Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-06-27

Cómo aplicar oportunidades de negocios con visión circular

El modelo circular supone un proceso cíclico que inicia con el uso de materias primas provenientes de residuos, sigue con un diseño del producto capaz de maximizar el uso de dichas materias primas y pensado para permanecer por más tiempo en el mercado; continúa la etapa de producción a partir de materiales de desecho y con un menor uso de energía para su manufactura.

Por Ana Cristina Camacho, estrategiaynegocios.net

Cada día más empresas están reconociendo que el modelo de producción lineal de extraer, producir, consumir y desechar está llegando a su fin, no solo por el efecto irrecuperable de los recursos naturales, sino por la sostenibilidad financiera de la empresa: pierden competitividad, pierden talento humano, pierden innovación.

Los ejemplos de negocios interesados en el modelo circular, se incrementan. El modelo circular supone un proceso cíclico que inicia con el uso de materias primas provenientes de residuos, sigue con un diseño del producto capaz de maximizar el uso de dichas materias primas y pensado para permanecer por más tiempo en el mercado; continúa la etapa de producción a partir de materiales de desecho y con un menor uso de energía para su manufactura. Luego de la distribución, llega la etapa de consumo y aquí, en lugar de terminar en la basura, se reutiliza o repara para volver al proceso de reciclado, en el cual los desechos residuales son menores y se aprovecha la mayor parte del material para comenzar un nuevo proceso.

Hacia un nuevo modelo de crecimiento

Femke Groothuis, es fundadora del think tank EX- TAX. Esta organización holandesa trabaja con líderes y expertos a nivel mundial para el desarrollo de políticas que estimulen el uso intensivo de mano de obra y desalienten la extracción de recursos naturales y la contaminación. Ella participó esta semana en un seminario sobre Economía Circular en Costa Rica, invitada por la Fundación Omina. En la actividad también participaron representantes de la industria, academia, del Gobierno, del Banco Interamericano de Desarrollo, Naciones Unidas y empresas, cuyas estrategias de producción ya han incorporado la circularidad.

Groothuis admite que el modelo circular es el único capaz de corregir el rumbo de la contaminación, del uso excesivo de materias primas y de acabar con el paradigma de un crecimiento basado en el uso de recursos. Justamente, dice, ha sido ese modelo de crecimiento económico lineal el que ha favorecido el uso de los combustibles fósiles, al uso excesivo del agua, de pesticidas, de agroquímicos y fertilizantes.

De continuar este ritmo, los océanos efectivamente tendrán al 2050 más plásticos que peces, la industria de la moda será responsable del 25% de las emisiones de carbono y la tercera parte de los alimentos producidos en el mundo seguirán siendo desechados.

Por el contrario, explicó la experta, aquellos países –de Europa por ejemplo– que han acogido la circularidad como modelo de producción, experimentan aumento del empleo formal, incremento en los indicadores de innovación y reducción de sus costos de manufactura. Casos concretos son el de Ikea, Google, Phillips o el sector automotriz con modelos de autos movidos por energía solar.

Eco circular2(800x600)

“Al 2030 la economía circular generará $4,5 trillones de oportunidades de negocios en el mundo”, detalló Groothuis.

Sin ir muy lejos, Centroamérica tiene casos empresariales que han adoptado la economía circular como parte de una visión integral de sostenibilidad. La empresa Florex –fabricante de productos de limpieza para el hogar–es uno de ellos. De acuerdo con su presidenta, Silvia Chaves, incluso el diseño de la planta fue pensado dentro de lo circular para generar ahorros, maquilar de una forma innovadora productos con una vida útil mayor y tener al final de la cadena, un control post venta controlado que permita la mayor recuperación de envases posibles que puedan reinsertarse al proceso de producción.

Por su parte, la compañía Coca-Cola apuesta por la recuperación de envases en la etapa de postconsumo. Estos se convierten en el principal material para generar nuevos envases diseñados para obtener una disminución en el uso de resinas vírgenes y menos plástico.

FIFCO también está inmersa en esta tendencia. Según Gisela Sánchez, gerente de Relaciones Corporativas, la campaña FIFCO Airbrands busca marcas valor positivo desde la perspectiva ambiental y de salud hacia el 2020. Espera dentro de dos años que el 100% de sus envases provengan de material reciclado y para ello impulsan el uso del vidrio y de envases retornables. Durante el seminario, también se destacaron los casos de Geocycle (Holcim), Legrand y MetaLub.

La circularidad como modelo de crecimiento económico es un proceso sin marcha atrás. Groothuis reconoce que hay un mayor reclamo de la sociedad por un sector productivo más sostenible, pero también un interés creciente de grandes capitalistas por invertir en empresas cuya estrategia vaya más allá de lo financiero, es decir, que quieran ser parte de la solución al cambio climático. Son condiciones que abonan el terreno para dar paso a una economía renovada, sostenible, circular.

RELACIONADAS