Opinion
Fecha de publicación: 2017-08-16
Las empresas deben comenzar a unirse entre sí para que sus esfuerzos logren resultados de gran impacto. (Foto: iStock).

Aspecto Ambiental, desafío de la sociedad y la RSE

El empresario centroamericano cada vez más es consciente de las tendencias mundiales como lo plasma la Agenda 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Por: Yusuf Amdani*

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) tiene su enfoque que varia dependiendo de la visión de la empresa, y si de algo nos hemos dado cuenta día con día, es que la RSE tiene límites insuperables cuando comparamos las acciones que se realizan con la filantropía.

Trabajamos continuamente para que las empresas aseguren que su programa de RSE coincida con el modelo de su negocio, puesto que, para que los proyectos sean sostenibles, todo debe realizarse en un ámbito ganar-ganar.

La tendencia actualmente es que la RSE se sigue expandiendo a otros negocios, las empresas multinacionales comienzan a incluir dentro de sus requisitos para trabajar en conjunto, que su cadena de valor estén trabajando en un ambiente saludable, con políticas específicas que fomenten la transparencia y el respeto a los derechos humanos.

El empresario centroamericano cada vez más es consciente de las tendencias mundiales como lo plasma la Agenda 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por lo que su entorno también se ve afectado, la RSE tiene más visibilidad por su relación paralela con las normativas internacionales como la Norma ISO 26000, el Pacto Global, el Global Reporting Initiative, entre otros.

En todo camino existen desafíos, y como es de saber, los impactos causados por el cambio climático han venido acentuándose gradualmente y ese precisamente, es uno de los retos que la RSE está enfrentando. Las empresas deben comenzar a unirse entre sí para que sus esfuerzos logren resultados de gran impacto.

El reto consiste también, en educar a nuestros niños y niñas, formándoles en reducir el impacto negativo en el medio ambiente, protegiéndolo y cuidándolo, y que, comprendan que es una acción que tiene sus efectos a largo plazo pero que tendrá diversas recompensas entre ellas el bienestar, la salud y el mantenimiento de las especies de fauna y flora.

Hay diversas alternativas con las cuales las empresas pueden comenzar a trabajar, una de ellas es el voluntariado corporativo o mediante sus fundaciones, a través de estas actividades involucran a sus colaboradores y familiares que inculcan una conducta sostenible. Algunas veces estas actividades echan mano de la tecnología para acercarnos y sensibilizarnos sobre este tema.

Si deseamos un hábitat más sostenible, respetuoso y saludable, comencemos a trabajar unidos.

*Presidente Fundahrse

RELACIONADAS