Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-06-11

Nicaragüenses restringen su consumo en los servicios básicos debido a la crisis

Datos oficiales indican que en enero de 2019 el consumo de electricidad en todos los sectores se redujo un 13.5 por ciento, con respecto diciembre del año pasado.

Por La Prensa (Nicaragua)

Producto de la profunda crisis económica que vive el país, el consumo de energía eléctrica, agua potable y gas butano ha caído fuertemente en los primeros meses del año, revelan estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN).


Datos oficiales indican que en enero de 2019 el consumo de electricidad en todos los sectores (residencial, comercial, industrial, bombeo, irrigación y alumbrado público) se redujo un 13,5%, con respecto diciembre del año pasado. “Nicaragua a raíz de la crisis sociopolítica ha tenido una reducción del crecimiento económico, por lo tanto, una disminución del consumo energético no podría catalogarse como eficiencia energética, contrario a esto tendría una relación directa con una baja en las principales actividades económicas”, señala el economista Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt.

Por ejemplo, el consumo en el sector comercial se contrajo un 16% con respecto a diciembre y un 8,3% con relación a igual mes del año pasado.

El sector comercial ha sido uno de los más afectados con la crisis sociopolítica, provocada por la represión del régimen, ya que muchos negocios se han visto obligados a cerrar porque sus gastos operativos se volvieron más altos que las ganancias.

A esto hay que sumarle que el sector comercial paga la tarifa más alta de energía; solo este servicio equivale al 30 por ciento de sus gastos operativos.

De igual forma, el sector industrial se vio afectado. La demanda de electricidad en este sector se redujo 4,6% en enero con respecto a diciembre del año pasado. Y se contrajo 4,8% en comparación con igual mes del año pasado.

En el sector industrial la factura de energía representa entre el 15% y 20% de los costos operativos; sin embargo, han tratado de amortizar este gasto haciendo planes de ahorro energético.

La industria nacional representa el 0.88 por ciento, o sea, menos del uno por ciento de todos los clientes de la empresa distribuidora de energía, pero concentra entre el 23 y el 28 por ciento de la demanda nacional eléctrica. El otro sector que consumió menos energía fue el residencial, que en enero con respecto a diciembre del 2018 la demanda cayó 2,2% y 0,88% con relación a similar mes del año pasado.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), manifestó que el año pasado el consumo de energía cayó un 4 por ciento y prevé que este año caiga 1 por ciento.

Otros servicios afectados
De igual forma, el consumo de gas butano ha disminuido fuertemente. De acuerdo con el BCN, en el primer bimestre se consumieron 28,200 barriles de gas butano, mientras que en el mismo lapso del año pasado se usaron 48.600 barriles de este producto; diferencia que representa una caída de 41,9%.

Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor (CJSAC), considera que esta caída responde al cierre de pequeños negocios, la migración de las familias y las medidas de ahorro que pueden estar implementando los hogares.

Otro de los servicios que ha sido afectado es el agua potable. Números oficiales revelan que la demanda de agua en el sector domiciliar se redujo un 1,7% entre enero y febrero, con respecto al mismo lapso del 2018.

RELACIONADAS