Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-04-17

FUNIDES: Si la crisis se extiende por todo 2019 nos estaríamos dirigiendo hacia una depresión económica

El director ejecutivo de Funides hace un balance del impacto de la crisis política en la economía, hacía dónde va y las acciones que se deberán retomar para recuperar el crecimiento.

Por La Prensa (Nicaragua)

Chamorro advierte que el país se encamina al peor estado que una economía puede alcanzar

Desde que en el país se comenzó a medir formalmente el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB), en Nicaragua han habido dos depresiones: en 1978- 1979 y en 1984-1991. Una tercera está en camino. Si al término de este año la economía termina en negativo, habrá transitado de la recesión a la depresión, con impacto devastadores en la vida de los nicaragüenses.

En los tres desastres económicos de los últimos 59 años, la figura omnipresente será Daniel Ortega, que un 19 de abril del 2018, es decir hace un año, dinamitó el crecimiento económico con una brutal represión que hasta ahora no solo le ha costado la vida a más de 325 nicaragüenses sino que también ha derrumbado la gran mayoría de las actividades económicas, aumentando la pobreza y el desempleo.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), señala que “sin un acuerdo político que asegure un cambio en el rumbo del país, Nicaragua se dirige hacia una depresión”.

En un recurrido hacia dónde va la economía, tras un año de crisis política, Chamorro señala que “en la actualidad no hay forma de que retomemos la senda de crecimiento económico sin resolver el tema político”.

La crisis política, estalló hace un año, significó también el fin de una especie de “luna de miel” que desde 2009 estableció el régimen de Daniel Ortega con el sector privado, que permitió a la economía crecer en promedio cinco por ciento, pero no de forma duradera. Detrás de ese crecimiento económico, había un elevado costo democrático e institucional, que desmoronó en cuestión de pocos meses la riqueza que acumuló el país en los años de crecimiento. Chamorro admite que recuperar esa riqueza tardará años, una vez que se logre un acuerdo político que permitan recobrar la confianza del sector privado y los hogares. Para ello, el director ejecutivo de Funides explica cuál deberá ser la ruta a seguir no solo para retornar al crecimiento económico sino también para que la historia no se vuelva a repetir.

Tras varios meses de no publicar indicadores sobre la situación de la actividad económica, el Banco Central de Nicaragua informó que la economía cayó 3,8% el año pasado como consecuencia de la crisis, ¿está apegado ese indicador a la realidad actual de la economía?

Las proyecciones de Funides presentadas en septiembre del año pasado indicaban que la economía caería 4% con respecto a 2017, así que un valor de -3,8% está de acuerdo con nuestras estimaciones. Estamos hablando que la economía pasó de crecer 4,7% en 2017 a decrecer 3.8 por ciento en 2018, lo cual implica una diferencia en tasas de variación de la actividad económica de 8.5 puntos porcentuales.

Un cambio así de un año a otro no se observaba desde finales de la década de los 80, en periodos de hiperinflación y en medio de una guerra civil, cuando la economía pasó de decrecer 0.2 por ciento en 1987 a caer 12.4 por ciento en 1988, con lo que la diferencia de tasas de crecimiento de un año al otro fue de 11.7 puntos porcentuales.

RELACIONADAS