Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-03-08
Young woman using computer in office
Galeria  Ver Fotogalería

PwC: Trillones en ganancias podrían generarse si los países de la OCDE mejoran el empleo femenino y cierran la brecha salarial

 Islandia (#1) y Suecia (#2) continúan liderando el camino en el Índice de Mujeres en el  Trabajo. Nueva Zelanda subió un lugar para alcanzar el tercer puesto, seguido por Eslovenia (#4) y Noruega (#5). India y China pudieran generar trillones de dólares en ganancias económicas adicionales al promocionar la igualdad de género y la participación femenina en la fuerza laboral.

Por estrategiaynegocios.net

Mejorar la participación femenina en el trabajo en los países de la OCDE pudiera impulsar el PIB total en US$6 trillones, de acuerdo con un nuevo reporte de PwC.
Analizando la representación y el bienestar de las mujeres en el mundo del trabajo a lo largo de los 33 países de la OCDE, el más reciente Índice de Mujeres en el Trabajo también encontró que la OCDE podría ganar US$2 trillones al cerrar la brecha de pago entre géneros.

Los cinco indicadores que conforman el Índice de Mujeres en el Trabajo son: la brecha de pago entre géneros, participación de la fuerza laboral femenina, la brecha entre la participación de la fuerza laboral masculina y femenina, desempleo femenino y empleo femenino a tiempo completo.

Islandia y Suecia permanecen como los dos países de la OCDE con mejor desempeño, mientras que Nueva Zelanda se une al top 2 por primera vez desde que se publicó el Índice en 2013. Noruega cae al quinto lugar, siendo superado por Eslovenia.
El Reino Unido está progresando gradualmente, con un desempeño mejor al promedio de la OCDE en el 13º. lugar y clasificado como segundo de los países del G7, después de Canadá. Mientras tanto, Irlanda (#17) y Holanda (#19) mejoraron su clasificación desde el año pasado, gracias a mejoras positivas en la mayoría de los indicadores del Índice, y en particular, al reducirse la tasa de desempleo femenino en Holanda.

Yong Jing Teow, economista sénior en PwC, dice: “Esto marca otro año de pasos continuos para mejorar la representación y el bienestar de las mujeres en el mundo laboral. Pero el progreso continúa lento. Mientras que las organizaciones están ahora mucho más conscientes de la exigencia comercial de mejorar la diversidad y la inclusión en sus organizaciones, el cambio real y efectivo sigue siendo difícil de alcanzar para muchos. El cambio efectivo entre las organizaciones requiere de una mezcla de claridad estratégica, responsabilidad, cuantificabilidad y transparencia”.

Screenshot_1.1067(800x600)

Este año, por primera vez, PwC examinó lo que dos de los países más populosos del mundo, China e India, pueden ganar al promocionar la igualdad de géneros y la participación femenina en el lugar de trabajo. Combinados, los dos países hoy conforman más de un tercio de la fuerza femenina global. En China, el cierre de la brecha de pago entre géneros –de 25%– tendría el impacto más grande, al generar un aumento de 34% en ganancias femeninas, equivalente a US$2 trillones.

Screenshot_2.702(800x600)

En India, aumentar las tasas de empleo femeninas al mismo nivel de Suecia generaría un impulso de $7 trillones al PIB, lo que es equivalente a aproximadamente un aumento de 7
9% en el PIB de India. Sharmila Karve, líder de Inclusión y Diversidad Global de PwC, dice:
“La transformación económica en China e India ha resultado, indudablemente, en masivas oportunidades de empleo para mujeres. Pero ambos países tienen aún mucho que hacer para tratar sus retos únicos de lograr la igualdad entre géneros y para asegurar que las mujeres en el trabajo pueden alcanzar su potencial completo.

En India, el gobierno y el sector privado están lanzando iniciativas para atraer a más mujeres a la fuerza laboral y apoyar la oportunidad económica. Un ejemplo es STEP (Programa para el Apoyo al Entrenamiento y Empleo), que pretende cualificar más a las mujeres de orígenes socioeconómicos pobres y mejorar la empleabilidad a lo largo de las industrias”.

RELACIONADAS