidos, donde estuvo otro año en prisión mientras batalla contra la extradición.

El expresidente es un multimillonario empresario de 67 años del sector de ventas al detalle, padece de varias dolencias crónicas, pasó un año en una cárcel de mínima seguridad a las orillas del Canal de Panamá, pero a mediados desde junio espera su condena en arresto domiciliario.

El caso de las escuchas lo abrió el Supremo en junio de 2015 porque Martinelli era entonces diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y, debido a su fuero, el máximo tribunal era el único que podía investigarlo.

RELACIONADAS