Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-02-13

Panamá: más de 700 migrantes cruzaron frontera sur de manera irregular

Similar a como sucedió en 2016, los migrantes atraviesan las fronteras de estos países sin seguir todo el proceso para que sea una estadía regular.

Por La Estrella

La Fuerza de Tarea Conjunta trasladó 11,700 libras de ‘ayuda humanitaria' entre comida, agua y medicamentos a Puerto Obaldía para los migrantes que entraron al país de manera irregular. El ministro de Seguridad, Jonattan Del Rosario, confirmó que durante el fin de semana entraron al país, cruzando la selva desde Colombia, 720 inmigrantes, la mayoría cubanos.

Entre los inmigrantes se encuentran ocho mujeres embarazadas y el Ministerio de Salud (Minsa) ha detectado seis casos de malaria que ya trataron con medicamentos.

El ministro Del Rosario indicó que los 720 inmigrantes permanecen en Puerto Obaldía y que se activó la Fuerza de Tarea Conjunta para atender esta nueva ola de inmigración irregular. Dijo que mantiene comunicación con las autoridades del vecino país de Colombia.

‘Tenemos que estar claros que estos flujos se mantienen en constante desarrollo', dijo el ministro. Insistió en que en Puerto Obaldía se encuentra el Servicio Nacional de Migración y el Minsa atendiendo la situación, además del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) y del Servicio Nacional de Frontera (Senafront).

El ministro indicó que lo más importante es mantener el control de los inmigrantes para garantizar su salida del país. Dijo que la próxima semana sostendrá una reunión bilateral con las autoridades de Costa Rica para analizar esta nueva ola de inmigración.

El ministro Del Rosario indicó que al mismo tiempo que los inmigrantes son atendidos por las autoridades de salud, se adelanta el proceso de verificación de sus datos para cotejarlos con la base de otros países para determinar si tienen antecedentes penales o si representan un peligro de seguridad para la región. Se evalúa caso por caso para determinar la medida de migración, que puede ser una salida del país voluntaria o una deportación.

Explicó que esperan que para inicios de marzo la situación sea manejable. Es posible que puedan habilitar los dos albergues en la provincia de Darién que se construyeron durante la última crisis migratoria que enfrentaron Costa Rica y Panamá en 2016.

RELACIONADAS