Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-04-25

Nicaragua: Gioconda Belli pide renuncia de la pareja presidencial

Belli, quien fue allegada a la primera dama, consideró que la desconfianza popular hacia Ortega y Murillo es insuperable, por lo cual su renuncia es 'la única salida decente y digna que les queda'.

Por AFP

La escritora Gioconda Belli afirmó este miércoles que la única solución a la crisis desatada por las protestas en Nicaragua, que dejaban 34 muertos hasta el momento, es que el presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo renuncien al poder.

Belli, quien fue allegada a la primera dama, consideró que la desconfianza popular hacia Ortega y Murillo "es insuperable", por lo cual su renuncia es "la única salida decente y digna que les queda".

"El pueblo, presidente, les pide que renuncien. Sin que muera nadie más, sin obligar a los nicaragüenses a volver a las calles, deben renunciar. Fracasaron, se sobrepasaron. Humildemente acéptenlo y renuncien", escribió Belli en un artículo para la publicación digital El Confidencial.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) aceptó el martes ser "mediador y testigo" en un diálogo convocado por Ortega el sábado, pero exigió condiciones de cesar toda violencia, liberar detenidos y eliminar el bloqueo a medios de comunicación.

"¿Qué diálogo puede haber con ellos (Ortega y Murillo) cuando no creemos en su disposición de acatar verdaderamente la voluntad del pueblo? ¿Quién será el garante de que se cumplirá lo que se acuerde cuando hemos visto a Daniel Ortega ignorar los acuerdos y compromisos que firmó para llegar al poder?", cuestionó Belli.

La autora de "Mujer Habitada" consideró que Ortega y Murillo "no son lo que queremos para nuestro país. Se les dio la oportunidad pero no fueron dignos: los acabó la ambición, los cegó el mesianismo, la arrogancia de sus propias interpretaciones".

Belli, quien fue militante sandinista y renunció en la década de 1990, es miembro del llamado Grupo de los 27, integrado por intelectuales y académicos que han demandado cambios en el sistema democrático desde 2016, antes de las elecciones en que Ortega fue reelegido para un tercer mandato.

RELACIONADAS