Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-03-11

Cepal: Guatemala tiene la carga tributaria más baja del Istmo

Aunque la recaudación tributaria mejoró el año pasado, el país centroamericano enfrenta problemas en el ámbito recaudatorio y cada vez recauda menos con relación al producto interno bruto.

Por Prensa Libre

De acuerdo con un análisis de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en 2018, Guatemala alcanzó una carga tributaria del 10% con respecto al producto interno bruto (PIB) por segundo año consecutivo. Eso quiere decir que, por cada quetzal que se produce en el país, Q0,10 entran al fisco por impuestos y que se destinan para el financiamiento del presupuesto.

Los datos se extraen del informe Balance preliminar de las economías de Centroamérica y la República Dominicana en 2018 y perspectivas para 2019, que señala que los ingresos totales del gobierno central en los países de Card disminuyeron levemente de un 16.1% del PIB en el 2017 a un 15.6% del PIB en el 2018.

Por país, Honduras registró el mayor ingreso total como proporción del PIB (19,8%), mientras que Guatemala registró los menores ingresos (10,5% del PIB). En cuanto a ingresos del Gobierno Central, la carga tributaria de Guatemala en el 2018 (10% del PIB) fue la más baja desde el 2000.

“En el 2018 se observó una desaceleración en la recaudación tributaria, pues en el 2017 se recibieron ingresos extraordinarios derivados de la vigencia del Acuerdo Gubernativo Número 82-2017, suscrito con la finalidad de que los contribuyentes estuvieran al día con sus obligaciones, y que llevó a la exoneración de multas, moras, intereses y recargos”, cita el documento.

Es decir, no hubo acciones que motivaran el incremento de la recaudación, como ocurrió en los ejercicios 2016 y 2017, por las acciones de cobranza por la vía judicial y de la exoneración de multas, mora, intereses o recargos a los contribuyentes.

Abel Cruz Calderón, jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), reconoció que, en general, el año pasado fue un año normal en términos de recaudación tributaria y no se presentaron acciones extraordinarias, para elevar el indicador.

Explicó que, en el 2016, por las acciones judiciales de cobranza se logró aumentar la recaudación en Q2.100 millones, y en el 2017 por la amnistía en la exoneración de multas, recargos e interés fue de Q1.500 millones, que aportaron en incrementar la carga tributaria.

“El año pasado no hubo acciones extraordinarias y fue un ejercicio limpio”, enfatizó el recaudador.

Para el consultor fiscal Juan Carlos Paredes, la recaudación del año pasado fue menor al producto interno bruto del 2017 y significa que se tributa menos y se produce más.

“Hay deficiencias del sistema tributario que descansan en el impuesto al valor agregado (IVA). Existen muchas aristas en recaudación y de la economía informal de que no incrementó la cobranza y eso se reflejó en el indicador de la baja en la carga tributaria”, afirmó Paredes.

Añadió que el IVA tiene un poco más del 50% de la carga tributaria y si no se controla la economía informal o a algunos contribuyentes no se reflejará en un incremento.

Además, por otro lado, se observó un mayor incremento en el impuesto sobre la renta (ISR), que es un impuesto directo “mucho más controlado” y que se recauda por las empresas que son formales, empleados y profesionales que están en el régimen de 5% y 7%.

“El sistema tributario está más diseñado para impuestos indirectos como el IVA y habría que discutir el modelo, porque recae en la población en general”, subrayó. El consultor detalló que una de las consecuencias de una menor recaudación es que se tiene que recurrir al endeudamiento interno y externo para cubrir ese déficit.

Por el lado de gastos, según el informe, Guatemala mostró los menores egresos por 12,3% del PIB, dentro de los países del Card, mientras que Honduras tuvo los mayores niveles de gastos por 22,4%. En general, los gastos totales en la región se redujeron de 18,7% del 2017 a un 18,1%, el año pasado.

“El factor central que explicó la variación anual en los niveles de gasto de la subregión fue la disminución de la inversión pública, ya que el gasto corriente aumentó en todos los países del Card”, dice la Cepal.

El informe advierte de que para el 2019 se estima que los países de la región tendrán un mayor déficit fiscal, ligado a la desaceleración de algunas economías y que el gasto público estará condicionado por los reducidos recursos tributarios y choques externos.

Para este año se proyecta que la carga tributaria crezca 0,5%, asociado a diferentes acciones para incrementar la recaudación en unos Q5.000 millones, expuso el superintendente Cruz Calderón. Es decir, que se espera que la carga alcance al cierre del ejercicio 10,5%.

El funcionario afirmó que en el plan estratégico 2018-2023, el indicador debe subir de manera sostenible 0.5% por las diferentes medidas administrativas, que incluyen programas de fiscalización y mayores controles a los contribuyentes.

La meta de recaudación para este ejercicio es de Q64 mil millones, lo que significará un crecimiento del 9% con respecto al año pasado que fue de Q58.000 millones.

RELACIONADAS