Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-03-22

EEUU castiga importaciones chinas y crece amenaza de guerra comercial

Donald Trump firmó en la Casa Blanca una Resolución que orienta a su Representante de Comercio a elaborar en 15 días una lista de productos chinos cuya importación a EEUU pagará pesados aranceles.

Por AFP

Estados Unidos abrió este jueves un nuevo frente para una eventual guerra comercial al anunciar medidas punitivas contra China que ya advirtió que "luchará hasta el fin" en defensa de sus derechos.

El presidente Donald Trump firmó en la Casa Blanca una Resolución que orienta a su Representante de Comercio a elaborar en 15 días una lista de productos chinos cuya importación a Estados Unidos pasará a ser objeto de pesados aranceles.

Washington alega que empresas estadounidenses son forzadas a repasar tecnología, patentes y propiedad intelectual para operar en China, y ello constituye "competencia desleal" que motiva la adopción de medidas comerciales.

Poco antes de que Trump firmara el decreto, uno de sus asesores, Everett Eissenstat, había mencionado que los aranceles abarcarían importaciones por unos US$50.000 millones, aunque Trump posteriormente elevó esa previsión.

Cuando Lighthizer anuncie esa lista, en un plazo de dos semanas, será posible conocer el valor aproximado de los aranceles.

China replicó rápidamente con una nota de su embajada en Washington en la que aseguró que no desea una guerra comercial pero alertó que "no teme ni retrocederá" ante ese escenario.

"Si se inicia una guerra comercial, China luchará hasta el fin para defender sus intereses legítimos con todas las medidas necesarias", apuntó la embajada en su nota.

Por eso, formuló un llamado a Washington a que "cese y abandone" esas medidas, "tome decisiones cautelosas y evite colocar la relación comercial EEUU-China en peligro".

Déficit "fuera de control"

Al anunciar las medidas este jueves, Trump dijo que China es un país "amigo" pero dijo que el déficit comercial de Estados Unidos llegó tan alto que "está fuera de control".

El déficit comercial es "el mayor de cualquier país en la historia del mundo. Está fuera de control", aseguró.

En 2017 Estados Unidos exportó a China productos por US$130.400 millones e importó de allí por US$505.600 millones, según el departamento de Comercio.

Según Eissenstat, la decisión de aplicar los aranceles está basada en que Pekín obliga a las empresas extranjeras que deseen operar en su mercado a que compartan tecnología con sus socios chinos.

Para la Casa Blanca, eso constituye el robo de propiedad intelectual estadounidense, y por lo tanto se trata de una "competencia desleal".

La Resolución firmada por Trump también orienta a Lighthizer a iniciar acciones contra China en el ámbito de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para evitar que las empresas estadounidenses sean obligadas a repasar tecnología.

Reacciones y advertencias

La perspectiva de una pelea entre las dos mayores potencias mundiales sacudió de inmediato a Wall Street. El Dow Jones cayó 2,52%, el Nasdaq perdió 2,43% y el S&P 500 dejó 2,52. En Europa, las bolsas de Londres, París, Fráncfort, Milán y Madrid cerraron a la baja.

"En Wall Street pesa la perspectiva de una guerra comercial", dijo Maris Ogg analista de Tower Bridge Advisors.

La perspectiva de represalias chinas hace temer por el futuro de importaciones estadounidenses como las de soja y las de aviones.

Entre las compañías internacionales que más sufrieron este jueves se cuentan Boeing (-5,19%), Caterpillar (-5,71%), y Fiat Chrysler (-3,39%).

Los temores a una guerra comercial de consecuencias imprevisibles se habían despertado a fines de febrero, cuando la Casa Blanca adelantó que impondría aranceles de 25% a la importación de acero y de 10% a las de aluminio.

Trump finalmente firmó esa controvertida resolución el 8 de marzo. Sin embargo este jueves Lighthizer dijo al Congreso que Washington eximirá temporalmente a un grupo de economías que incluye a la Unión Europea, México, Argentina y Brasil.

México, Canadá y Estados Unidos ya realizaron siete rondas de negociaciones para cambiar los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sin que hasta ahora las partes hayan dado cuenta de avances significativos.

El 12 de marzo, el director de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo, ya había formulado una severa advertencia sobre el riesgo de una escalada de "represalias recíprocas" que sería muy "difícil de revertir" una vez puesta en marcha.

RELACIONADAS