Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-05-30

Grandes bancos de EE.UU. inician retirada del mercado del crédito automotriz

Temen una crisis similar a la hipotecaria ante las cada vez mayores dificultades de los clientes para pagar sus créditos

Por Economiahoy.mx

Los principales bancos de Estados Unidos, que tras la crisis de 2008-2009 se decantaron hacia el financiamiento automotriz por tener un mejor desempeño que el golpeado sector inmobiliario, se están retirando en masa del mercado con valor de US$1.2 billones.

El diario británico Financial Times reportó que el total de créditos automotrices en ese país -que había tenido un incremento del 70% desde 2010- tuvo su primera caída en por lo menos seis años entre el cuarto trimestre de 2016 y el primero de 2017, equivalente US$1.600 millones, lo que indica el temor de las instituciones financieras ante una posible burbuja del sector.

"Nos dedicamos al sector de los autos por un rato mientras no estaba sucediendo mucho en otros lados. Ahora hemos crecido hacia otras áreas que ofrecen mejores retornos y menores riesgos", dijo al rotativo Bruce van Saun, director del banco Citizens Financial Group.

En tanto, Wells Fargo y JPMorgan Chase, los jugadores más grandes del sector, vieron sus colocaciones crediticias caer a doble dígito en el primer trimestre de 2017 en comparación con el mismo periodo del año pasado.

La preocupación de los grandes bancos también ha tenido como consecuencia condiciones más estrictas para los financiamientos, otorgándolos a un mayor precio y elevando los niveles salariales requeridos para ser aprobados.

Al mismo tiempo, las acciones de Santander Consumer USA, el brazo de financiamiento automotriz de alto riesgo del banco español, han caído un 20% desde marzo, mientras que su competidora, Ally Financial ha tenido una caída similar en el mismo periodo debido a las pérdidas que han enfrentado.

"Los analistas esperan que las pérdidas se sigan incrementando si los precios de los autos usados -que ya han caído un 8% este año- continúan en declive", dice el FT. Menores precios implican mayores costos para los bancos cuando los clientes caen en impago para créditos que superan el valor de los automóviles, y las instituciones ven disminuidas sus posibilidades de recuperar las pérdidas al revender los vehículos.

Si bien el diario explica que las consecuencias de un colapso del sector del financiamiento automotriz tiene pocas probabilidades de ser tan severas como el colapso del sector inmobiliario -un mercado ocho veces más grande- "Sí habrá un descalabro", dijo Joseph Cioffi, director del despacho Davis & Gilbert, especializado en derechos de los acreedores e insolvencias. "Que algo no te mate no significa que sea bueno para ti".

RELACIONADAS