Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-11-23

Bill Gates: esto es lo que realmente debería preocuparnos

Las enfermedades, tanto infecciosas como crónicas, son la mayor amenaza para la salud pública que enfrentará el mundo en la próxima década.

Por Business Insider

Mientras los huracanes y otros desastres naturales hacen estragos en el mundo y la amenaza de una guerra nuclear es inminente, es difícil evaluar qué riesgos para la humanidad son realmente los más temibles en este momento.

Pero una de las mayores amenazas es una de las más antiguas: las enfermedades infecciosas, que pueden surgir naturalmente o ser creadas por el hombre, como en el caso del bioterrorismo.

Como Bill y Melinda Gates escribieron en su reciente informe "Goalkeepers", las enfermedades, tanto infecciosas como crónicas, son la mayor amenaza para la salud pública que enfrentará el mundo en la próxima década. Y aunque Gates dijo en una conferencia de prensa que "podemos tener muchas esperanzas de que haya un gran progreso" en el tratamiento de enfermedades crónicas, todavía no estamos preparados para lidiar con las infecciosas.

"Ya sea por un capricho de la naturaleza o de la mano de un terrorista, los epidemiólogos dicen que un patógeno aerotransportado en rápido movimiento podría matar a más de 30 millones de personas en menos de un año", Gates escribió en la página de opinión de Business Insider a principios de este año.

"Y también sostienen que existe una probabilidad razonable de que el mundo experimente un brote de este tipo en los próximos 10 a 15 años".

Gates tiene razón sobre la gravedad de esa amenaza, de acuerdo con los expertos en este campo. George Poste es un miembro ex officio del panel de estudio Blue Ribbon sobre biodefensa, un grupo creado para evaluar el estado de la biodefensa en los Estados Unidos.

"Estamos llegando al centenario de la pandemia de gripe de 1918", le dijo a Business Insider. "Afortunadamente, no hemos sufrido ninguna epidemia de semejante escala durante los últimos 100 años, pero la aparición de una cepa pandémica de igual virulencia es inevitable".

La pandemia de 1918 mató aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo, convirtiéndola en uno de los eventos más mortales en la historia de la humanidad.

David Rakestraw, un gerente de programa que supervisa la seguridad química, biológica y de los explosivos en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, y Tom Slezak, el líder del programa asociado del laboratorio de bioinformática, también están de acuerdo con Gates.

"Las amenazas biológicas tanto naturales como intencionales son importantes y merecen la atención de nuestra nación para mitigar su impacto", le dijeron a Business Insider en un correo electrónico.

Es posible que se cree intencionalmente un brote importante como resultado de un arma biológica, pero Poste cree que es poco probable un ataque serio de bioterrorismo debido a la complejidad para controlarlo.

Sin embargo, es muy probable que surja una enfermedad altamente peligrosa, y las consecuencias de esa pandemia serían igualmente graves.

Independientemente de cómo comience a propagarse una enfermedad, los esfuerzos de preparación para enfrentarse a una pandemia son los mismos, según Poste. Y los recientes brotes de Zika y Ébola han puesto de manifiesto la necesidad de una mayor capacidad de control de las enfermedades. Aún estamos adquiriendo conocimientos sobre los efectos del virus Zika en la salud —y parece que la enfermedad transmitida por los mosquitos puede ser aún más grave de lo que pensamos.

Los expertos siempre han abogado por mejores formas de reconocer las amenazas emergentes antes de que se conviertan en epidemias o pandemias. Poste también dijo que necesitamos lograr una mejoría en las pruebas de diagnóstico rápido y en el desarrollo de nuevas terapias y vacunas, algo que Gates también destacó como una debilidad en el informe de "Goalkeepers".

Hasta que eso suceda, esta amenaza sigue siendo mucho más real de lo que muchos de nosotros creemos.

RELACIONADAS