Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-02-23

El Salvador: exportadores llevan a la Corte Suprema el caso del TLC con Taiwán

La Cancillería salvadoreña trata de tender puentes con una mesa tripartita, pero todavía los azucareros tienen sus reservas de qué es lo que realmente China está dispuesta a negociar

Por El Mundo

Los sectores azucarero y exportador presentaron una demanda de inconstitucionalidad en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en contra de la suspensión del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Taiwán.

La demanda se interpuso en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia salvadoreña, a manos de los representantes de la Asociación Azucarera de El Salvador (AAES), la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (Cifacil), la Organización de Apoyo al Sector Privado para las Negociaciones Comerciales Internacionales (ODASP) y organizaciones de productores de caña.

“La denuncia del tratado ha sido inconsulta e irresponsable, no siguiendo los procedimientos que establecen la ley ni la Constitución. Como sectores productivos nos sentimos altamente agraviados y afectados, porque vamos a tener pérdidas económicas sustanciales”, comentó Mario Salaverría, presidente de la AAES.

Javier Argueta, asesor legal de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), explicó que la demanda se basa en vicios de fondo y forma que ocurrieron en el proceso de cancelación del TLC con Taiwán por parte de Cancillería, el pasado 13 de diciembre y con fecha límite para su efecto el próximo 15 de marzo.

Los vicios de forma consisten en que el tratado tenía que haberse anulado con el mismo proceso con que se deroga una ley, con una serie amplia de consultas, pero no sucedió así. El error de fondo que señaló Argueta consiste en que Taiwán no fue considerado sujeto internacional, según lo establece la Organización Mundial del Comercio. Una inconsistencia que también señalaron es que la ley da tiempo para que la derogatoria inicie en 180 días -equivalente a seis meses-, pero en la maniobra que se hizo con Taiwán dieron tres meses.

También han promovido un recurso de amparo, una herramienta legal más focalizada. Incluso se preparan para presentar otra demanda ante la Corte si la situación persiste hasta el 15 de marzo próximo

Sin planes de negociar con China

Cancillería intenta resolver esta situación con la creación de una mesa tripartita en la que participen representantes de las gremiales empresariales, el Gobierno salvadoreño y una delegación de China Popular. Pero los empresarios salvadoreños no parecen interesados.

El director ejecutivo de la AAES, Julio Arroyo, manifestó que con esta comisión, China “no está queriendo comprar productos, lo que quieren comprar es el silencio de las gremiales”.

AAES señaló el riesgo de perder 57,000 toneladas métricas de azúcar comprometidas a empresas de Taiwán por un valor de $23 millones, y productores de caña advirtieron que se perderían hasta 10,000 empleos directos. Además, Arroyo advirtió que de no enviar el azúcar pueden exponerse a sanciones o penalidades por el incumplimiento.

Carlos Castaneda, canciller salvadoreño, busca tomárselo con sosiego. "Si surge el problema de las penalidades, también se tratará con el gobierno de la República Popular de China". Castaneda aseguró que China sí tiene interés en comprar azúcar salvadoreña.

Arroyo insistió en que hay mucho más que la sola compra del azúcar. El miembro del AAES recordó que China enfrenta una demanda ante la Organización Mundial del Comercio por parte de Brasil, debido a la salvaguarda impuesta por el gobierno Chino, que establece un arancel del 90 % a la importación de azúcar. “Éste es uno de los principales impedimentos para que entremos a este mercado”, añadió.

RELACIONADAS