Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-01-11

Costa Rica y España desarticulan red que secuestró a estadounidense

Los tres presuntos líderes de la banda de secuestradores fueron capturados en Zaragoza gracias a la colaboración con la policía española, indicó el director de la policía judicial costarricense, Walter Espinoza.

Por AFP

Autoridades de Costa Rica y España realizaron este viernes allanamientos simultáneos y detuvieron a 12 personas, en un operativo para desarticular una red sospechosa del secuestro extorsivo de un empresario estadounidense que permanece desaparecido, informó la policía costarricense.

Los allanamientos se realizaron en la ciudad española de Zaragoza (este) y varias localidades alrededor de la capital costarricense, informaron la policía judicial y la fiscalía del país centroamericano.

Los tres presuntos líderes de la banda de secuestradores fueron capturados en Zaragoza gracias a la colaboración con la policía española, indicó el director de la policía judicial costarricense, Walter Espinoza.

Los tres líderes del grupo, un costarricense de apellidos Morales Vega, su madre y su pareja, se trasladaron a España tras el secuestro del empresario estadounidense, ocurrido en septiembre pasado.

La fiscalía de Costa Rica dijo en un comunicado que obtuvo órdenes judiciales para que los tres sean trasladados de España a Costa Rica.

Entre los detenidos en Costa Rica están la abuela y un tío del líder de la banda, así como dos oficiales de la Policía de Tránsito, de apellidos Jirón López y Medrano Vargas.

Durante los allanamientos la policía decomisó armas de fuego, celulares, computadoras, vehículos y papeles con anotaciones, entre otras evidencias, según Espinoza.

El caso se remonta a la noche del 24 de setiembre en la localidad de Granadilla, este de la capital, cuando el estadounidense William Sean Creighton Kopko fue secuestrado por la banda.

Espinoza precisó que los sospechosos siguieron al secuestrado y, con la presunta colaboración de los dos oficiales de tránsito, lo abordaron y trasladaron al sitio de cautiverio, que aún no ha sido determinado.

Los imputados exigieron a sus familiares el pago de casi un millón de dólares en la moneda virtual bitcoin, según la fiscalía.

Tras los hechos, los tres líderes de la red de secuestro se trasladaron a Cuba, donde habrían permanecido más de un mes antes de viajar a Alicante y luego Zaragoza, en España.

RELACIONADAS