Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-04-26
goldfish jumping out of the water

¿Es suficiente el salario para quedarte en tu empresa? Respuesta (que ya sabías): NO

Sentirse valorados y apreciados es una prioridad para los profesionales y condiciona su fidelidad laboral. La flexibilidad en el trabajo es otro punto importante. El sueldo y los beneficios sociales no influyen en su día a día y, por tanto, no mejoran su motivación.

Por: Financial Times

Goldman Sachs corre con los gastos de las operaciones de cambio de sexo a las que se someten sus empleados; Facebook ofrece alojamiento a sus becarios; Reebok cuenta con un gimnasio en sus instalaciones; e Ikea otorga a sus empleados cuatro meses de baja por paternidad...

Según Glassdoor, un foro online en el que los empleados discuten sobre sus remuneraciones, estas son algunas de las mejores prestaciones de las compañías estadounidenses. Sin embargo, este tipo de privilegios no satisfacen del todo a los trabajadores. De hecho, valoran más los beneficios tradicionales, como las pensiones, los seguros médicos (sobre todo, en Estados Unidos) o los permisos retribuidos.

El dinero no lo es todo

El sueldo también desempeña un papel importante, pero sólo a la hora de buscar un nuevo empleo. "Cuando se busca trabajo, el sueldo y los beneficios son lo único que se tiene en cuenta", declara Andrew Chamberlain, economista de Glassdoor. "Pero una vez que se obtiene un empleo, ni el salario ni los beneficios influyen en el día a día". Por lo tanto, si las clases de yoga, los videojuegos, los gimnasios o los servicios de lavandería no consiguen aumentar la motivación, la productividad y la satisfacción de los empleados, ¿qué se puede hacer?

Según Glassdoor, los tres aspectos más importantes son que la compañía cuente con una buena gestión; que la empresa comparta los mismos valores que sus empleados; y las oportunidades profesionales.

Leon Grunberg, profesor de Sociología en la Universidad Puget Sound, que durante 20 años ha realizado un estudio sobre los trabajadores estadounidenses (en especial, sobre los ingenieros aeronáuticos de Boeing), está de acuerdo con estos aspectos. En su estudio concluye que para los empleados es esencial "sentirse valorados y apreciados en el trabajo".

Karie Willyerd, encargada del servicio de atención al cliente en la empresa de software SAP, opina que cada vez es más importante ofrecer un desarrollo profesional para que los empleados no abandonen sus puestos de trabajo: "Esto no significa que otros aspectos, como los períodos de vacaciones, carezcan de importancia, pero lo principal son el sueldo y el desarrollo profesional".

Estas prioridades suelen cambiar a medida que los salarios van aumentando. Para Chamberlain, las personas con mayores sueldos se preocupan de problemas a largo plazo, como la gestión y el crecimiento; mientras que los peor pagados se centran en el día a día y en conciliar su vida familiar con la laboral.

Las empresas tecnológicas y de servicios financieros son las que han impulsado estos beneficios tan poco convencionales para atraer al personal más cualificado. Por su parte, Chamberlain opina que esta tendencia no durará mucho más tiempo, puesto que los gigantes tecnológicos están optando por negocios tradicionales.

Días contados para la nómina de siempre

¿Cambiarías de empleo a cambio de mayor salario o en busca de flexibilidad laboral? Una encuesta realizada en España muestra que el 77% de los trabajadores se decantaría por la última opción. Un estudio global de Regus, realizado entre más de 20.000 empresarios en 95 países, revela que el trabajo flexible puede evitar la rotación de personal, ya que el 73% de los encuestados afirma que unas prácticas laborales menos rígidas fortalecen la lealtad de los empleados. Análisis de este tipo confirman que los profesionales -partiendo de un sueldo de mercado aceptable- quieren algo más que una nómina a final de mes. La formación, el desarrollo y, sobre todo, las condiciones laborales son algunos de los ingredientes que consideran imprescindibles para permanecer en su puesto de trabajo. Algunos de los reclutadores que llevan años apostando por políticas de este tipo, se han dado cuenta de que este esfuerzo no sólo se refleja en un descenso de la rotación de su plantilla -entrada y salida de personas-, también es una poderosa atracción de talento, una manera de hacer marca. Según el último informe sobre tendencias laborales de Sodexo -'2017 Global Workplace Trends'-, los empleadores saben que sus mensajes se comparten 24 veces más cuando lo hacen sus empleados. La compensación total -entendida como aquella, monetaria o no, que la compañía proporciona a sus empleados por su tiempo, talento, esfuerzo y resultados- se perfila como la mejor campaña de márketing interna y externa que puede diseñar una organización. Las empresas que sigan aferradas a una nómina perderán el tren.

Lea aquí la nota original.

RELACIONADAS