Opinion
Fecha de publicación: 2017-08-01
Las empresas deben entender que las inversiones sociales no generan efectos en el corto plazo y que la RSE no es una moda. (Foto: Archivo).

Despacito, pero avanzando en RSE

Las empresas hondureñas están empleando un rol más social en las economías.

Por: Roberto Leiva*

Desde hace unos años hemos escuchado de famosos filántropos como Bill y Melinda Gates, Mark Zuckerberg, Brad Pitt, entre otros, ellos como los demás han obtenido resultados mediante sus innovaciones, donaciones, fundaciones y proyectos que, sin duda alguna han cambiado el rumbo de los problemas sociales a nivel mundial.

El altruismo siendo una tendencia positiva pero no propositiva, viene a diferenciarse poco a poco de la Responsabilidad Social, la cual, al igual que la filantropía, busca el bien de las sociedades, pero éste lo hace de manera sistemática u organizada, que al final sus resultados se traducen en una economía y negocios autosostenibles en el tiempo.

El “Estudio de Línea Base Sobre Inversión Social y Filantropía” realizado entre julio y diciembre en el 2015 por Integrarse y las asociaciones de Responsabilidad Social en cada país, con base de 131 compañías de Panamá, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua; Honduras tuvo la participación del 38% de respuesta, el más alto en Centroamérica.

El estudio revela que las empresas hondureñas están empleando un rol más social en las economías, de manera que están generando empleo, cumpliendo legalmente, haciéndose cargo de sus impactos negativos, en fin, encaminándose al desarrollo sostenible.

También se detectó que existe una fuerte práctica generalizada de hacer inversiones sociales, sin embargo éste se ha realizado de manera desordenada y que persiste aun la filantropía. Los temas principales de inversión social son: la educación, ambiente y salud, formando un monto a nivel regional de US$134 millones invertidos socialmente en promedio de los últimos 3 años.

A nivel regional, el estudio “Las empresas como agentes de progreso económico y social en Centroamérica” de ICCO Cooperación, observa que las empresas que desarrollan acciones de RSE se enfocan principalmente en temas de derechos humanos y medio ambiente. De la misma forma, se expresa que se hace un énfasis en la provisión de recursos y no el desarrollo de condiciones que faciliten el uso de las capacidades de las personas.

Uno de los avances más significativos y recientes en la región, es que en junio, Costa Rica se convirtió en el primer país centroamericano en aprobar una Política Nacional de Responsabilidad Social Empresarial. Esta iniciativa busca generar sinergias entre los diferentes actores del desarrollo, así como involucrar y sensibilizar a la población sobre su importancia, asumiendo el gobierno, un papel en la promoción y fomento de la RSE.

Es importante destacar que, a nivel general existen debilidades o retos por sobrepasar, se trata de que las empresas entiendan que las inversiones sociales no generan efectos en el corto plazo y que la RSE no es una moda, por otro lado, que la medición de estos impactos es crucial para la sostenibilidad. Afortunadamente tenemos las nuevas generaciones de empresarios y directivos que son más sensibles a éstos temas y que, como consumidores son más demandantes.

Puede ver el informe regional y de Honduras aquí: http://fundahrse.org/centro-de-medios/recursos/

*Director ejecutivo de Fundahrse

RELACIONADAS