Opinion
Fecha de publicación: 2017-08-02

Medidas económicas que llegan a destiempo en Costa Rica

Este martes Luis Guillermo Solís hizo alarde de su “hora tica” para anunciar la grave situación que está viviendo el país en liquidez y déficit fiscal. El Ejecutivo Nacional, que ha sido avisado, advertido y aconsejado para que tome medidas drásticas sobre el cálculo de sus presupuestos (con incrementos hasta de doble digito en los últimos años), se ha hecho “de la vista gorda” para no tener la iniciativa de “meter tijera”. Hasta ahora.

Por: Daniel Suchar Zomer*

Los costarricenses son conocidos como aquellos ciudadanos que viven el “Pura Vida” y no le hacen mucha “Oda al tiempo” que se diga. Es típico encontrar la expresión de “voy llegando” cuando en realidad, ni han salido de sus lugares de origen. La famosa “Hora Tica” es parte del vivir de los ticos y representa sencillamente la dejadez hasta última hora de hacer las cosas y experimentar que todo salga bien.

Bueno, con base en lo anterior; el pasado día martes 1 de agosto, la presidencia de la república de Costa Rica hizo alarde de su “hora tica” para anunciar la grave situación que está viviendo el país en términos de liquidez monetaria y por supuesto, el famoso Déficit Fiscal que, en estos momentos, rompe la barrera de los 6,1% como proyección de este año 2017.

Apenas sin cumplir una semana en la que el Banco Central de ese país realizara la rueda de prensa para comunicar su revisión del Plan Macroeconómico del país (OJO, por ley de la entidad, lo realiza todos los julio de cada año); mostró nuevamente síntomas que la recolección fiscal del país no va por buen camino, y lo peor, es que para el año que viene (2018), la cosa se pone peor con su estimación del 6,6%.

Pero no todo queda en esos números macroeconómicos. El Ejecutivo Nacional, que ha sido avisado, advertido y aconsejado para que tome medidas drásticas sobre el cálculo de sus presupuestos (con incrementos hasta de doble digito en los últimos años); se ha hecho “de la vista gorda” para no tener la iniciativa de “meter tijera” a aquellos gastos innecesarios para el sector público o bien, aquellas convenciones colectivas que desangran al aparato gubernamental.

También le interesa: Un “valor agregado” para rescatar la economía de Costa Rica

En la tardía rueda de prensa, el presidente Luis Guillermo acaba de reconocerle al entorno nacional e internacional, que las llamadas de atención son ciertas y que, para este momento, está dispuesto a utilizar la tijera en ciertos campos donde se le es permitido. Y se dice esto, pues acaban de pronosticar para el próximo año (periodo donde habrá cambio de gobierno) que el presupuesto 2018 tendrá 0% de incremento (para que el gobernante que llegue muera con lo que hay) y que, a su vez, de lo que queda del 2017; ya prácticamente el 95% del mismo está comprometido. Por lo tanto, el campo de maniobra es prácticamente un 5% queriendo decir… Muy poco que recortar.

Por otro lado, aprovechar la “llorada” para decir finalmente que es importante el paquete de impuestos (pasar del 13% de Ventas a un 15% en Valor Agregado); es dejarle el mínimo chance electoral al candidato del Partido Acción Ciudadana (de donde es Luis Guillermo) sin muchas opciones de reelegir dicha tolda política.

Entonces, la solución más viable que se tiene es recurrir a los “eternos salvavidas” de los famosos préstamos externos o de las colocaciones de bonos soberanos; que prácticamente vienen siendo lo mismo, pero con diferentes etiquetas. Ya con esto, los gobiernos sucesores a la administración Solís Rivera tendrán que pagar los costos de estas decisiones heredadas por malos hábitos gerenciales.

A lo anterior, hay que añadirle que las tasas de interés internas del mercado costarricense están sufriendo alzas importantes (Tasa de Política Monetaria en 4,50% actualmente. Tasa Básica Pasiva en 5,95% pero con Tasas Activa por el orden del 18%), poniendo en suspenso los préstamos para dinamizar la economía del país, que, conjuntamente con un pronóstico a la baja del crecimiento del país en PIB (3,8% para 2017), compromete mucho a la nación en un mediano plazo.

Por otro lado, no se debe olvidar que la Inversión Extranjera Directa sigue de cerca las reformas laborales (más trabas para los empleadores más allá de altas cargas sociales) y fiscales del país (más impuestos); lo cual, entre más altas se vuelvan dichas situaciones, se estaría presentando un problema en déficit en Cuenta Financiera de la Balanza de Pagos; que conllevaría a ser atendida con endeudamiento externo. Y a esto, sumarle que la Calificación de Riesgo País (BB-) podría verse degradada por no cumplir o manifestar mejorías en sus reformas fiscales.

También le interesa: IED se desaceleró en 2016 en Costa Rica

Las consecuencias más próximas a este “posible endeudamiento” externo, es que prácticamente Costa Rica se convertirá en un “Océano de Dólares”, beneficiando a las tasas de interés en esa moneda, a importadores (tasa de cambio estable o posiblemente, hacia la baja) y por supuesto, a todas aquellas personas que deseen endeudarse en dicha moneda. Del lado contrario, los exportadores y el sector turismo se verán afectados contrariamente pues sus costos en colones seguirán siendo los mismos y los ingresos en dólares serán menores (pues el país se podría tornar caro cuando hay exceso de moneda norteamericana).

De todo lo anterior, lo más triste es que el “cuento del lobo” ya se venía contando al Ejecutivo Nacional desde hace varios días, meses, y años… Pero sin tener respuesta clara y honesta de la Presidencia de la Republica. En estos momentos, todas estas medidas pueden ser comparadas en colocar una curita a una herida profunda, pero sin sanar dicha herida.

Lo que debe hacer Costa Rica, es plasmar un plan a mediano y largo plazo, para que estos huecos de liquidez puedan cerrar sus brechas e ir construyendo un mejor país para todos los ticos. No es un secreto para nadie que las medidas tomada a destiempo, van a funcionar a corto plazo; pero el mundo sigue girando y los costarricenses deben ver más allá del 2018.

*Analista Económico. Profesor Universitario.

RELACIONADAS