Claves Del Día
Fecha de publicación: 2015-09-22
¿Te consideran un mal jefe? Serás el último en enterarte, a menos que conozcas estos síntomas.

13 síntomas de los trabajadores que odian a su jefe

Una considerable cantidad de grandes talentos renuncien a sus compañías por causa de su jefe. Conocer la forma en que sus colaboradores se sienten respecto a su estilo de liderazgo es fundamental para la estabilidad del equipo.

Por: expoKnews / Business Insider

Uno de los factores que influyen fuertemente en el nivel de satisfacción laboral de un trabajador es la personalidad y estilo de liderazgo que ejerce su jefe día con día. Tener un líder inspirador sin duda motivará a los miembros de un equipo de trabajo a incrementar su nivel de productividad y su compromiso con la organización, pero contar con un mal guía sin duda resultará en sensaciones negativas de frustración y estrés.

De ahí que una considerable cantidad de grandes talentos renuncien a sus compañías por causa de su jefe. El especialista Michael Kerr, autor de The Humor Advantage aseguró a Business Insider que es muy importante conocer la forma en que sus colaboradores se sienten respecto a su estilo de liderazgo, ya que si éste no les agrada, puede repercutir en su índice de satisfacción, su productividad y su creatividad, dañando con el tiempo, la estabilidad del equipo.

Business Insider publicó recientemente una lista de síntomas para identificar cuando un grupo de colaboradores realmente odia a su jefe enfrenta un alto riesgo de ver afectado su nivel de productividad.

1. Percepción

Como en cualquier relación, la primera señal de que las cosas van mal son tus instintos, así que si percibes que algo esta realmente mal probablemente necesites poner atención en los síntomas siguientes. Sin embargo, también debes recordar que nadie puede ser del agrado de todo e mundo, así que mantente objetivo y aprende a identificar aquello que representa verdaderamente una señal de alerta.

2. El contacto visual

Si tus colaboradores pueden mantener el contacto visual entre sí y con otras personas, pero difícilmente logran hacerlo contigo, puede ser una señal de que temen que detectes cierto nivel de hostilidad, por lo que el mejor camino para ellos será evitar este contacto en la medida de lo posible.

3. ¿Acaso te evitan?

Si notas que tus colaboradores prefieren tomar las escaleras cada vez que te miran esperando el ascensor o eligen horarios diferentes para comer para no encontrarte en la cafetería, puede ser una buena señal de que no les agradas y debes procurar conectar mejor con ellos.

4. Siempre se reportan enfermos

Tener un colaborador que se reporta enfermo a menudo y se encuentra demasiado cansado durante el día puede ser una señal casi inequívoca de que no se siente cómodo en su trabajo; probablemente toma varias pausas innecesarias en medio de la jornada, puede llegar tarde y sale corriendo en cuanto puede. Si es así, asegúrate de que la razón de su insatisfacción laboral no es tu estilo de liderazgo.

5. No sonríen cuando estás cerca

Todos tenemos malos días y nuestro estado de ánimo cambia constantemente, pero si uno o más de tus colaboradores parecen tristes o molestos siempre que tú estás cerca, aunque de lejos incluso llegas a verlos sonrientes, seguramente algo no está bien.

6. Dejan de hacer bromas en cuanto entras

No sonreír cuando estás cerca es una cosa, pero si tus colaboradores guardan silencio o dejan de hacer bromas apenas entras a la oficina seguramente no te consideran parte de su círculo, y esto puede ser un enorme obstáculo para trabajar en equipo.

7. Ya no son apasionados

El nivel de motivación o entusiasmo de tus colaboradores puede variar por diferentes razones, pero si notas que la pasión y la iniciativa de más de uno se han desvanecido necesitas tomar cartas en el asunto y averiguar qué es lo que estás haciendo mal como líder.

8. Nunca te invitan a las reuniones

Si las celebraciones de cumpleaños o los happy hours después de la oficina no te incluyen, es probable que tus colaboradores no quieran pasar más tiempo contigo del que es absolutamente necesario o no te consideran parte de su círculo. Recuerda que un líder responsable escucha las necesidades de su equipo de trabajo y para lograrlo, necesita crear vínculos de confianza que le permitan mejorar su comunicación.

9. La comunicación ha cambiado

Si tus empleados prefieren mantener comunicación contigo a través del correo electrónico y evitan al máximo las interacciones cara a cara, es probable que lo que busquen sea mantenerse alejados de las oportunidades de confrontación. Asegúrate de que tus conversaciones siempre sean en un tono cordial y respetuoso.

10. Son cortantes

Si tus colaboradores no saben más que responder con monosílabos a todas tus preguntas y no comienzan con un saludo amistoso jamás, seguramente es señal de que no les agradas suficiente, pero si comienzan a comportarse como tu hijo adolescente cuando está de mal humor, sin duda es una alerta roja.

11. Su lenguaje corporal

Si tienes colaboradores que adoptan una posición cerrada vez que hablas con ellos, cruzan sus brazos al frente, o miran hacia la puerta o el reloj con regularidad, es probable que tengan sentimientos negativos y deseen irse pronto. Procura siempre averiguar cuáles son sus inquietudes y darles respuesta oportuna.

12. Puertas cerradas

La gran mayoría de los colaboradores de hoy en día no cuentan con este privilegio, y muchos CEO han optado por descartarlo, pero las oficinas cerradas son un gran foco rojo; ya que se trata de una actitud enfocada a evitar la mayor cantidad de contacto posible.

13. Desacuerdos contantes

La mayoría de los colaboradores tratan de evitar confrontaciones para mantener su seguridad laboral, pero con el tiempo la comunicación puede hacerse cada vez más difícil y algunos elementos pueden comenzar a adoptar conductas hostiles o desafiantes.

RELACIONADAS