Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-06-25
commercial illustrator

BID: polarización bloquea mejoras en estadísticas de El Salvador

En noviembre de 2016 se venció el plazo para aprobar un préstamo del BID que fortalecería a la Digestyc.

Por El Mundo (El Salvador)

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aseguró en un reciente informe que la polarización política impide que El Salvador fortalezca su sistema de estadísticas nacionales y logre crear un instituto autónomo, con la capacidad suficiente para cumplir a cabalidad sus funciones.

“La polarización política impide el apoyo y la concertación de políticas programáticas por ambos partidos. Cada partido ha presentado propuestas de reforma de la estadística y (…) han sido bloqueadas por sus rivales”, indicó el organismo en el reporte “¿A quién le importa saber?: La economía política de la capacidad estadística en América Latina”, que incluye un diagnóstico de 10 países de la región, entre ellos El Salvador.

El BID consideró que el país está de acuerdo en que sus estadísticas nacionales son débiles y que la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc), adscrita al Ministerio de Economía (Minec), enfrenta limitaciones. Durante su turno en el Ejecutivo, ARENA y el FMLN han diseñado anteproyectos de ley para corregir estas deficiencias, pero no la oposición no han apoyado estas iniciativas “aun cuando ambos partidos reconocen su importancia”, insistió. Estos choques, continuó, no permitan que se discutan y acuerden políticas de Estado.

Préstamos entrampados

La crítica del Banco Interamericano surge justo cuando el país no da una señal clara sobre el próximo censo de población, que sería financiado por el organismo con un préstamo de $40 millones.

En mayo pasado, el director de la Digestyc, Evaristo Hernández, reiteró la importancia de obtener recursos para realizar este ejercicio, pues El Salvador necesita actualizar los datos arrojados en el último ejercicio de esta naturaleza, que se realizó en 2007.

Días después de las declaraciones de Hernández, la representante del organismo en El Salvador, Carmiña Moreno, dijo a Diario El Mundo que en ese momento se habían enfocado en lograr que la Asamblea Legislativa ratificara un crédito de $350 millones para financiar el presupuesto de 2018, uno para salud pública por US$170 millones y otro para apoyar a la administración tributaria, que asciende a US$30 millones.

“Estamos dando prioridad a unos proyectos que tenemos aprobados (es decir, que solo restaba la ratificación de la Asamblea) y miraremos las señales que nos dará el Gobierno para avanzar (en el préstamo del presupuesto)”, indicó la funcionaria.

Estos créditos se aprobaron en días recientes, pero formaban parte de una lista de contrataciones de deuda pública cuya negociación no logra avanzar en la Asamblea, al punto de que algunos – un total de US$438.5 millones, según el Ministerio de Hacienda – ya cumplieron el plazo para su aprobación. Entre ellos está uno de US$13.5 millones, también del BID, para fortalecer el sistema estadístico nacional, cuyo plazo venció el 30 de noviembre de 2016.

RELACIONADAS