Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-12-27

Max Faingezicht: De un reto digital al éxito empresarial

Ingeniero eléctrico formado en la UCR y el MIT fundó Thrivehive una empresa que trabaja con Inteligencia Artificial y automatización.

Por estrategiaynegocios.net

Max Faingezicht es ingeniero eléctrico por la Universidad de Costa Rica, más adelante estudió administración de negocios en el Instituto Tecnológico Massachusetts (MIT), con un certificado para la innovación y el emprendimiento.

Con esa base académica y una gran creatividad, fundó con tres socios más en el 2011 una
empresa que trabaja con inteligencia artificial y automatización, ThriveHive.
La empresa cuenta con una plataforma de mercadeo cuyo fin es ayudar a pymes en los Estados Unidos con sus estrategias digitales. Al principio tenían 25 colaboradores y facturaban US$1 millón en ventas de suscripciones. En menos de cinco años, vendieron ThriveHive por unos US$12 millones, a Propel Marketing. Faingezicht permaneció como director de tecnología y tiene a cargo la división de ingeniería, sistemas, software de mercadeo y la oferta de publicidad y anuncios.

“El 2018 ha sido un año de gran crecimiento profesional. Hemos aumentado las ventas de ThriveHive de US$14,4M en el tercer trimestre de 2017 a US$20,9M en el tercer trimestre de 2018. A su vez, hemos crecido nuestra clientela significativamente, contamos con más de 12.000 clientes, en parte gracias a nuestra inversión en desarrollo e investigación, la cual nos permite mantenernos a la cabeza de una industria que continúa avanzando muy velozmente”, afirmó.

El empresario destacó que esos números los obligan a aumentar la responsabilidad para su
equipo de ingeniería y sistemas, pues siempre tienen que ofrecer un producto de alta calidad a
todos sus clientes.

DATASCIENCE, NUEVA APUESTA

Un área específica en la cual se enfocaron durante el 2018 fue en su equipo de ciencia de datos (data science), en el cual están construyendo un asistente de mercadeo digital automatizado, que le ayuda a cada empresa por medio de recomendaciones personalizadas y acciones a tomar en la aplicación. “Aquí lo innovador es el uso de inteligencia artificial y procesamiento natural del lenguaje (NLP), para permitir la comunicación entre nuestros clientes y nuestra base de conocimiento de mercadeo a través de mensajes con un chatbot”, precisó Faingezicht.

Las cosas no quedan ahí, a finales del 2017 completaron la adquisición de una compañía en
Denver (Perch by ThriveHive https://www.perchapp.com/ ). “Esto me permitió ver el proceso desde el otro lado de la moneda y a lo largo del 2018 he continuado muy involucrado con nuestras iniciativas de M&A (Mergers and Acquisitions), trabajando de cerca con bancos de inversión y emprendimientos en el área de mercadeo digital”, agregó.

“Con la adquisición de Perch, inauguramos una sede de tecnología en Denver, lo cual conlleva
nuevos retos de liderazgo e integración con un equipo remoto. Hemos tenido suerte al encontrar una compañía que compartiera nuestra visión, valores y cultura. Esta adición trae consigo 500.000 pymes como usuarios a nuestro ecosistema y nos permite continuar avanzando”.

thrivehive-online-marketing(800x600)

¿POR QUÉ NOS INSPIRA?

PIENSA EN GRANDE. Hace 9 años Faingezicht viajó a Estados Unidos, al MIT. Allá hizo una pasantía en Amazon y trabajó con startups. Con 36 años de edad, ya graduado del MIT y como un empresario destacado, sigue participando en esa institución en apoyo a estudiantes y como evaluador en competencias de emprendimientos.

Ahora que tiene su camino recorrido, vuelve su mirada y asegura que lo que más le inspira de Costa Rica y de la región en general, es el nivel de creatividad y la capacidad de innovar que se tiene. “También tenemos un gran espíritu emprendedor, el cual nos permite tomar esas ideas y ponerlas en práctica para solucionar los problemas que vemos a nuestro alrededor”, destacó.

“Estamos en un momento crítico a nivel histórico en la curva de adopción de la tecnología, donde países como el nuestro en el que tenemos el talento, la educación y las ganas de emprender, van a tener oportunidades que nunca habíamos visto. Tenemos la combinación perfecta para generar muchos casos de éxito de startups latinoamericanas que se van a convertir en grandes compañías con reconocimiento a nivel mundial”, destacó el empresario.

“Está en nosotros crear el ambiente que permita que estas ideas y emprendimientos florezcan y crezcan para ayudar al crecimiento económico de la región y su población. Y para quienes todavía están comenzando -estimó Faingezicht-, creo que tenemos que permitirnos pensar en grande, establecernos en la región, pero siempre tener la visión de apuntar a mercados más allá de nuestros países”.

RELACIONADAS