Claves Del Día
Fecha de publicación: 2016-08-03

Etiqueta de e-mail en el trabajo: 8 expresiones que nunca debes usar

Aquí van algunas cosas que no hay que escribir bajo ningún concepto en un e-mail, acompañadas de la explicación de por qué no es conveniente hacerlo según los expertos.

Por: Yahoo Noticias

La mayoría de nosotros somos conscientes de que comenzar un email de trabajo con un “todo bien colega” seguramente no nos ayude demasiado a la hora de escalar puestos en la empresa.

Por desgracia, hay muchas otras formas de tirarse piedras sobre el propio tejado: y realmente es muy fácil llegar a ser tan desagradable como para que no quieran seguir leyendo tu correo.

Aquí van algunas cosas que no hay que escribir bajo ningún concepto en un email, acompañadas de la explicación de por qué no es conveniente hacerlo según los expertos.

Comenzar los emails con “yo”

Jonathan M. Tisch, presidente honorífico del United States Travel Association, dice que hacer esto puede irritar seriamente a la persona que recibe el correo.

Tisch apuntó lo siguiente: “Mi jefe me dijo una vez que al escribir una carta –y hoy en día esto se aplica a los emails– jamás se debe comenzar un párrafo con el pronombre personal ‘yo’, porque de esa forma se transmite que uno es más importante que la persona con la que se está comunicando”.

Terminar con “atentamente”

A menos que estés escribiendo algo muy pero que muy formal y hayas comenzado con la expresión “estimado/a”, no debes cerrar el correo con “atentamente”.

Este término remite tanto a la sociedad victoriana que dejará al lector desconcertado o directamente molesto.

Aliza Licht, autora de la guía para profesionales titulada Leave Your Mark, se pregunta: “¿Se trata de una carta de presentación?”. Y responde: “Si no es así, no lo hagas”.

Preguntar: “¿Te parece que esto tiene sentido?”

Resulta muy tentador hacer esta pregunta, porque obliga a la persona a la que te diriges a responder si te ha entendido; pero transmite una sensación de inseguridad.

Tami Reiss, de la empresa de desarrollo de software Cyrus Innovation, ha creado un plugin para el navegador Google Chrome que elimina automáticamente frases del tipo “¿Te parece que tiene sentido?” para ayudar a las mujeres a transmitir determinación y seguridad.

Despedirse con un beso

Es posible que algunas personas se sientan incómodas; y en realidad puede conllevar consecuencias mucho más graves.

Una jueza le dijo a la diputada del Parlamento británico Jess Philips que su relación con una persona que solicitaba el reconocimiento de su discapacidad había cruzado la línea de lo profesional a la “amistad”, debido a que se despidió así en un email.

Si se trata de contactos de confianza y de amigos de verdad, probablemente no haya problema, pero con cualquier otra persona, ten cuidado.

Comenzar con “espero que estés bien”

La mayoría de nosotros pecamos de esto, pero realmente puede hacer que la gente nos dé la espalda. Eso dice Geoffrey James, autor de Business Without the Bullsh*t.

James dice: “Este ‘espero’ siempre va seguido de un texto estándar. En cualquier caso, si no me conoces, no pretendo que te preocupes por mí”.

“Una consulta”

Si REALMENTE pretendes obtener asesoramiento de alguien que es experto en una materia, debes dejar claro que ofreces algo a cambio, dice el emprendedor Steve Blank.

Blank dice lo siguiente: “Ahora doy prioridad a reuniones siguiendo un nuevo filtro: ¿quién me ofrece algo a cambio?”.

“No me refiero a dinero, sino a quién tiene para ofrecer algo que yo no sé”.

“Pensé en contactar contigo”

Esta es una de esas frases para “romper el hielo” que la gente detesta por completo, hasta tal punto que probablemente no sigan leyendo más.

Geoffrey James, autor de Business Without the Bullsh*t, dice lo siguiente: “Esta expresión –que de repente se ha hecho popular– siempre me hace pensar en un bebé intentando llegar a una silla de paseo”.

Terminar con “perdón”

Joan Kingsley, autora de The Fear-Free Organization dice: “Pedir perdón y disculparse por correo es una forma muy británica de hacer las cosas, y establece un tono negativo desde el principio. Estás haciendo que el destinatario piense que has hecho algo malo, ¡cuando no es así!”.

“Es especialmente habitual entre mujeres acostumbradas a disculparse por lo que hacen, pero ya es hora de dejar de pedir perdón”.

Lea aquí la nota original.

RELACIONADAS