Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-01-10
Daniel Ortega (izquierda) junto al exmagistrado sandinista Rafael Solis en una foto del 7 de julio de 2017 en la celebración del 38 aniversario de "El Repliegue". Solis renunció el 8 de enero a su cargo y a la militancia sandinista y se convierte en la salida de más peso desde el inicio de la crisis que vive Nicaragua.

Nicaragua: Magistrado Rafael Solís renuncia a la Corte Suprema de Justicia

Al presentar su renuncia -inmediata e irrevocable- también renuncia a la militancia del FSLN. El exfuncionario también critica abiertamente la política de Daniel Ortega y pide reflexión para parar la crisis política que vive el país desde abril de 2018.

Por estrategiaynegocios.net

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia y hasta ahora leal al gobierno de Daniel Ortega, Rafael Solís, renunció a su cargo dentro de ese poder del Estado, así como su militancia en el Frente Sandinista, tal y como lo informó en una carta enviada al dictador Ortega, su esposa Rosario Murillo y el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

"Presento mi renuncia inmediata e irrevocable a partir de este momento a mi cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y a todos los cargos políticos, incluida la militancia en el FSLN", expresa Solís en su carta.

En la misiva, fechada el 8 de enero, Solís explica que su decisión se debe al manejo que Ortega y Murillo han hecho de la crisis política que vive el país y que ha dejado según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA al menos 325 muertos.

“Ojalá ocurra un milagro y ustedes reflexionen, y retomen la senda del Diálogo Nacional y la verdadera reconciliación del País, pero la historia de Nicaragua nos ha enseñado otra cosa distinta y en este caso se va a volver a repetir la historia y si continúan sembrando vientos van a cosechar tempestades hasta llegar a un final que por la fuerza va a ser inevitable”, escribió Solís, quien acompaña la carta -de tres páginas- con una copia de su cédula de identificación personal.

Solís sostiene que en los últimos nueve meses pensó en enviar su renuncia, pero tuvo sus "dudas" con la esperanza de que en Nicaragua se resolviera la crisis mediante un diálogo nacional.

"En tres diferentes ocasiones, a lo largo de estos nueves meses pensé en enviarle la misma, pero siempre tuve la duda que a través del Diálogo Nacional de la naturaleza que fuera y aun con más acotres y mediadores, el gobierno presidido por ustedes pudiera corregir los graves errores cometidos a lo largo de este período. Sin embargo, finalizó el 2018 y nada de eso ocurrió, más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional, casi total, y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora, en 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz ,la justicia y la reconciliación en nuestro país", dice el ahora exmagistrado en la que se convierte en la primera ruptura de una figura política de peso con los Ortega Murillo.

Con información de Confidencial y El Nuevo Diario

RELACIONADAS