Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-02-04

Panamá lanza licitación para optimizar el espacio aéreo

La Autoridad Aeronáutica Civil contrata un estudio para optimizar las rutas que usan las aerolíneas en el espacio aéreo panameño. El estudio debe proyectar el movimiento de pasajeros y aviones desde y hacia Panamá hasta el año 2028.

Por La Prensa (Panamá)

El aumento de vuelos en Tocumen y otras terminales del país lleva al límite los canales por los que se mueven los aviones.

El estudio, que se contrata por medio de una licitación, busca rediseñar las entradas y salidas de los aeropuertos internacionales, para elevar el número de operaciones por hora. Al llamado acudieron algunos gigantes de la aviación internacional.

Diariamente, más de 400 operaciones entre despegues y aterrizajes se realizan desde las diferentes terminales aéreas del país. A esto hay que sumarle los vuelos internacionales que pasan por jurisdicción panameña con rumbo a otros destinos y que anualmente transportan más de 20 millones de personas.

La llegada de nuevas aerolíneas y el aumento de vuelos desde el Aeropuerto Internacional de Tocumen está llevando al límite los canales utilizados por las aeronaves para moverse por el espacio panameño.

El llamado que hizo la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC) a finales del año pasado para contratar el estudio que ampliará el uso de las rutas aéreas fue escuchado por importantes actores del sector.

A la reunión para aclarar las dudas relacionadas al pliego de condiciones que se utilizará en la licitación llegaron representantes de Boeing, uno de los mayores fabricantes de aviones del mundo, Lufhtansa Consulting, filial de la aerolínea alemana Lufhtansa, Indra, Panamá Hardware, Sofratesa, Iner Consulting, Tetratech, ANPC, Egis, Navblue, Thales, Steer Davies Gleave, Inmaquia y de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Alfredo Fonseca Mora, director de la AAC, comentó que el espacio aéreo panameño es finito y advirtió que se está llegando a un punto de saturación en las horas de mayor tráfico.

Tocumen es la terminal con mayor movimiento de aviones y personas, con 40 mil pasajeros al día en promedio, pero el tráfico también ha crecido en otros aeropuertos como Panamá Pacífico, antigua base militar de Howard, donde operan las aerolíneas de bajo costo Wingo, filial de Copa Airlines, y Viva Colombia.

Adicional, está la operación del principal aeropuerto doméstico, Marcos A. Gelabert de Albrook, desde donde salen vuelos a la ciudad de David, provincia de Chiriquí; Isla Colón, en Bocas del Toro; y las islas de la Comarca Guna Yala, entre otros puntos.

En esta terminal Air Panamá también tiene su centro de operaciones de vuelos internacionales a Colombia, Costa Rica y otros puntos en el Caribe.

Así mismo, los vuelos chárter procedentes de Canadá se han incrementado en el aeropuerto de Río Hato, provincia de Coclé.

De acuerdo con el director de la AAC, el estudio que se contratará por medio de la licitación tiene como fin primordial rediseñar las entradas y salidas de todos los aeropuertos internacionales del país.

“Este rediseño permitirá manejar más aviones en el mismo espacio aéreo”, comentó el funcionario, que recientemente viajó a Marruecos para firmar el primer acuerdo de transporte aéreo con una nación africana y que permitirá las operaciones comerciales entre ambos países.

INQUIETUDES

Durante la reunión de homologación, la mayoría de las preguntas se enfocaron en el financiamiento y referencias bancarias que deben presentar las empresas.

En el caso de Boeing, el fabricante quería saber si las referencias bancarias podían ser de una entidad que no opere en Panamá y si sería factible que las empresas que no necesitan financiamiento externo para ejecutar el contrato, se les excluyera de cumplir con este requisito.

De acuerdo con estimaciones del ente regulador de la aviación en el país, la implementación del rediseño y la capacitación del personal panameño tendría un costo de 8 millones de dólares y el contratista contaría con 4 años para ejecutar el contrato. No obstante, al transcurrir los primeros 18 meses después de que se dé la orden de proceder, el contratista debe realizar acciones para ampliar el uso del espacio aéreo, que limita al sur con Ecuador y al norte con Jamaica.

Dentro del estudio deben incluirse las operaciones de la nueva terminal de pasajeros de Tocumen y hacer una proyección del tráfico de pasajeros y aviones desde y hacia Panamá hasta el año 2028.

En la homologación las empresas solicitaron que se incremente el pago anticipado que dará la AAC hasta un 20% del monto total del contrato, así como que se cambie la fecha de entrega de propuestas. Esta última sugerencia ya fue admitida por la institución y postergó hasta el 19 de marzo el acto de propuestas, 20 días después de la fecha original.

Representantes de líneas aéreas comentaron que Panamá ya está retrasado en comparación con otros países en la optimización de su espacio aéreo.

De no tomar acciones rápidas, el país perdería competitividad debido a las demoras que ya se registran en el despacho y entrada de vuelos, que ocasionan pérdidas millonarias a las aerolíneas ya que deben utilizar más combustible en tierra o en el aire a la espera de la orden de avanzar.

Colombia hizo hace dos años lo que ahora pretende ejecutar la AAC y elevó hasta 100 las operaciones aéreas que puede realizar por hora, mientras que Panamá, que cuenta con un mayor número de vuelos internacionales, está encajonada en 40 aterrizajes y despegues cada 60 minutos.

RELACIONADAS