Opinion
Fecha de publicación: 2018-07-04
  Ver Fotogalería

La huella de la Inversión Extranjera Directa en Costa Rica

En Costa Rica, los flujos de entrada de la IED crecieron a tasas anuales superiores al 5% en los últimos diez años, han financiado casi todo el déficit de la cuenta corriente y representan cerca del 6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Por Sandro Zolezzi*

Para muchos países en desarrollo, la inversión extranjera directa (IED) se ha convertido en la mayor fuente de recursos externos, superando por mucho los montos entregados para asistencia desde organismos multilaterales, las remesas de nacionales en el exterior y los flujos de inversión en bonos soberanos. En 2016, más del 40% de los cerca de US$1.750 miles de millones del flujo mundial de IED, se recibió directamente por los países en desarrollo, proveyéndoles mucho del capital privado que sus economías necesitaban.

En Costa Rica, los flujos de entrada de la IED crecieron a tasas anuales superiores al 5% en los últimos diez años, han financiado casi todo el déficit de la cuenta corriente y representan cerca del 6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, lo que más interesa conocer es el impacto multiplicador de este flujo de capital en las exportaciones (X) -ver recuadro en la otra página- de bienes y servicios, en el producto interno y, sobre todo, en la creación de 13.754 empleos formales, al cierre del 2017. Para ello, lo primero que hay que entender es que no toda la inversión de este tipo viene a Costa Rica por los mismos motivos. La motivación económica de cada proyecto de inversión extranjera explica cuáles factores de las economías anfitrionas son más relevantes en la atracción de este sector.

Se agrupa generalmente en tres tipos:

a) La que se orienta a satisfacer el mercado local.
b) La que busca recursos naturales.
c) La que apuesta por eficiencias y acceso a mercados (Dunning, 1993).

Para la inversión orientada a satisfacer el mercado doméstico, el atractivo fundamental de una economía es el tamaño del mercado local.

Ejemplo típico es la IED de la industria farmacéutica que llega a Brasil para satisfacer la demanda de 200 millones de personas En el caso de la inversión extranjera directa que busca explotar recursos naturales, el determinante económico fundamental es la disponibilidad de tales elementos en la economía receptora. Este es el caso de cerca del 60% del flujo de entrada de IED en el sector de minería extractiva que recibe Chile.

Finalmente, para la IED que busca eficiencia y acceso a mercados, el factor económico esencial es la disponibilidad de mano de obra de bajo costo en relación con su productividad. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de los recursos naturales o del tamaño del mercado, la eficiencia, el acceso a mercados y la competitividad no
son un dato para los países, sino ventajas que se crean mediante políticas públicas adecuadas (Cubero, 2006).

El respaldo a los incentivos

El reciente estudio sobre competitividad global de la inversión publicado por el Banco Mundial (2017) arroja resultados clarificadores.

Las 754 entrevistas realizadas a ejecutivos de empresas multinacionales con inversiones en países en desarrollo dicen que, los inversionistas involucrados en IED orientada a la exportación y en búsqueda de eficiencia, valoran mucho más, que cualquier otro tipo de inversionistas, los incentivos, acuerdos comerciales, los encadenamientos y los servicios que brindan las agencias promotoras de inversiones.

Las exenciones fiscales son importantes para el 64% de inversionistas enfocados en inversión extranjera directa en busca de eficiencia, comparado con el 47% involucrado en otros tipos de IED.

Los servicios que brindan las agencias promotoras de inversiones son calificados como “importante” por alrededor del 50% de inversionistas con IED en busca de eficiencia, mientras que alrededor del 33% de inversionistas del sector con otros fines los califican con el mismo rango.

La IED que busca en Costa Rica eficiencia y acceso a mercado es sensible positivamente a los incentivos fiscales, a la existencia de una buena base de proveedores locales (encadenamientos namientos), a nuestra red de tratados de libre comercio y a los servicios que brinda la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE), agencia a cargo de atraer la inversión extranjera directa a Costa Rica. Esto representa en promedio el 33% de todo el flujo de IED en el país, anualmente, y tiene efectos multiplicadores muy destacados en las exportaciones totales, las exportaciones de servicios y en la creación de empleos formales.impacto red(800x600)

Aportes a la Economía

Este cuadro visualiza los efectos multiplicadores en la economía de Costa Rica gracias a la IED. Los resultados son resultado de varios modelos econométricos con series de datos desde 1991 al 2016 y lo desarrolló CINDE en setiembre de 2017. Se destaca que, por cada dólar adicional de IED de las empresas extranjeras que llegan al país en búsqueda de eficiencia y acceso a mercados, y cuyo determinante económico es la disponibilidad de capital humano productivo, el PIB crece en US$5,1 adicionales, las exportaciones totales suben en US$13,6 adicionales y las exportaciones de servicios suben en US$6.2 adicionales.demanda cinde.1(800x600)

En términos de empleo formal creado, la IED que se promociona en el país genera 10 nuevos empleos formales por cada US$1 millón de IED adicional, lo que representa un 67% mayor que el efecto multiplicador sobre el empleo del resto de la inversión extranjera directa que llega a Costa Rica.

Este sector aporta una huella indeleble de desarrollo, progreso y bienestar en el país.

Los sitúa entre los más exitosos en atracción de IED en el mundo. Sin embargo, la evidencia también muestra que estamos perdiendo esa ventaja competitiva con respecto a nuestros competidores. La productividad de nuestro capital humano sube más lento que su costo. Cada vez es más difícil encontrar graduados de carreras de las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM por sus siglas en inglés) con domino del idioma inglés y con otras habilidades demandadas por las empresas extranjeras.

CINDE tiene una trayectoria de 35 años gracias a que Costa Rica fue el primer país de América Latina en crear una agencia de promoción de inversión extrajera que hoy es número uno en el mundo (ITC, 2017), y también, fue la primera en atraer IED de media y alta tecnología. Por ello, es importante reaccionar ante la agresiva competencia por los mismos flujos de inversión extranjera directa que atrae Costa Rica, en un entorno internacional que cada vez tiene menos aliados.

*El autor es economista y gerente de Investigación de la Agencia de Promoción de Inversiones de Costa Rica (Cinde).

RELACIONADAS