Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-06-25

Honduras: Más de 1,4 millones de personas sin agua potable

Miles de hondureños están sufriendo por el deficiente suministro de agua a causa, por un lado, del precario abastecimiento y, por otro, porque las cuencas que abastecen sus hogares se van secando con el paso de los años.

Por laprensa.hn

Según estadísticas oficiales, de 2,2 millones de viviendas, en las que habitan unos nueve millones de personas, solo 1,8 millones (casas) tiene conexión directa con tubería. En esas 1,8 millones de viviendas habitan alrededor de 7,6 millones de personas. El resto de la población (1.4 millones) recibe agua de otras fuentes, como ríos, riachuelos, quebradas, pozos, cisternas, carros pailas, manantiales y sus vecinos.

Expertos consultados por Diario LA PRENSA concluyeron que las causas principales del problema de agua en Honduras, por ahora, no es el cambio climático, sino las interrupciones continuas del ciclo hidrológico, esto debido a los daños causados a los recursos naturales por la mala planificación en cuanto a la construcción de infraestructura, deforestación sin planes de manejo y quemas de bosques sin control para sembrar granos básicos y otros.

También está haciendo daño a las zonas productoras de agua la expansión de la ganadería a sitios de vocación forestal y la mano criminal del hombre, que incendia los bosques por placer, ya que está seguro de que la probabilidad de ser encarcelado por provocar daños ambientales es mínima.

Suministro de agua. En la actualidad hay regiones de Honduras, especialmente las localizadas en el denominado corredor seco, donde anualmente unos 74 municipios con una población de unas 320.000 personas sufren sequías severas que afectan sus cultivos y limitan el uso de este recurso para actividades humanas.

En algunas comunidades como Santa Rita, Yoro, centenares de peces mueren por la disminución del agua en su hábitat.

Dino Rietti, experto en planificación urbana, en una amplia conversación con LA PRENSA enfatizó que Honduras está a tiempo de evitar una crisis por causa de la poca disposición del agua para consumo humano y actividades agrícolas. “Estamos a tiempo de evitar una crisis, urge ejecutar un plan serio con personas responsables y un Gobierno que esté dispuesto a asumir los costos”, precisó el urbanista y arquitecto mientras mostraba en su ordenador personal gráficas relacionadas con la temática del agua.

Rietti recomendó pasar lo más pronto posible de los estudios a la práctica, puesto que varias instituciones del Estado están inundadas de estudios y planes para resolver el problema.

El especialista manifestó que si bien es cierto que en muchas comunidades el flujo de agua ha bajado significativamente, las precipitaciones en el país siguen siendo altas; pero debido a la falta de embalses para acumular el agua y utilizarla en verano el recurso termina en el mar con consecuentes daños a las personas y los cultivos que aún dependen de los ciclos de lluvia y no de programas de riego, como sucede en países que con menos lluvia al año son más productivos porque almacenan el líquido y lo van utilizando gradualmente.

Agua en los océanos. De acuerdo con estudios en los que ha participado Rietti, en Honduras el 95% del agua lluvia termina en los océanos Pacífico y Atlántico y apenas el cinco por ciento se embalsa o queda almacenada en acuíferos, que cada vez tienen menos capacidad de retención porque los árboles van disminuyendo.

En el caso de Tegucigalpa, explicó el urbanista, del total de la precipitación o aguas lluvias el 40% se almacena y el restante 60% termina en el mar.

El análisis de Rietti va más allá, al explicar que por falta de ejecución de proyectos de almacenamiento de agua el país pierde al año en ingresos alrededor de 2,000 millones de lempiras, esto debido a que se dejan de construir complejos de viviendas y proyecto de infraestructura que servirían para instalar empresas creadoras de empleo.

El urbanista expresó igualmente que no se necesitan más decretos, ya que hay siete leyes para regular lo relacionado a la temática del agua.

Rietti agregó que la solución a los problemas del agua debe comenzar con una verdadera administración de las cuencas hidrográficas.

PRECIPITACIÓN en zona norte

De acuerdo con Meteorología, en la región norte del país caen al año unos 3,000 milímetros de agua. Cada milímetro de agua equivale a un litro del líquido por metro cuadrado.
Lluvias en otras regiones

Conforme al Comité Permanente de Contingencias (Copeco), en las zonas más secas del país caen alrededor de 700 milímetros de agua al año, que no son suficientes para la población.

En Tegucigalpa, el Sanaa suministra agua a través de tubería al 50% de la población. Al resto la atiende por medio de cisternas y otros medios. Una gran porción compra el barril a 40 y 50 lempiras.

RELACIONADAS