Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-04-20
  Ver Fotogalería

Empresa privada llama a su primera marcha durante el Gobierno de Ortega

Por tercer día consecutivo, grupos de ciudadanos se han reunido en diferentes puntos del país para protestar en contra de las reformas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que aumentará el aporte de trabajadores y empleadores, achicará las futuras pensiones y creará un tributo ilegal a las pensiones del cinco por ciento, entre otras, como medidas para salvar de la quiebra dicha entidad.

Por La Prensa (Nicaragua)/CNN

En bloque los empresarios llamaron a sus miles de trabajadores a marchar el próximo lunes a las 3:00 de la tarde para pedir al Gobierno que se abra al diálogo en materia de la Seguridad Social. Pero también en rechazo a la represión de los últimos días por parte del Gobierno contra las personas que pacíficamente han salido a rechazar la reforma. Pidieron ir vestidos de color blanco.

Un manifestante, identificado como Eduardo Rodríguez, resultó con una herida en el lado izquierdo del abdomen producto de un balín.

Claves para entender el conflicto en Nicaragua

000_1471XD(800x600)

Nicaragua lleva desde el miércoles sumida en protestas populares contra la reforma del Seguro Social en el país, que aumenta la cuota patronal y laboral y crea una nueva cotización para los jubilados. Las manifestaciones han provocado tres muertos, según confirmó la Policía Nacional del país en dos comunicados este jueves por la noche.

La Policía Nacional confirmó la muerte de tres personas: un policía, un activista sandinista y una persona que se encontraba en las cercanías de uno de los enfrentamientos, aunque los movimientos de protesta aseguran que este último era uno de sus manifestantes.

Adicionalmente hay un joven que perdió el ojo a consecuencia de una bala de goma y los grupos de protesta aseguran que hay decenas de golpeados y heridos.

¿Qué es lo que está provocando tanto enfado y caos en el país? Respondemos a algunas preguntas claves para entender la situación en Nicaragua.

¿En qué consiste el cambio del Seguro Social de Nicaragua?
El pasado lunes, el gobierno de Nicaragua anunció las nuevas tasas de aportes al Seguro Social en las que los empleados pasarán de dar al seguro el 6,25% al 7% de su salario, los empleadores pasaran de pagar el 19% al 22,5% de los salarios de sus trabajadores, y los jubilados ahora tendrán que contribuir con el 5% del monto que reciben como pensión de retiro.

Estas medidas fueron tomadas con el fin, dijo el gobierno, de sanear las finanzas del seguro social que, según datos del Banco Central, tiene deficit desde hace varios años.

“Adicionalmente se ajustan algunos de los factores para que las pensiones, manteniéndose dignas en este país, tengan un cambio correspondiente a las capacidades que tiene el instituto para pagar”, dijo Roberto López, presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense del Seguro Social.

¿Quiénes están en contra del cambio?
Esta decisión fue tomada por el Gobierno sin el respaldo de la empresa privada, que ha rechazado estas medidas al considerar que no garantizan una sostenibilidad a largo plazo de las finanzas del Seguro Social.

De hecho, después de que el miércoles el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, autorizara los cambios, la iniciativa privada decidió presentar un recurso de amparo para tratar de revertirla.

“Las amenazas que nos están implicando son más desempleo, más informalidad, menos consumo, menos competitividad y obviamente va a tener un impacto en el clima de negocios”, criticó José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada.

No solo los empresarios están en contra de la decisión del gobierno. Gran parte de la población nicaragüense no está de acuerdo con estas medidas y, por ello, se ha lanzado a la calle a protestar con manifestaciones autoconvocadas.

000_1471V2(800x600)

¿Qué consecuencias están teniendo las protestas en Nicaragua?
En más de 11 años de gobierno del presidente Daniel Ortega, esta es la primera vez que hay revueltas masivas en diferentes puntos del país. Ortega no se ha pronunciado al respecto. Sí lo hizo en la noche del jueves la vicepresidenta, Rosario Murillo, quien en una comunicación calificó de "tóxicos, malos hijos y gente mezquina" a quienes protestan.

“Tanta sangre derramada y no les basta, parecen vampiros reclamando sangre para nutrir su agenda política, para alimentarse porque el vampiro se alimenta con sangre, cree que con eso logra avances en sus agendas políticas”, dijo.

En las manifestaciones los opositores a la medida se han encontrado con simpatizantes del gobierno que sí están de acuerdo con las modificaciones y han intentado reprimir las manifestaciones, lo que ha causado heridos, golpeados y robos a equipos periodísticos.

Varios canales de televisión que estaban cubriendo las revueltas fueron sacados del aire este jueves. Entre ellos, Canal 100% Noticias que, según dijo su director, Miguel Mora, el gobierno le ha puesto como condición para volver al aire cerrar programas abiertamente críticos con el gobierno.

CNN en Español solicitó información al gobierno sobre este tema, sin que haya habido respuesta por el momento.

Sobre esto, Christian Guillermet, director general de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica, hizo un llamado al gobierno de Nicaragua para que reconsiderara su decisión de cerrar algunos medios. El gobierno de Ortega respondió con un comunicado en el que aseguraba que las políticas de su país "no son competencia de la República de Costa Rica".

"Las particularidades de nuestra política interna y las circunstancias en que nuestro gobierno toma decisiones de Estado no con competencia ni del estado ni del gobierno de Costa Rica", decía el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua.

La jerarquía católica, la empresa privada e incluso la embajada de Estados Unidos han hecho un llamado al cese de la violencia. Los hechos violentos fueron denunciados también por Amnistía Internacional, que además pidió al gobierno nicaragüense garantizar los derechos de expresión y reunión sin represalias.

RELACIONADAS