Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-02-21

Costa Rica registró déficit fiscal del 0,66% del PIB en enero pasado

Costa Rica cerró el año 2018 con un déficit fiscal del 6% del PIB, menor al 6,17% que registró en 2017.

Por EFE

Costa Rica registró en enero de 2019 un déficit fiscal del 0.66% del producto interno bruto (PIB), 0.02 puntos porcentuales superior al 0.64% que se contabilizó en el mismo mes de 2018, informó este jueves el Ministerio de Hacienda.

Los datos oficiales indican que los ingresos totales en enero de 2019 sumaron unos $744 millones (1.22% del PIB), mientras que los gastos llegaron a US$1.174 millones (1,92% del PIB), para un déficit de US$430 millones (0.66% del PIB).

"Aunque es muy temprano para determinar una tendencia, estamos viendo las primeras muestras de un mejor comportamiento de las finanzas públicas", aseguró en un comunicado la ministra costarricense de Hacienda, Rocío Aguilar.

Según la información oficial, los ingresos en enero de 2019 crecieron en un 0.15% del PIB, lo que el Ministerio de Hacienda atribuye, en buena parte, a una amnistía tributaria que contempla la reforma fiscal aprobada en diciembre pasado en el Congreso y que permite a los deudores arreglos de pago y el perdón de algunos intereses.

Esto se refleja en el incremento del 82,88% en la recaudación del impuesto a los ingresos y utilidades, según el Ministerio de Hacienda.

En cuanto al gasto, el Gobierno asegura que "se mantiene controlado", a pesar de haber pasado de un equivalente del 1,72% del PIB en enero de 2018 a un 1,92% en el mismo mes de 2019.

El Ministerio de Hacienda explicó que todos los gastos se mantuvieron en niveles similares a los de enero del año pasado, con excepción del gasto de capital, que se incrementó de 0.02% del PIB a 0.22% en enero de 2019.

Esto se debe a un programa de inversión en infraestructura pública que el Gobierno lleva a cabo como una iniciativa en busca de reactivar la economía.

Costa Rica cerró el año 2018 con un déficit fiscal del 6% del PIB, menor al 6,17% que registró en 2017.

Para 2019, el Banco Central proyecta que el déficit fiscal será del 6.2% del PIB.

En diciembre pasado, el Congreso aprobó una reforma tributaria que se irá implementando paulatinamente a partir de 2019 y que según el Banco Central reduciría el déficit en 3.7 puntos del PIB al año 2022, y su impacto sería mayor en los años siguientes.

Con la reforma, la deuda alcanzaría su punto máximo hacia el año 2023 en alrededor del 65% del PIB para comenzar a decrecer a partir de 2024, de acuerdo con las proyecciones del Banco Central.

La reforma tributaria tiene como iniciativa estrella la conversión del impuesto de ventas del 13% en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, que gravará más productos y servicios.

De manera diferenciada, el IVA grava con un 1 por ciento los productos de la canasta básica, con un 2% los medicamentos y con 4% los servicios de salud privada.

El plan fiscal también incluye cambios en el impuesto sobre la renta y medidas para reducir el gasto público, como por ejemplo la disminución de pluses salariales y una regla fiscal.

RELACIONADAS