Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-12-06

Honduras se encamina hacia un recuento total de votos

La Alianza de Oposición Contra la Dictadura reclama el recuento de todos los votos de la elección del 26 de noviembre. El presidente Juan Orlando Hernández, aspirante a la reelección, dice estar de acuerdo. EEUU dice que sigue de cerca el proceso.

Por AFP

Un recuento total de los votos de las elecciones presidenciales en Honduras se vislumbra como la salida a la crisis política que estremece al país por reclamos de fraude que detonaron en protestas callejeras y un toque de queda nocturno.

La izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura reclamó al Tribunal Supremos Electoral (TSE) el recuento de todos los votos de las elecciones del pasado 26 de noviembre, y horas más tarde el presidente Juan Orlando Hernández, aspirante a la reelección, dijo estar de acuerdo con ello.

"Debe de haber un cotejamiento total entre cuadernillo, acta y votos en la urna, o sea, abrir las urnas, conteo total, conteo completo para evitar la contaminación" del resultado, afirmó a la AFP el expresidente Manuel Zelaya, coordinador de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura.

La alianza postuló a la presidencia al presentador de televisión Salvador Nasralla, de 64 años, quien rivaliza con Hernández por el sillón presidencial.

La oposición exigió en un principio al TSE la revisión de 5.173 actas con indicios de anomalías, un 30% del total, pero luego demandó que se revisara el total de las actas del escrutinio, una pedido que obtuvo horas más tarde el apoyo del actual mandatario.

"Estamos abiertos a que se coteje, que se revise, una, dos, tres, las (veces) que sea, no tenemos ningún problema", señaló Hernández a la prensa desde la sede de su derechista Partido Nacional (PN).

"Los más interesados que esto lleve el sello de transparencia somos nosotros", enfatizó el presidente hondureño.

Según Zelaya, todo el sistema electoral "está contaminado" tras varias interrupciones, la semana pasada, en el sistema de cómputo para el ingreso de los datos electorales, por lo que considera necesario revisar la información de las 18.000 mesas de votación.

David Matamoros, presidente del TSE, instó a la alianza opositora a formalizar por escrito la petición "para ver si se puede o no considerar" ese recuento.


Logran acuerdo con policías

En medio de la incertidumbre sobre el resultado electoral, miles de policías antidisturbios y preventivos alcanzaron este martes un acuerdo con el gobierno para volver a sus tareas.

Un portavoz del movimiento policial, que no se identificó, dijo este martes a periodistas que retomarían sus labores, un día después de haberlas interrumpido, con la condición de "que no nos manden a luchar contra el pueblo hondureño".

El reintegro se dio luego de que se pactaran mejoras salariales para los agentes. Por su parte, las autoridades prometieron no tomar represalias contra los policías que se insubordinaron.

El gobierno decretó el viernes estado de sitio para controlar las protestas que dejaron tres muertos (una joven de 19 años y dos policías) y numerosos negocios saqueados, según informes oficiales.

Con el 100% de las actas escrutadas, Hernández, de 49 años, aparece al frente con 42,98% de los votos mientras que Nasralla obtenía 41,38%, de acuerdo al último reporte del TSE divulgado la noche de este martes, nueve días después de concluir el acto electoral.

La Constitución de Honduras prohíbe la reelección presidencial, pero Hernández, del derechista Partido Nacional, pudo postularse a un segundo mandato gracias a un polémico fallo de la Corte Suprema.


Actas cuestionadas

Organismos internacionales que observaron las elecciones respaldaron el llamado a verificar la actas. "El único camino posible" para superar la crisis es que se acoja el reclamo de revisión de las actas del escrutinio, sostuvo el expresidente boliviano Jorge Quiroga, jefe de observadores de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Estados Unidos también pidió "una decisión transparente, imparcial y oportuna de los resultados de las elecciones", según señaló en Washington la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

La proclamación del próximo presidente pueda llevar unos 22 días mientras se resuelven posibles impugnaciones, advirtió Matamoros.

"Si se revisan las actas y esos votos, se estaría avanzando por el camino correcto", comentó a la AFP el especialista en derecho internacional Ernesto Paz Aguilar, excanciller hondureño.


EEUU sigue "muy de cerca" crisis en Honduras

Estados Unidos dijo el martes seguir "muy de cerca" la crisis desatada por la disputada elección presidencial en Honduras, donde el gobierno decretó el estado de sitio en medio de protestas por sospechas de fraude.

"Estamos monitoreando esa situación muy de cerca", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

"Instamos a todos los actores a ejercer sus derechos pacíficamente y pedimos una decisión transparente, imparcial y oportuna de los resultados de las elecciones", añadió Nauert en rueda de prensa, al destacar el "continuo apoyo" de Washington a las misiones internacionales de observación electoral en el país centroamericano.

Honduras votó el 26 de noviembre, pero aún desconoce quién gobernará el país por los próximos cuatro años. Esto generó un nuevo estallido de agitación política tras el golpe de Estado que derrocó al expresidente Manuel Zelaya en 2009.

Las supuestas irregularidades para favorecer al presidente de derecha Juan Orlando Hernández frente al izquierdista Salvador Nasralla, apoyado por Zelaya, han desatado multitudinarias manifestaciones, algunas violentas, que según las autoridades, dejan tres muertos (una joven de 19 años y dos policías).

El martes, organizaciones civiles hondureñas convocadas en Washington por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) denunciaron la muerte de 11 manifestantes a manos de la policía y más de 50 heridos en "un país altamente militarizado".

"Todos esos asesinatos son producidos por la policía militar", dijo Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), en teleconferencia desde Tegucigalpa.

"Demandamos a las autoridades de Estados Unidos que no reconozcan al gobierno reeleccionista", añadió, y cuestionó la reciente certificación de Washington a Honduras. "Nos preocupa que Estados Unidos crea que se respetan los derechos humanos", dijo.

La ayuda económica estadounidense a Honduras depende de que el Departamento de Estado avale anualmente el "progreso" en 12 áreas, entre ellas el combate de la corrupción y la impunidad, la reducción de la violencia y la protección de los derechos humanos.

"Confirmamos que Honduras cumplió con los criterios especificados en la legislación", aseguró Nauert el martes.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo a AFP bajo condición de anonimato que el documento enviado al Congreso el 30 de noviembre fue resultado de deliberaciones de varios meses, "en un marco de tiempo que no estaba relacionado con las elecciones hondureñas".

RELACIONADAS