Tecnología
Fecha de publicación: 2017-08-11

¡Robots al volante! ¿Nos quitarán destreza de conducción?

La tecnología de conducción asistida, que busca mejorar la seguridad vial, está teniendo una consecuencia no prevista: mermar las habilidades de conducción de las personas.

Por Bloomberg

Si su auto puede frenar en una emergencia y controlar los ángulos ciegos, ¿hará eso que se convierta usted en peor conductor? Los fabricantes de automóviles temen cada vez más que sí.

La tecnología de conducción asistida que hace permanecer a los autos en sus carriles, mantener una distancia segura de otros vehículos, advertir sobre tráfico no visto y frenar para evitar colisiones traseras se está propagando velozmente desde los vehículos de lujo a los Honda, Nissan y Chevy de a diario. Pero estas ayudas automáticas que mejoran la seguridad están teniendo una consecuencia no prevista: merman las habilidades de conducción.

“Existe un gran temor de que las personas se despreocupen y es algo que actualmente tratamos de controlar”, dijo Adrian Lund, presidente del Instituto de Seguros para la Seguridad Vial. “Todo lo que hacemos que facilita más la tarea de conducir significa que las personas prestarán un poco menos de atención mientras conducen”.

Para los fabricantes de automóviles que tratan de resolver el deterioro de las habilidades de los conductores, es muchísimo lo que está en juego. Las muertes viales en Estados Unidos crecieron un 14% en los dos últimos años, en tanto más de 40,000 personas murieron en accidentes en 2016.

Si bien esto es atribuible, en parte, a la velocidad y las rutas más congestionadas, la distracción es otra responsable clave. Datos publicados por el Gobierno federal muestran que la manipulación de dispositivos manuales mientras se conduce, como enviar y recibir textos o navegar la web, se ha incrementado.

Las funciones semi-autónomas que son los componentes de los vehículos automáticos del mañana fueron pensadas para compensar la falta de atención detrás del volante. Es posible, empero, que estén dando lugar a que los conductores depositen demasiada confianza en la nueva tecnología.

Efectos colaterales

La industria automotriz está “aterrada” con respecto a los aspectos no deseados de sus nuevas y populares funciones, y las compañías se pelean por encontrar maneras de que los conductores permanezcan atentos en vez de estar pegados a sus teléfonos inteligentes, dijo Mark Wakefield, director ejecutivo y responsable de práctica automotriz en la firma consultora AlixPartners LLP.

General Motors Co. está instalando tecnología de seguimiento ocular en la función Super Cruise que llegará a los modelos Cadillac este mismo año, que permite a los conductores apartar las manos del volante pero que les exige mirar el camino. ProPilot Assist de Nissan Motor Co. mantiene el auto centrado y lo frena en su carril si el conductor pasa más de 30 segundos sin tomar el volante.

Tesla Inc. implementó el año pasado límites a la posibilidad de que los conductores avancen manos libres mientras utilizan el sistema Autopilot de la compañía.

“Se puede ser conservador en el diseño y poner un acento mayor en la seguridad que en la comodidad para proteger a los consumidores de sí mismos, lo cual evidentemente es necesario, pero no toda la industria lo hará”, dijo Wakefield. “De esa manera usted hace lo correcto, pero no vende un solo auto”.

Los científicos de Toyota Motor Corp. reconocen que la nueva tecnología está cambiando la forma de conducir y ha iniciado estudios con grandes universidades para averiguar cómo podrían evolucionar los hábitos de conducción.

RELACIONADAS