Opinion
Fecha de publicación: 2017-07-10
German Chancellor Angela Merkel greets US President Donald Trump at the start of the G20 meeting in Hamburg, northern Germany, on July 7.
Leaders of the world's top economies will gather from July 7 to 8, 2017 in Germany for likely the stormiest G20 summit in years, with disagreements ranging from wars to climate change and global trade. / AFP PHOTO / AFP PHOTO AND POOL / LUDOVIC MARIN / SOLELY FOR REUTERS

Un histórico G20 que pasa a un G19 + 1

La política económica de los EEUU no está siendo bien vista por “los 19” que también conforman el Foro internacional. A partir de este 2017, ya se puede hablar de un foro internacional donde hay 19 por un lado y 1 por el otro (19+1).

Por: Daniel Suchar Zomer*

Desde finales del siglo pasado (al filo del 1999), los países más poderosos del mundo; que representan el 85% de la economía mundial; han conformado un espacio de cooperación y consultas entre dichas naciones sobre temas de índole financiero mundial; bautizando al selecto grupo como los del “G20” (aunque en realidad son 19 + una representación de la Unión Europea).

Siendo “equitativos” como las federaciones deportivas, estos “ricos” se reúnen una vez al año para estudiar, revisar y promover discusiones sobre temas relacionados con los países industrializados y las economías emergentes. Es por eso, que también dentro de los invitados a estos foros, engalanan su asistencia personalidades del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Naciones Unidas y Fondo de Estabilidad Financiera.

La representación latinoamericana la integran los representantes de Brasil (US$1,800 MM) – 9na del mundo) con los hispanoparlantes Argentina (US$ 541 MM – 20ma) y México (US$1,063 MM – 15va). También del nuevo continente están Canadá (US$ 1,542 MM – 10ma) y por supuesto, la gran madre de todas las economías del orbe: Estados Unidos (US$ 18.561 MM – 1ra). Del lado asiático no sorprende ver a China (US$ 11.391 MM – 2da), Japón (US$ 4,730 MM – 3era), India (US$ 2.250 MM – 7ma) y Corea del Sur(US$ 1.404 MM – 11va); y por el lado Europeo; se encuentran las representaciones de Alemania (US$ 3.494 MM – 4ta), Francia (US$ 2.488 MM – 6ta), Italia (US$ 1.852 MM – 8va) y Reino Unido (US$ 2.649 MM – 5ta); que mantienen sus asientos fijos desde su creación.

La reunión celebrada en Hamburgo (Alemania) para este año 2017, estuvo centrada (por no decir, empañada) por una situación inusual dentro del grupo selecto de “poderosos mundiales”. El presidente de los Estados Unidos ha marcado un distanciamiento en los acuerdos que sus antecesores han tratado de converger dentro del este “grupete”.

Desde la campaña electoral, el presidente Trump ha sido bien claro sobre su posición sobre el Acuerdo de Paris que se centra sobre los esfuerzos de mejorar el planeta tierra ante la preocupación del cambio climático que, originada por una serie de empresas productoras (Por ejemplo: Industria del Carbón en EEUU); están repercutiendo en el problema del siglo: Alteraciones en las temperaturas (efecto invernadero) y afectación directa en los fenómenos ambientales como lluvias, sequias y derretimiento de los árticos polares (elevar el nivel del mar 20 metros al 2100).

La preocupación del resto de los miembros del G20, es que la posición de Trump ha sido congruente desde su campaña, y ahora, el grupo ha tenido que ponerse firme frente a la economía más poderosa del mundo. Ellos (los 19) consideran que el Acuerdo Parisino es irreversible y se debe de llevar a cabo, con o sin participación estadounidense.

Por otro lado, el G20 siempre ha estado en sincronía con el comercio internacional, los acercamientos y las aperturas a nuevos negocios, bloques comerciales y financieros. Pero en esta ocasión, el juego de “dominó esta tranca’o”. La postura del magnate de Nueva York es pensar primero en los suyos y después, “si da tiempo”, en cómo sacarle el jugo a los demás.

Cabe recordar que la fijación del “Make America Great Again” es una medida con un mensaje proteccionista a su gran mercado interno y la dependencia que poseen muchas naciones al entablar relaciones comerciales con el país de las barras y las estrellas.

La política económica de los EEUU no está siendo bien vista por “los 19” que también conforman el Foro internacional. Tanto es así, que la postura del G20 desde su fundación ha sido combatir el proteccionismo nacionalista económico en todo el orbe. Pero nunca llegar a pensar que el líder de la economía mundial (que hoy goza de una recuperación sana luego de la debacle del 2008), les complicara la “jugada en medio del juego”.

Tanto es asi, que lideres confiables como Angela Merkel (Alemania) y Enmanuel Macron (Francia) han sido muy críticos por la clase de unilateralismo que se ha presenciado en el año 2017, después de digerir las políticas del presidente Trump.

Por lo tanto, la reunión en Hamburgo se convierte en un momento histórico (e incómodo) para los avances del G20 como grupo integrado mundial.

Lo que sí es cierto, y contra todo pronóstico, es que la amistad entre el presidente Putin, Trump y por detrás de ellos, la primer ministro británica Theresa May; parece tener repercusiones nada alentadoras para el G20. Estos tres personajes están muy claros que sus economías están en pleno crecimiento y no dependen de bloques comerciales (como sí lo hacen en la Zona Euro); incentivando cada día más, el proteccionismo de sus países. Para dar ejemplos de estos, se habla de colocar aranceles a la importación de acero y aluminio. También de la imposición de sanciones a países del G20 (por parte de EEUU) que no acaten sus requerimientos.

Y es que al parecer, podría considerarse un chiquillo malcriado que esta “jugando de dueño del mundo”, pero los gringos eligieron un personaje que no tiene tiempo para politiquerías y quiere resultados en un corto plazo. El perfil empresarial de Trump es muy distante al del resto de los 19 integrantes del grupo. Estos son formados en las columnas vertebrales de las políticas de sus países, mientras que el magnate inmobiliario está enfocado en generar empleos y negocios dentro de su propio país.

A su vez, la economía más grande del mundo tiene el poder de cambiar el rumbo económico mundial (+3,0% para 2017). Dentro de las políticas de Trump está en enrumbar el barco hacia un porcentaje aún mayor de su economía interna (+2,1% para 2017) y por ende, la del planeta. Es por eso, que los países del G20 han considerado hacer concesiones para que los EEUU no abandonen por completo este grupo tan importante. Es por eso que a partir de este 2017, ya se puede hablar de un foro internacional donde hay 19 por un lado y 1 por el otro (19+1).

*Analista Económico. Profesor Universitario.

RELACIONADAS