Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-09-29

Nicaragua: Ortega califica de injerencista a proyecto de sanciones de EEUU

EEUU inició un proceso legislativo para sancionar a la administración de Ortega por las denuncias de violaciones a los DDHH ocurridas en la represión a las protestas iniciadas el 18 de abril pasado, que dejan más de 320 muertos.

Por AFP

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió este sábado que el proyecto de sanciones que el Congreso de Estados Unidos discute contra su gobierno es "injerencista" y dañino para la economía del país centroamericano.

Estados Unidos sigue "con una política injerencista, irrespetuosa de las leyes internacionales", criticó Ortega durante un masivo acto en la capital, en alusión a la iniciativa conocida como Nica-Act (Nicaragua Investment Conditionality Act), que propone condicionar los préstamos internacionales a Nicaragua.

"Yo le digo a los congresistas y senadores norteamericanos que están votando a favor de esa ley injerencista que lo que vienen es simplemente a hacerle daño a la economía del país", indicó el mandatario en una ceremonia que presidió junto a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El miércoles, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó adherir a la Nica-Act, que contempla sanciones económicas y migratorias a funcionarios y allegados al gobierno nicaragüense.

Según expertos locales, Estados Unidos inició un proceso legislativo para sancionar a la administración de Ortega por las denuncias de violaciones a los derechos humanos ocurridas en la represión a las protestas iniciadas el 18 de abril pasado, que dejan más de 320 muertos.

"Quieren con esta ley afectar a Nicaragua porque piensan que con esa ley el pueblo nicaragüense va a correr a ponerse de rodillas, y no se dan cuenta que este es un pueblo que ni se vende ni se rinde", dijo Ortega.

"Deberían reflexionar un poco los congresistas y senadores norteamericanos", agregó.

"Deben entender que ese no es el camino" y que "con acciones de ese tipo jamás se van a ganar el respeto del pueblo de Nicaragua".

Ortega habló ante miles de partidarios que se reunieron en Managua bajo la lluvia para expresar su respaldo al gobierno frente a manifestaciones opositoras que piden la dimisión del mandatario y adelantar los comicios de 2021 a 2019.

El gobierno acusa a los opositores de "golpistas" y rehúsa reiniciar un diálogo con los sectores que participan en las protestas. El viernes además se declararon ilegales a las marchas de la oposición.

En la tarde del sábado antimotines de la policía nicaragüense reprimieron a opositores con bombas aturdidoras y a golpes.

Entre los golpeados figura un periodista de video de AFP, Luis Sequeira, quien recibió un fuerte culatazo de escopeta en la pierna cuando cubría la manifestación, mientras que a otro reportero le dañaron la cámara y le quitaron su casco de protección.

Cuando trataba de salir de "la zona me agarró un policía y me golpeó fuerte con la escopeta en la pierna derecha", contó Sequeira a la AFP.

Los policías estaban armados y con el rostro cubierto con pasamontañas negros se concentraron temprano en la rotonda Cristo Rey de Managua, desde donde partiría la marcha "Nicaragua en rebeldía", para impedir que los opositores se reunieran.

Ante el asedio policial, los manifestantes decidieron iniciar su recorrido en un punto cercano, donde también fueron acorralados y perseguidos por varias patrullas repletas de antimotines hasta un barrio cercano llamado El Riguero, constató un equipo de AFP.

RELACIONADAS