Opinion
Fecha de publicación: 2016-12-09

La fiesta bursátil continuará en 2017

Pocos imaginaban que la victoria de Donald Trump (que muchos calificaban como amenaza para la economía mundial), iba a llevar a los índices accionarios americanos a los niveles más altos de su historia. ¿Qué viene ahora?

Por: Manuel Restrepo*

Meses atrás, las elecciones en EE.UU fueron motivo de terror para los inversionistas en los mercados accionarios. La incertidumbre de un nuevo liderazgo como el de Donald Trump era para muchos una supuesta amenaza para un posible debacle mundial. Muy pocos realmente imaginarían que un mes después, los índices accionarios americanos estarían logrando los niveles más altos en su historia como consecuencia de la victoria de Donald Trump como futuro Presidente de los EE.UU.

El ‘Santa Rally’, fenómeno que los corredores de bolsa llaman a las ganancias que usualmente se observan en las últimas cuatro semanas del año, parece adelantarse con la victoria electoral del multimillonario republicano. Desde el 4 de noviembre al cierre de la semana pasada, el índice Standard & Poors 500, el cual representa el desempeño del mercado accionario estadounidense, ha experimentado una apreciación superior al 8%, un retorno envidiable para cualquier portafolio de inversiones. De repente, las promesas de recortes de impuestos a las empresas, los planes de inversión en infraestructura, y la desregulación en varios sectores como el financiero, han sido factores más positivos que las amenazas a políticas comerciales restrictivas y una batalla frontal contra la inmigración ilegal.

Lo más positivo es que la fiesta parece continuar para el 2017. En el último mes, los estrategas de acciones más reconocidos en Wall Street han cambiado el tono de sus proyecciones de cautela a supremo optimismo. El índice S&P500 rompió recientemente la barrera de los 2,200 puntos, sin embargo, David Kostin, Jefe de Estrategia de Acciones de Goldman Sachs, estima que el S&P500 logrará los 2,400 en el primer trimestre del 2017. Savita Subramanian, Jefe de Estratega de Acciones de Bank of America Merrill Lynch, supone que en su caso más optimista, el índice podría alcanzar los 2,700 puntos, una apreciación de 20% de los niveles actuales. Otros estrategas de los bancos más grandes en Wall Street como Morgan Stanley, Credit Suisse y Deutsche Bank han decidido tomar el mismo camino de un optimismo ‘exorbitante’.

La fiesta no es sólo americana, pero tampoco latina

Con estas perspectivas en EE.UU, mercados accionarios en las economías desarrolladas como la Eurozona y Japón también entran dentro del panorama de inversión para los grandes flujos de inversión ante la expectativa de mayor estímulo monetario de los bancos centrales en dichas regiones.

Sin embargo, América Latina parece no ser el más beneficiado en 2017. En particular países con alta dependencia comercial de EE.UU como lo son Colombia y México tendrán que enfrentar un ‘camino pedregoso’ e incierto que para los inversionistas más conservadores, prefieren evadir los grandes retos que tienen estos países ante las posibles restricciones comerciales que el futuro Presidente Trump pueda imponer. Esto sin duda tendrá una reducción en la inversión extranjera, generando presiones sobre la moneda y el crecimiento económico. Brasil en particular podría encontrarse más aislado de dicho fenómeno comercial, no obstante, la reforma pensional épica y la pérdida de poder político del Presidente Temer luego de los recientes escándalos políticos en el Senado, así como las altas valoraciones del mercado accionario brasilero, ponen en una perspectiva neutral a los inversionistas más arriesgados.

*XP Securities

RELACIONADAS