Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-11-23

Cifra de pandilleros deportados a El Salvador se dispara en lo que va de 2017

Según las autoridades de la Dirección General de Migración y Extranjería, varios de estos sujetos han sido arrestados al llegar al aeropuesto salvadoreño por tener ordenes de captura vigentes.

Por Agencias

La cifra de pandilleros deportados a El Salvador sobrepasa los 1,000 en lo que va del 2017, cifra superior en un 102 % a los retornos contabilizados en todo el 2016, informó este jueves el director de Migración y Extranjería (DGME), Héctor Rodríguez.

El funcionario detalló en una conferencia de prensa que los salvadoreños deportados que tienen “perfil de pandilleros” en lo que va del 2017 es de 1.059, una cifra superior a los 524 reportados en los 12 meses del 2016.

Señaló que de estos pandilleros retornados al país en 2017, fueron arrestados 72 al llegar al aeropuerto internacional Óscar Arnulfo Romero por tener ordenes de captura vigentes.

El Congreso salvadoreño aprobó el pasado 29 de junio la aplicación de un régimen de libertad condicional para los miembros de pandillas deportados, para atajar el “riesgo de incremento de la violencia” que supone su repatriación masiva, prometida por el presidente de EE.UU., Donald Trump, en abril pasado. El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, anunció el 23 de octubre que las autoridades emplearán cualquier ley existente para sacar a la Mara Salvatrucha (MS13) de las calles de este país norteamericano.

El titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Douglas Meléndez, advirtió a inicios de mayo que los pandilleros deportados desde Estados Unidos expanden el accionar de las “maras” en el país centroamericano con la fundación de nuevas células.

Las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias poseen más de 600 células en El Salvador y solo en el 24.4 % de los 262 municipios mantienen una “poca presencia”, de acuerdo a datos de la Policía obtenidos por Acan-Efe. Las autoridades de Seguridad salvadoreñas acusan a las pandillas de mantener los altos índices de asesinatos que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81.7 asesinatos por cada 100,000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.

RELACIONADAS