Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-02-07

Guatemala: 11 partidos que van a elecciones tienen señalamientos

El financiamiento ilícito es la causa que más se investiga en estas instituciones. Para el próximo evento electoral, son 27 partidos los que aspiran a estar en la contienda.

Por Prensa Libre

La oferta electoral en Guatemala sigue en incertidumbre por la investigación del Ministerio Público a 10 partidos políticos que postularán candidatos a cargos de elección popular.

Entre las dudas sobre el origen de sus fondos en 2015 y prohibiciones para su inscripción 11 de los 27 partidos que competirán en estos comicios presentan problemas legales que anticipan un difícil proceso electoral.

Los expertos creen que en esta etapa de inscripción de candidatos los partidos enfrentan acusaciones que si bien les restan credibilidad pueden fortalecer la institucionalidad de las autoridades electorales.

Las inscripciones comenzaron hace 21 días pero al inicio de la semana el Ministerio Publico reveló que había recibido siete denuncias contra partidos en las que se ponía en tela de juicio la forma como habían captado fondos o reportado estos en el proceso electoral del 2015.

Agrupaciones

Partidos bajo algún tipo de señalamiento, investigación de figuras o que afrontan algún problema en la inscripción de candidatos:

Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).
Todos.
Fuerza.
Partido de Avanzada Nacional (PAN).
Unión del Cambio Nacional (UCN).
Encuentro por Guatemala (EG).
Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).
Compromiso, Renovación y Orden (Creo).
Movimiento Winaq.
Visión con Valores (Viva).
Valor.
Frente de Convergencia Nacional (FCN Nación).

El 28 de enero, Zury Ríos, postulada por el partido Valor, fue notificada que no sería inscrita por la prohibición constitucional que impide que los hijos de personas que llegaron al poder por un golpe de Estado puedan optar a al primera magistratura del país. Ríos compitió en la elección de 2015 gracias a un recurso de la Corte Suprema de Justicia.

Además el martes y el miércoles, el MP notificó de la solicitud para retirar el antejuicio contra los presidenciables Mauricio Radford y Sandra Torres, de Fuerza y UNE respectivamente.

Tal escenario, plantea una complejidad pocas veces enfrentada por el Tribunal Supremo Electoral. “La ciudadanía está percibiendo una situación confusa”, cuenta José Carlos Sanabria, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, ASIES.

“Estas nuevas investigaciones, deben servir para que el ciudadano tome en cuenta como desde 2015 se ha luchado por erradicar el financiamiento electoral ilícito, que terminan de socavar la credibilidad del sistema”, analizó Sanabria

El director de Acción Ciudadana (AC), Manfredo Marroquín, advirtió que los nuevos casos de corrupción en los que están relacionados candidatos a cargos de elección popular y los altos mandos de los partidos políticos reflejan que desde el proceso electoral se fragua el “enriquecimiento ilícito” para las futuras administraciones.

“El proceso electoral sigue dominado por la misma clase política que ha tenido al Estado y sus instituciones cooptadas con fines de aprovechamiento personal”, dice Marroquín.

Pero que en esta etapa el sistema de justicia indague sobre responsabilidades judiciales contra nueve candidaturas y se debata por aceptar una más, no es motivo para la alarma explica Rubén Hidalgo del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos.

“Estos son procesos normales en tiempos especiales, aunque supone que hay casos que pudieron atrasarse” para investigar a las personas relacionadas, dice Hidalgo.

Además, de las disputas legales de estos 11 partidos se suma la denuncia presentada en abril de 2018 contra el partido oficial FCN-Nación también por financiamiento electoral ilícito. En este caso ya se lleva un proceso en los tribunales. Encuentro por Guatemala, de Nineth Montenegro, también tiene un caso anterior, el cual la fiscalía analiza conexar con el proceso por el que Montenegro perdió su inmunidad.

En cuanto al efecto que tienen las nuevas investigaciones en la percepción de la ciudadanía, Hidalgo explicó: “Son elementos que le dan un toque de complejidad por los tiempos del proceso electoral y se hace compleja la lectura del futuro inmediato de los candidatos inscritos y los que se inscribirán”.

Sanabria coincide con este planteamiento y señala que tanto el Ministerio Publico como el TSE pueden salir fortalecidos y mantener la confianza publica en la elección, pese a la desconfianza que pueden generar los partidos.

El director del Incep resaltó que la ciudadanía debe efectuar “una interpretación del proceso electoral y privilegiar el análisis en que los candidatos que se postulen llenen las calidades en Ley con idoneidad, transparencia y ser probos”.

Desilusión

Pero no solo los analistas ven con poco optimismo los primeros días del proceso electoral. En las calles el desanimo se hace sentir . “Es la misma descomposición de siempre -los nuevos casos de corrupción-, no hay nada nuevo, no hay cambios. Nuestra democracia está quebrada y los partidos políticos no brindan propuestas para salir del retraso en el que vivimos”, lamentó el ciudadano Saúl Saravia, de 58 años.

Saravia lleva un mes y medio desempleado. En diciembre pasado fue despedido del puesto de portero en un edificio. En ese lugar laboró durante 16 años y en la actualidad no cree que tenga posibilidades de encontrar trabajo.

La estudiante universitaria Alejandra Gómez Ulises explicó sentirse “desamparada” porque no cree que durante la campaña electoral surja “una propuesta política seria” que aporte al desarrollo del país.

“Sinceramente le estoy dando seguimiento a las elecciones, pero cuando veo los candidatos me decepciono porque todos tienen debilidades e historia en corrupción. Es difícil porque nos han robado y no veo soluciones a esto”, expuso Gómez Ulises.

El panorama electoral para Luisa Hernández, ejecutiva de ventas, es similar al de otros procesos electorales y cree que pese a las investigaciones de 10 partidos políticos “habrá que votar y cambiar el país”.

Hernández expuso: “Sé que esto está difícil, pero tampoco hay que ser pesimistas. Creo que van a surgir alternativas y debemos conocerlas bien. Yo trato de conocer lo más que se pueda de propuestas, aunque eso no lo hice en elecciones pasadas y creo que desde el 2015 para acá me cambió la seriedad de ver las elecciones”.

RELACIONADAS