Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-01-12

La ONU, Haití y la Unión Africana condenan las declaraciones de Trump

Tras la gran polémica originada por las declaraciones de Trump divulgadas por varios medios estadounidenses, el mandatario dio a entender que no utilizó la expresión 'países de mierda'. La Unión Aficana condena el discurso como hiriente y perturbador.

Por AFP

La Unión Africana (UA) condenó este viernes las declaraciones "hirientes" y "perturbadoras" que ofreció el presidente estadounidense Donald Trump en una reunión sobre varios países africanos y Haití, donde los habría calificado de "países de mierda".

"En mi opinión no es solamente hiriente para las personas de origen africano en Estados Unidos, sino también para los ciudadanos africanos", declaró a la AFP Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana Moussa Faki. "Esto es aún más ofensivo dada la realidad histórica del número de africanos que llegaron a Estados Unidos como esclavos".

Tras la gran polémica originada por estas declaraciones de Trump divulgadas por varios medios estadounidenses, el mandatario dio a entender este viernes que no utilizó la expresión "países de mierda" durante una reunión del jueves sobre inmigración en la Casa Blanca.

"El lenguaje que utilicé en la reunión sobre el DACA fue duro, pero esas no fueron las palabras utilizadas", escribió el mandatario en Twitter luego de que estallara una ola de indignación en la comunidad internacional cuando los medios reportaron que se refirió de ese modo a países africanos, Haití y El Salvador.


Trump niega trato despectivo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este viernes en Twitter que nunca dijo algo "despectivo" sobre Haití, en medio de una ácida controversia por reportes de haberlo mencionado entre otros "países de mierda" durante una reunión en la Casa Blanca.

"Nunca dije alguna cosa despectiva sobre los haitianos, más allá de decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas", escribió Trump en su segundo tuit de este viernes para tratar de desmarcarse del escándalo.

En su mensaje, el presidente estadounidense aseguró que tampoco pidió que "los saquen" del país. "Tengo una fantástica relación con los haitianos", insistió.

Trump apuntó también que "posiblemente deba grabar las futuras reuniones" que mantiene en la Casa Blanca para evitar estas polémicas.

Una hora antes, Trump había publicado otro tuit más tibio, donde en términos generales admitía que el tono de la reunión fue "duro" pero afirmó que "ese no fue el lenguaje utilizado" con sus interlocutores.

El escándalo estalló en la noche del jueves al conocerse, mediante el testimonio de interlocutores presenciales, que durante una reunión en la Casa Blanca para tratar el tema migratorio Trump reclamó por la cantidad de inmigrantes provenientes de "países de mierda".

De acuerdo con los testimonios, Trump pareció referirse a Haití, El Salvador y países africanos.

"¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?", preguntó Trump, según contaron fuentes al diario The Washington Post.

Según la versión, el presidente también preguntó porqué el país no recibía más inmigrantes de países nórdicos, y mencionó específicamente a Noruega.

En pocas horas, el caso se tornó un escándalo planetario.

"Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento pero la única palabra que se puede utilizar es 'racista'", declaró a los periodistas Rupert Colville, portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

La ONU condenó el viernes las palabras del presidente estadounidense Donald Trump, que según la prensa se refirió de forma ofensiva a El Salvador, Haití y los países africanas.

"Son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento pero la única palabra que se puede utilizar es 'racista'. No puedes catalogar de 'países de mierda' a naciones y continentes enteros cuyas poblaciones no son blancas y por lo tanto no son bienvenidas", dijo Rupert Colville, portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU.

Trump recibía el jueves en el despacho oval a varios senadores demócratas y republicanos para hablar de un proyecto que propone limitar la reagrupación familiar y restringir el acceso a la lotería de los permisos, a cambio de evitar la expulsión de miles de jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

RELACIONADAS